Martes, 21 de Noviembre de 2017
18:31 CET.
Béisbol de Grandes Ligas: La tanda cubana

Demasiado Puig

Cuando debutó, allá por 2013, Yasiel Puig lo hizo envuelto en un manto de dos caras, una buena y otra mala. Fascinante, pues por ambos lados del paño la urdimbre era la misma: talento nato, desparpajo caribeño, patakíes del Dahomey, toneladas de gracia, inocencia, indisciplina, egoísmo, irrespeto por las normas, ignorancia, desmesura, esa actitud y ese hablar por la esquina de la boca que produce curtirse en el caimán, bajo el omnímodo poder de los ñángaras, juventud…

Aquello, por supuesto, estremeció Los Ángeles, ciudad de palmeras y espíritu distendido. ¡Desde los tiempos del mexicano Fernando Valenzuela no se veía nada igual! Y el estremecimiento tuvo nombre, como mismo lo tienen los huracanes: puigmanía. La gente en Chávez Ravine se rindió a sus pies, cautivada ante la fuerza del brazo, la velocidad de piernas y el poder de un bate que llegó a robarle la voz al legendario comentarista Vin Scully.

Pero el show le pasó la cuenta. Los que competían contra él aprendieron a usar esa desmesura para desquiciarlo. Lo lograron, y casi lo liquidan. Desterrado en las Ligas Menores, el de Cienfuegos debió empezar allí el largo y tortuoso aprendizaje del autocontrol y la disciplina. Regresó y tuvo que seguir aprendiendo y, exitoso de nuevo, vimos cómo el aplacamiento también se llevaba trozos de su fuerza telúrica. Puig seguía siendo Puig, pero la ansiada madurez lo acercaba a los mortales, lo alejaba de los elegidos. Era una horma, un molde que —por suerte no siempre— embozaba la genialidad del "caballo loco", como lo llamó Scully.

Hasta que ha llegado este otro octubre, mes donde las normas no escritas se relajan y el béisbol vuelve a acercarse a lo que fue, a su versión menos aceitada, y un nuevo Puig ha aparecido, tan explosivo como al principio, pero con la experiencia necesaria para no salir a cazar lanzamientos que no valen la pena, para respirar hondo y sosegar su espíritu cada vez que se pone el bejuco al hombro.

Ayer (de 4-2, HR, 2B, 2RBI, R, .500) castigó a los dos zurdos que enfrentó en la victoria de los Dodgers sobre los Cachorros, 5 a 2. Abrió el marcador para los suyos con un doble en el quinto, y amplió la ventaja con un vuelacerca en el séptimo. Alebrestó al respetable todo lo que pudo y, al final, su energía contagió al estadio entero. 

Del otro lado, Albert Almora (de 3-1, HR, 2RBI, R, .333) castigó al mismísimo Clayton Kershaw (5IP, 2ER, HR, 4H, 4K, BB, 3.60), dándole un palo por el izquierdo que puso arriba a los Cachorros, dos por cero. Pero a partir de ahí empezó la puigmanía y las cosas cambiaron. Jon Jay (de 3-0, K, .000) no aportó nada como hombre proa de los de Chicago, y a ver si el piloto Joe Maddon vuelve a alinearlo hoy (debería), ya que en la lomita de Los Ángeles habrá otro zurdo, Rich Hill (12-8, 3.32), cosa que sin duda tendrá contento a Almora, verdugo de los de esa mano. Por Chicago, el también zurdo Jon Lester (13-8, 4.33) se hará cargo de la bola y tratará de frenar a Puig. Allá él.

Mientras tanto, en el Minute Maid Park los Astros, con un estelarísimo Justin Verlander (9IP, ER, 5H, 13K, BB, 1.00) en la lomita, le repitieron la dosis a los Yankees, derrotándolos 2 por 1 por segunda noche al hilo. Yulieski Gurriel (de 2-1, 2B, BB, .400) volvió a batear y ya lleva imparables en sus seis primeros juegos de postemporada, todo un récord en la novena de Houston.

A quien no le fue bien fue a Aroldis Chapman (0,1IP, 2H, ER, K, 27.00), que permitió la decisiva y por tanto cargó con la derrota. El de Holguín entró en el final del noveno con el duelo abrazado a uno. Puso a abanicar la brisa al primero que enfrentó, pero luego le permitió un imparable al increíble José Altuve (de 4-2, R, K, .625) y un doble al estelar Carlos Correa (de 3-2, HR, 2B, 2RBI, R, BB, .429). En la jugada, Altuve habría sido un claro out en home, solo que el máscara de los Yankees, Gary Sánchez (de 4-0, 2K, .000), no pudo retener la bola y el umpire abrió los brazos en cruz. 

Nos vimos ayer, nos veremos mañana.


Series de Campeonato

 

LIGA AMERICANA

NY Yankees/Astros de Houston, (1 a 2)

NY Yankees/Astros de Houston, (1 a 2)

Astros de Houston/NY Yankees, 16 de octubre

Astros de Houston/NY Yankees, 17 de octubre

Astros de Houston/NY Yankees, 18 de octubre*

NY Yankees/Astros de Houston, 20 de octubre*

NY Yankees/Astros de Houston, 21 de octubre*

 

LIGA NACIONAL

Cachorros de Chicago/LA Dodgers, (2 a 5)

Cachorros de Chicago/LA Dodgers, 15 de octubre

LA Dodgers/Cachorros de Chicago, 17 de octubre

LA Dodgers/Cachorros de Chicago, 18 de octubre

LA Dodgers/Cachorros de Chicago, 19 de octubre*

Cachorros de Chicago/LA Dodgers, 21 de octubre*

Cachorros de Chicago/LA Dodgers, 22 de octubre*

 

* en caso necesario

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Kurt_Turing

Mounstruos los dos: Puig y Neno.

Imagen de Anónimo

Neno, hace muy poco te vengo leyendo y esto que hoy has escrito, te va confirmando como uno de los relatores deportivos con más talento en el país. No te pareces a nadie y eso dice mucho de la calidad de un cronista.En cuanto a Puig, mejor no has podido retratar su carrera, no hay nada más que decir, sólo espero que siga concentrado y lleve esta vez a Los Dodgers hasta el final.En fin, orgulloso por Los Cubanos que quedan en la postemporada, y si, otra vez tendremos un Cubano en el Equipo Campeón de la Serie Mundial por tercer año consecutivo, pues en los 4 Equipos tenemos al menos uno. Te felicito Neno,y que siga arriba el baseball Cubano!

Imagen de Anónimo

Lo del Neno, más que crónicas, son pequeños ensayos sobre béisbol y cubanía. Enhorabuena.

Imagen de Anónimo

Genial Puig y genial el Neno