Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 21:24 CET
REPRESIÓN

El régimen lleva a la cárcel a otro activista de la UNPACU por impago de multas

Nieves Matamoros. (TWITTER/@JANGELMOYA)

El activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Lázaro Julián García Matamoros, detenido el pasado 10 de abril, fue sancionado a un año y tres meses de prisión por impago de multas en un juicio realizado en el Tribunal Municipal de Arroyo Naranjo.

Según denunció a DIARIO DE CUBA, Carlos Amel Oliva Torres, se trata de "multas arbitrarias que le impone el régimen cubano por su activismo pacífico dentro de la organización y a favor de la campaña CubaDecide".

Precisó que García, hijo de Nieves de la Caridad Matamoros González, también miembro de la UNPACU y Dama de Blanco condenada por la misma causa, se encuentra en el centro de procesamiento del Vivac, en La Habana, en espera de ser trasladado a prisión.

El portavoz de la organización informó también sobre el caso de la activista Jessica Miranda Miquel, detenida el pasado día 22, durante la tradicional fiesta del Tibolí en Santiago de Cuba.

"Ella sacó su celular para grabar cómo varios miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas durante sus horas de trabajo. Cuando los policías se dieron cuenta que ella estaba filmando se dirigieron a donde la activista se encontraba y la agredieron para quitarle el teléfono", señaló.

Miranda fue detenida y trasladada, en medio de protestas de presentes y familiares, hacia la segunda unidad policial de Santiago de Cuba, conocida como El Palacete. "Allí se encuentra en estado de inanición. La quieren acusar de atentado", dijo Oliva.

La joven, madre de dos niñas de tres y cinco años, es editora de audiovisuales de la organización que tratan sobre la crítica situación económica y social del pueblo. Según Oliva Torres, "fue visitada por un agente de la Seguridad del Estado que se hace llamar Bruno".

"Por otra parte, tenemos el caso de Maikel Mediaceja Ramos, cuyas madre, tía y esposa fueron agredidas y detenidas en el Tribunal Provincial de Santiago de Cuba el día que se celebraba el juicio al activista, condenado a un año y ocho meses de privación de libertad por el delito fabricado de atentado", añadió el líder juvenil de la UNPACU.

"La familia comenzó una protesta por la forma en que las autoridades conducían al activista desde el carro hasta la sala, entre empujones y agresiones verbales por su condición de opositor al régimen. El activista se sumó a las tres mujeres en la protesta", contó.

"Después del incidente, hace unos tres días, Mediaceja llamó desde la prisión provincial de Santiago de Cuba, conocida como Boniato, y dijo que ahora le están acusando de resistencia", añadió.

Sobre la prisionera Yolanda Carmenate Fernández, de 62 años y con delicado estado de salud, precisó que se encuentra en la prisión de Veguita en Las Tunas, nuevamente en celda castigo desde el día 18, por negarse a aceptar el régimen de reeducación.