Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Poesía

Por tu pequeña libertad. Por los pájaros de Hitchcock

 

Te detienes al sonar el timbre.

Te detiene el timbre.

¿Suena a cantoral
cuando te llaman?

"Pedazo de otra voz"
—dijiste cuando el timbre
chilló en la madrugada.

Ahí esperas.

Solo el timbre te detiene.

¿Y el cañón contra la carne?

 


Luis Felipe Rojas nació en San Germán, Holguín, en 1971. Sus últimos libros publicados son Anverso de la bestia amada (Calendario, La Habana, 2006), Para dar de comer al perro de pelea (Neo Club Ediciones, Miami, 2012) y Máquina para borrar humanidades (Eriginal Books, Miami, 2015), al que pertenece este poema.

Otros poemas suyos: Las voces repudiantes, Enero de 2001, Breves diarios y Sería bueno.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Esto es poesia???? Bueno, verdad, esto es lo que llaman arte hoy.Lo lei, y me quede votao.

Imagen de Anónimo

Salvo de una connotación erótica: el cañón, un falo, contra la carne, no entendí ni cojones. ¿Un palo que queda a medias cuándo suena el despertador?  ¿Cuál es la metáfora? Hay más belleza en el redundante texto de Pintado.