Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:10 CET
Poesía

Autorretrato de Durero

Albert Durero, Detalle de 'Autorretrato', 1498. (MUSEO DEL PRADO)

                                               

                                                      A Manuel Santayana

 

Fijo te estás quedando sobre el cuadro

en tanto tu mirada va a detenerse

                                                            acaso

en el azul

de un cielo por el que aún no transitan

más que brujas y emisarios de Dios,

además de algún pájaro

como ese que ahora mismo

cuando levantas los ojos de la tabla

descubres como un punto que viaja al horizonte.

 

Quizás afuera es mediodía

y el martillo del taller del herrero

resuena en tu taller

y alguien pregona

—para filtros de amor y a bajo precio—

raíz de mandrágora

y polvos de unicornio,

o quizás atardece

y de los campanarios se descuelga la sombra.

 

El tiempo pasa mientras pintas

y el cielo opaco de la medianoche

es lo que se recorta en tu ventana,

y la luz de una lámpara

juguetea en las paredes y en tu imaginación,

y afuera alguien se embosca

y en los lechos se ama.

 

¡Quién supiera

lo que veían tus ojos

mientras se iban quedando sobre el cuadro!

¿Qué recordaba entonces tu memoria,

qué tristeza,

qué júbilo...?,

cuando te desdoblabas trazo a trazo

para quedarte

en aquel tiempo vivo

hecho también del aire de tu respiración

y el ruido de los pasos por tu estancia.

 


Vicente Echerri nació en Trinidad en 1948. Ha recogido su poesía en Estancia en los sentidos (Obra poética reunida) (Biblioteca Nueva, Madrid, 2018), donde aparece este poema.