Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 01:58 CET
Opinión

Imagina tu peor pesadilla

La activista Lia Villares. (CLAUDIO FUENTES)

Imagina tu peor pesadilla. Imagina que se materializa en tiempo real, lo que has intuido tantas veces, pero ya no se trata de un sueño lúcido, ahora es pura y dura realidad.

Fría y concreta.

El ser más despreciable, ese al que te has dedicado a denunciar porque responde a un aparato represivo encargado de aplastarte por decir la verdad y de perseguirte por defender la libertad, imagínalo multiplicado por un ejército de agentes Smith, un ejército de ratas dispuestas a colarse en tu casa y a hurgar en tus cosas con el afán roedor.

Es la nauseabunda escena de tu vida: tu privacidad, tus recuerdos, todas tus memorias conservadas tras el paso de los años en pequeños soportes digitales, discos, toda tu vida en manos de esbirros entrenados en destruir toda tu obra, tu trabajo de años, tus archivos personales y finalmente confiscarlo todo en bolsas de nylon donde se lee la palabra "criminalística" porque es precisamente el trato empleado, bajo el débil argumento de que "realizas una actividad subversiva o contrarrevolucionaria".

Si has leído las novelas El maestro y Margarita o Doctor Zhivago puedes tener una idea más clara de lo que es ver tus espacios más íntimos invadidos por un numeroso grupo de personas acosadoras ávidas de inmiscuirse hasta el fondo de tu vida privada.

Es un derecho demasiado individualista que el comunismo concede solo a la familia real: esa sí puede protegerse de las miradas ajenas.

En tu completa indefensión quedas expuesta aunque te hayas esforzado tanto siempre por evitar tener secretos, dadas las circunstancias: has sido incluso más atrevida en mostrarte exhibicionista, tremendamente narcisista en un acto fallido de protesta irreverente.

No importa cuánto empeño pongas en tratar de convencerlos de que no tienes nada que ocultar, que para colmo lo publicas todo, que has seguido la rima colectivista de no considerar tu privacidad como un tesoro tan valioso, pues hay que compartir hasta tus más íntimos deseos y tus más preciosos sueños.

Tu voluntad queda reflejada en tus actos.

Tus movimientos son bastante descuidados porque nunca ha tenido mucho sentido o no ha sido tu verdadera intención, conspirar por "la causa" pues piensas que debe ser la misma para los pocos conscientes, lúcidos, claros amigos que te quedan.

Te has ido de todos los grupos porque no encuentras coherencia, humildad, la transparencia o simplemente la amistad real que has estado buscando en todas partes.

Mucho has visto.

Mucho tramo has recorrido para llegar siempre al mismo punto, una y otra vez.

Has vivido el odio y la humillación de ese gobierno enfermo, parásito y aún ciego de poder.

En el tránsito se fue tu confianza y gran parte de tu fe en la gente, contaminada de egoísmo y de competencia en la ridícula marcha de un círculo vicioso.

Tu dignidad y tu esperanza se asoman tímidas por encima de tu mirada, ya no tan inocente, ya no tan limpia como antes.

Delante de ti el camino ya no se bifurca: hay una sola línea recta indicando la salida, la vez claramente pero tus pies te pesan y tus sentidos no responden.

Sobre la mesa donde antes invertiste tus horas en la laptop que llegaste a considerar una extensión de tu mente, está la página que llenas a mano con paciencia intentando respirar y conservar algo de calma.

En alguna oscura oficina de Villa Marista están todos tus proyectos, aguardando (a lo peor) un formateo rápido, un aniquilamiento, una eliminación minuciosa que solo puede dolerte a ti.

Pero eres solo una víctima más, nada te distingue de las anteriores, quizás más humilladas ante un ultraje más sufriente.

Ahora solo debes levantarte de nuevo y agarrar ese camino sin mirar atrás.

7 comentarios

Imagen de Anónimo

No se trata solamente de Lia Villares sino Luis Trapaga tambien, su compañero y pintor de oficio que son victimas del constante  acoso  por parte del regimen castrista.

Imagen de Plutarco Cuero

El músico Amadeus está muy atinado ...

Imagen de Amadeus

Los métodos de los castristas son los mismos métodos que utilizaba la policía secreta batistiana (ver Ventura), lo que pasa que Raúl no quiere acordarse de quellos tiempos y estos esbirros jóvenes ni lo saben. Al menos con Batista se comía, con el castrismo la gente se muere de hambre. O sea, para resumir: ¿Qué diferencia hay entre Masferrer y Ventura y la Seguridad del estado?

Imagen de Anónimo

Muy triste y hermoso escrito. Toda nuestra solidaridad con Lía Villares y todos los que junto a ella sufren la barbarie fascista cubana.

Imagen de Anónimo

Lía: Tu cara siempre me ha dado una impresión como de espontaneidad, sinceridad, buenas intenciones y profundidad que me simpatiza, lo que quizás es parte de mi deseo de que hubieras podido ser nieta mía. Por lo que tengo que aconsejarte. - - - - En Cuba *no se puede vivir una vida normal o aceptable*. Permanecer allí tratando de ser socialmente activo requiere una preparación especial y ser parte de un equipo bien preparado también. Y quienes controlan el gobierno en Cuba son criminales y bandoleros inhumano que pueden ser bien peligrosos. - - - - Mientras no tengas los requerimientos que menciono, vete, desarróllate y relaciónate fuera de Cuba. Eso también puede ser bueno para Cuba y seguro sería bueno para tí.

Imagen de Plutarco Cuero

Lia:¡ Lo que no mata, engorda ! Federico el Niche

Imagen de Anónimo

Mi admiración a Lía Villares por su entereza y desenfado. Su fuerza expresiva es la mejor respuesta a la cobardía de los agentes y a la mediocridad de los jefes. Lía tiene algo que decir y lo dice bien, ya quisieran muchos poetas y escriores huecos, para no hablar de oportunistas y mendigos. Felicitaciones. JPS

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.