Sábado, 10 de Diciembre de 2016
11:25 CET.
Crítica

Disuadirlos

No escampa. Hace unos tres años publiqué un artículo que me pareció pesimista, demasiado enérgico. Pero hoy sigue el aguacero. Lo titulé: "Poetas a dos por medio". Acabo de padecer más de lo mismo y en la misma publicación oficialista habanera. Por ello reproduzco con ligeros retoques lo que entonces escribí:

Borges previó la inundación, aunque la bufonada era de André Gide: "¿Qué hacer por los poetas jóvenes?"

"¡Disuadirlos!" —contestó.

Cinco centavos era dinero, pero poquito. Hoy la frase ha desaparecido: nada está a dos por cinco centavos del gaseoso peso cubano, salvo los poetas en los blogs. Una patada y debajo del sitio web brotan cuatro, en ocasiones hasta siete. ¿Qué pasa con la poesía cubana? ¿Por qué hemos perdido la capacidad de separar las "explosiones biográficas" de los caminos de la poesía?

También se cuenta que un "poeta" le entregó su cuaderno. Borges le preguntó el título. "Con la patria adentro". "¡Qué incómodo!" —respondió acongojado.

Dentro y fuera de Cuba, con o sin la patria adentro, hay una epidemia de "voces", en cualquier género literario. La academia tampoco se salva del torrente. Tampoco se libró de la lengua luciferina de Borges: "¿Cultura universitaria? Oxímoron".

El oxímoron —la "combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido"— cae como un silencio sonoro en el ciberespacio, aunque también sobre papel, lo mismo en Miami que en Holguín, en Pinar del Río que en Madrid o Ciudad de México.

He recibido invitaciones "poéticas" en cinco blogs, cuatro correos y una revista de abolengo. Juro que salvo un poema, el resto son homenajes a las agudezas de Borges. Y el legible, por cierto, no en la revista Unión.

En el blog que motiva estas líneas se reproducen dos textos —imposible llamarles poemas— de una "escritora" que, como por arte de trivialidad, ornada de cierta aura comercial, ha alcanzado que su nombre suene.

No castigo ni siquiera con una línea —¿verso?— de la susodicha. Una larga enumeración caótica, aderezada sin mucho ingenio con referencias intelectualoides, arma el depósito de palabras, no muy extenso, aunque me pareció infinito. No hay allí, traté inútilmente de encontrarla, ni una frase de valor metafórico. Pura descarga, sin electricidad. Puro jadeo afectivo, que como dijera Pound precede a veces al talento y al oficio para empantanarlo.

¿Entonces? ¿Qué está pasando? ¿Qué favorece la inundación de significados opuestos, de poesía antipoética, que nada tiene que ver con el fuerte poeta chileno Nicanor Parra?

"¡Ah! —me dirá un historiador de las letras—, siempre ha habido una cola de voces débiles, de epígonos y mediocres, de cursilones y bobalicones, de gente cuya vanidad galopante hasta los hace sentir poetas".

De acuerdo. Pero no tan larga. La cola cubana —homenaje al socialismo real— jamás se perdió en el horizonte como hoy. Nunca hubo tantos poetas éditos. ¿Por qué?

La neurosis de la soledad sonora, mundializada, da una causa, propiciada por los fascinantes adelantos electrónicos, que tanto disgustan a los poderes totalitarios. Hablamos más, oímos menos. Quisiéramos que nos entrevisten, despertar curiosidad, ser noticia de una tarde de domingo.

Los psiquiatras y sociólogos tienen aquí un enrevesado campo de investigación, aunque el sentido común da evidencias tangibles, que para los cubanos tienen el añadido de la dictadura y de la fragmentación, del insilio temeroso y el exilio lleno de incertidumbres y recuerdos que se borran.

El fenómeno, generalizado, quizás necesite como antídoto un mayor desarrollo de la logoterapia. Pondría en crisis la mayoría de los talleres literarios, seminarios de escritura creativa, blogs artísticos, agrupaciones musicales con pesadillas de textos "poéticos" o trovas cuyas letras desafían a los peores animadores de la radio criolla.

Pero hay algo más. Aparte de valoraciones oportunistas y de las agencias de lucro literario que casi siempre cobran en especie, hay una razón de engorro sentimental: nos da pena seguir el consejo de Borges, nos enrojece disuadirlos, decirles que se conviertan en buenos lectores, que aprovechen esa inclinación o vocación para aumentar su placer con la lectura de poemas potentes.

¿Debe favorecerse que la gente escriba? Claro que sí, y que pinte nenúfares, toque piano, recoja caracoles, actúe en el acto de fin de curso, baile tango e imite los pasos de Michel Jackson en Thriller ... Lo absurdo es la confusión entre el aficionado que goza alguna disciplina artística y la escala de valores que distingue a un pintor como Roberto Fabelo de alguien que emplea su ocio para engrandecer su existencia, que al practicar se hace un mejor espectador, como ocurre en los deportes.

Pero la creación literaria se acerca más al dramaturgo que al actor, al coreógrafo que al bailarín, al compositor que al director o intérprete... Comparte con los ejecutantes la sensibilidad y el talento, pero su acto creador tiene otra urdimbre artística.

La confusión, alimentada por vanidades y soberbias pródigas en adjetivos espectaculares, ha roto los diques. Se evita distinguir, sobre todo entre los autores medianeros. El resultado es un bosque amarillento donde apenas se ve un árbol sano.

Y huele peor cuando los argumentos son exógenos: multiculturalismo, géneros discriminados, minorías sexuales, disidencias o aquiescencias políticas, topologías, afanes generacionales... Hasta he oído quien defiende a un "poeta" porque fuma marihuana o porque un tío lo violó cuando niño...

Otros, más cultos, se esconden detrás del biombo deconstructivista, del relativismo como forma de la diversidad evaluativa, de la acusación de elitismo. Como si al lado de Martí y Casal se pudieran poner a los otros veinte poetas — hoy serían dos mil— modernistas cubanos de fines del siglo XIX.

El resultado está delante, entre reseñas laudatorias y silencios cómplices: cada día que pasa se publican más poemas, cada día que pasa se leen menos poemas. ¿Paradoja? ¡Qué va! A dos por medio no se distingue un mango de una piedra amarillenta.

En la poesía cubana actual, como en la de cualquier otro país de habla hispana, el canon duerme. Sueña que al despertarse haya más lectores que poetas.

Comentarios [ 31 ]

Imagen de Anónimo

".....la Otra Esquina de las Palabras, encabezada por el excelente poeta Joaquin Galves, autor de libros capitales de la poesia exiliada miamense..."  Anónimo - 19 Mayo 2013 - 6:03 pm. debe estar bromeando, o ser un crítico literario más despistado que P.Sariol....!!!!!!!!

Imagen de Anónimo

Y a ese o esa comentarista  que dice esta es buena pero el otro es excelente? ¿Cuántos libros has leído de esta autora para opinar? Qué atropello ese de comparar para colocar a una persona atrás y otra adelante. Y ¿qué? A ver ¿y que? Esa opinión tan superficial solo demuestra una gran roña para esa y en fin, ganas de ofender lo que ni siquiera conoces. De todas formas el articulo no es sobre este ni el otro es sobre el Sr. Prats Sariol que parece que guarda el articulo como un revolver para cada vez que se le ocurre y que siente rabia dispararlo sobre todo a las “poetisas” como él las llama. Por lo menos que escribe uno para el caso.

Imagen de Anónimo

En Miami el mundo cultural se ha revitalizado en los últimos años gracias a iniciativas culturales excelsas, un ejemplo claro, preciso, es la ecxistencia en la ciudad de Coral Gables de una tertulia cultural transcendente y democratica como la Otra Esquina de las Palabras, encabezada por el excelente poeta Joaquin Galves, autor de librso capitales de la poesia exiliada miamense, quien ha sabido como pocos llevar adelante ese espacio donde se presentan grandes poetas y escritores y adonde Prats Sariol debiera ir con asiduidad para que conozca a escritores que obviamnete ignora, si no no hubiera escrito este panfleto desctructivo que hiere sensibilidades y no construye sino destruye porque la critica debe edificar no ser terremoto destructor, me disculpa Sariol pero esto que usted ha escrito es un bodrio.

Imagen de Anónimo

lo que extraña de la fatiga del divino Prats es esa fatiga misma, que no tiene en cuenta que publica su diatriba precisamente en un sitio como los que critica; peor aún, que lo que escribe pareciera estar gritándoselo al espejo, que así de tan exacto le sirve el sayo que borda para otros.

Imagen de Anónimo

Lo dicho, no es que le falte razón sino sentido, en tanto él mismo es otra cuenta en ese mismo collar; Lo que no ve el atribulado Sariol es que el problema estaría en la precariedad de la pretensión misma; no son los blogs sino la incapacidad para articularse en una función efectiva más allá de la pose mezquina y —of course!— mediocre. No es que la poesía sea mala, no suele serlo sino intrascendente, irrelevante; como ser editor ha empezado por no serlo sino que consiste en una mediación con impresores y sin criterio ni proyección ni estrategia que busque la venta efectiva más allá del ego. Que todos quieren tener una revista, pues empezando por esa en la que publica él y que muestra las costuras desde su misma procedencia; nada del otro mundo, el burro siempre se ha reído de las orejas del conejo y es sabida la acongojada reacción del sapo ante la suerte de su amigo el cocodrilo.

Imagen de Anónimo

AF. Es evidente que la ciudad de Miami, entre vericuetos y pasadizos, ha ido orientándose hacia un rumbo positivo en la búsqueda de su propia identidad cultural. Durante algunos años he participado en incontables espacios, mayormente literarios. Por tanto, y en este sentido, puedo acuñar que, en el terreno del pensamiento y el arte, donde en un tiempo no lejano había playas y pantanos plagados de lagartos a diario siguen apareciendo nuevos resplandores propios de un incipiente pensamiento estético. Pero las aspiraciones de ZF tratarán de ser un tanto eclécticas. Es decir, se trata de introducir algunas variantes en la estructura algo rígida y de tono profesoral --a veces incluso con rasgos tribales-- que padecen ciertos espacios con aspiraciones estéticas en la ciudad. Pensamos sacarle partido a marcadas deficiencias que en muchas ocasiones derivan del factor humano. No perdamos de vista al más grande de los cubanos, que siempre mantuvo la idea del “mejoramiento”.

Imagen de Anónimo

Nos aconseja el docto José Prats Sariol12 agosto, 2011 a las 8:59 

Roberto Manzano, como un pequeño grupo de lectores fuertes de poesía, prosigue con este volumen su hermoso trabajo. Por supuesto que la selección o el leiv-motiv de la “patria” suscitan objeciones, pero parece indiscutible que enriquece la bibliografía e invita a la formación de lectores. “Patria” –como “país” o “nación”…– provoca debates, que cuando Cuba logre su transición a la democracia podrán organizarse sin miedo a manipulaciones oficiales. Mia felicitaciones.

Imagen de Anónimo

Lean Synergos, de Roberto Manzano.

Imagen de Anónimo

Menos mal que alguien advierte acerca de la chatarra que se publica. No solo poemas. 

Imagen de Anónimo

Me disparé el documental anterior. Joaquín de adulón lo nombra el mejor crítico cubano, parece que desconoce la existencia de Roberto González Echevarría. Siento vergüenza ajena. No sé. Esos actos de fe, me remontan a los Autos. Realmente no poseo la misma opinión sobre Magaly. Es buena, no excelente. Triana es superior. De Prats Sariol tengo "Estudios sobre poesía cubana," dedicado a Juan Marinello, en cuya nota del autor, al referirse a la metodología usada, dice "la derivada de la óptica revolucionaria." Termino.  Un abrazo a Prats, de Patria o Muerte.