Sábado, 1 de Octubre de 2016
10:44 CEST.
Narrativa

Lascivia y otras sinalectas

Archivado en

 

Piedrita

 

Reencarnó en piedrita, no de asiento de Buda; en medio de la carretera, empujando el cuerpo a ver si se movía, por nada. Vida entre gomas, se aficionó, y de noche imaginaba así lo humano: reiría y cervezas.

 

 

Lirios

 

Se la pasa diciendo que le encantan los lirios, y cada vez que ve uno comprende que estaba pensando en otra flor. Felizmente contrariado fríe un huevo, y la cercanía de ese gesto a su infancia lo lleva a encantarse en falsos lirios.

 

 

Lascivia

 

Hay lascivia en todo su comportamiento, como "qué rico el café con pan con mantequillaaa", señala. No se deja impresionar, a ella también le gusta el "rico café con pan con mantequillaaa".

 

 

Rebollo y Robledo

 

Les tocó sentarse juntos en la escuela, por esa R compartida y sonora tal vez fueron amigos. Rebollo se hizo gay profesional y Robledo, carpintero. ¿O fue al revés? ¡Qué bueno de haber sido al revés!

 

 

Rebollo y Rebolledo

 

Cuando más triste estaba Rebollo encontró a Rebolledo, rieron uno del otro, aduciendo razones. Ese proceso de risas y razones los llevó a la amistad. Ay, Rebollo, Rebolledo, en la ilusión de la vida.

 


Javier Marimón nació en Matanzas, en 1975. Ha publicado los cuadernos Formas de llamar desde Los Pinos (1999), El gatico Vasia (cómo engañé al Súbito) (2001), Himnos urbanos (2002). Estos textos pertenecen a un libro en escritura: Sinalectas.

Otros textos de ese libro: Recurso de sardina, Algo oscuro en la sopaTomate triste y otras sinalectas y Qué vida es esta, pluricélula.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Marimón es el mejor humorista de la poesia cubana...lo cual no esta mal, no?

Imagen de Anónimo

Esa escritura demencial de Marimón me sigue pareciendo aguda. Te felicito.

Gerardo