Miércoles, 23 de Mayo de 2018
Última actualización: 16:51 CEST
Poesía

'Meditación del Duque de Gandía sobre la muerte de Isabel de Portugal' de Sophia de Mello Breyner Andresen

Sophia de Mello Breyner Andresen. (DN.PT)

 

Nunca más
Tu cara será pura y limpia y viva
Ni tu andar como ola fugitiva
Podrá tejerse en los pasos del tiempo.
Y nunca más daré al tiempo mi vida.

Nunca más serviré a Señor que pueda morir.
La luz de la tarde me muestra los destrozos
De tu ser. En breve la podredumbre
Se beberá tus ojos y tus huesos
Tomando tu mano en la mano suya.

Nunca más amaré a quien no pueda vivir
Siempre.
Porque yo amé como si fuesen eternos
La gloria, la luz y el brillo de tu ser,
Te amé en verdad y transparencia
Y ni siquiera me queda tu ausencia,
Eres un rostro de luto y negación
Y yo cierro los ojos por no verte.

Nunca más serviré a Señor que pueda morir.

 

Meditação do Duque de Gandia sobre a morte de Isabel de Portugal

Nunca mais
A tua face será pura, limpa e viva
Nem o teu andar como onda fugitiva
Se poderá nos passos do tempo tecer.
E nunca mais darei ao tempo a minha vida.

Nunca mais servirei Senhor que possa morrer.
A luz da tarde mostra-me os destroços
Do teu ser. Em breve a podridão
Beberá os teus olhos e os teus ossos
Tomando a tua mão na sua mão.

Nunca mais amarei quem não possa viver
Sempre.
Porque eu amei como se fossem eternos
A glória, a luz e o brilho do teu ser,
Amei-te em verdade e transparência
E nem sequer me resta a tua ausência,
És um rosto de nojo e negação
E eu fecho os olhos para não te ver.

Nunca mais servirei Senhor que possa morrer.

 


Sophia de Mello Breyner Andresen (Oporto, 1919-Lisboa, 2004) es una de las grandes voces de la poesía portuguesa. Publicó, entre otros libros, Poesia (1944), Coral (1950), Geografia (1967), Dual (1972), O nome das coisas (1977) y O búzio de Cós e outros poemas (1997). Tradujo a Shakespeare, Eurípides y Dante. Este poema pertenece a su libro Mar Novo (1958).

Otro poema suyo traducido: La pequeña plaza.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Poema-desafío, esplendoroso, como algunos sonetos de Quevedo, eterno por herético, más allá de la muerte. Gracias Ponte. JPS