Miércoles, 24 de Julio de 2019
Última actualización: 01:51 CEST
Béisbol

Aroldis Chapman hace historia en el Juego de Estrellas de MLB

Aroldis Chapman. (NBC SPORTS)

El cubano Aroldis Chapman, cerrador de los Yankees de Nueva York, no sólo preservó la victoria de la Liga Americana cuatro anotaciones por tres la noche del martes en el Juego de Estrellas sobre la Liga Nacional, sino que lo logró haciendo historia por partida doble.

Al ponchar a los tres bateadores que enfrentó en la novena entrada --J.T. Realmuto, Max Muncy y el también cubano Yasmani Grandal—, Chapman llegó a seis ponches consecutivos en acción del Juego de Estrellas, igualando así el mexicano Fernando Valenzuela con la mayor cantidad de abanicados seguidos en ese tipo de eventos.

El holguinero eliminó a Realmuto con tres rectas (97-98-99 millas por hora) para el primer out, a Muncy con cuatro sliders y a Grandal con cinco lanzamientos combinados, que incluyeron dos rectazos a 99 mph.

El conocido como "Misil Cubano" se convirtió así en el primer pitcher en la historia con un juego salvado de solo una entrada y tres ponches en el Juego de Estrellas de la MLB.

De acuerdo con el sitio Elias Sports Bureau, Chapman también es el segundo pitcher que poncha a los tres bateadores del inning en más de una ocasión durante un Juego de Estrellas. El otro en hacerlo fue el propio Valenzuela, quien lo consiguiera en 1984 y 1986.

Chapman, que fue convocado al Juego de Estrellas de 2018 pero no asistió por molestias en una rodilla, también ponchó a los tres bateadores que enfrentó en el Clásico de Mitad de Temporada de 2015 en el Great American Ball Park de Cincinnati, cuando todavía militaba en los Rojos.

"Se siente muy bien", dijo Chapman, seis veces convocado al Juego de Estrellas. "Especialmente por la forma en la que hice mi trabajo. Fue bien especial", dijo a NBC Sports.

Grandal, por su parte, terminó la noche de 1-0, con una base por bolas y una carrera anotada. El otro cubano que vio acción fue José Abreu, que bateó para doble-play en su único turno al bate.