Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
Poesía

Homenaje a Lorenzo García Vega

 

Ábrete verbena, cae a tierra, crezca roya, luto
              universal.

Luz del mundo cae a tierra, luz eléctrica del sol,
             no hay existencia a corto
             plazo para nadie, un solo
             campanero en el Orbe,
             zancadilla universal.
             Lorenzo el Descontento por antonomasia le
             dijo a Marta quiero vivir,
             al morir: no pudo ser,
             dejemos los libros
             quietos, leer es de
             ciegos, en los nichos
             el invidente tantea
             nada a rastras,
             desconoce (en ese
             sentido nada ha
             cambiado) ceniza
             desovar universal.

Homenaje a Lorenzo García Vega sentado
            al borde de un catre de
            tijera, un cono de luz
            en la mirada (luz
            natural) sus pupilas
            la corroboran en toda
            la Península de La
            Florida adonde fue
            a parar: in extremis
            todo lugar es el
            mismo, no hay
            triciclos, casas de
            jagüey, ya vio y no
            cree, pasa a ras de
            su mirada una garza
            y no distingue pájaro
           de copa (a posarse
           Muerte posarse) de
           jagüey: delante de
           casa, donde la madre
           sale en refajo a llamarlo
           a merendar, termina
           Marta quiero vivir la
           historia universal.

Años, ido, al borde de un catre, oía ruidos
           vecinos, hubiera querido
           creer en San Policarpo,
           santo patrono de los
           ruidos: como tantas
           cosas en su caso no
           pudo ser. Lo desnudaron
           para lavarlo con agua
           inminente de ceniza, lo
           acicalaron camisa blanca
           de manga larga, yugos
           dorados, pantalón beige:
           lo prefería. Medias
           blancas, perdió el
           rumbo, también lo
           perdió la candela, y
           si resucitó, lo duda, al
           borde de una renovada
           desolación: desdibujó
           un laberinto, hizo
           aparecer un Minotauro,
           una ternera de madera,
           y donde iba a narrar la
           historia de Pasífae, el
           toro blanco, Poseidón
           y Minos ay Lorenzo
           García Vega una vez
           más se encoge detrás
           del tronco de un jagüey,
           narra, no se le oye, da
           la cara, no se mueve.

 


José Kozer nació en La Habana, en 1940. Autor de una extensa obra poética, recibió en 2013 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Este poema pertenece a un libro inédito.

Otros poemas suyos: Homenaje a Soleida Ríos, Danza macabra, Dístico para una Historia de la Literatura Cubana y Oda.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.