Sábado, 23 de Junio de 2018
Última actualización: 19:31 CEST
Poesía

Tres poemas

Francisco Hernánez, 'Mardonio Sinta'. (GUADALUPELOAEZA.TYPEPAD.COM)

18

No la volveré a mirar
ni ella me verá morir.
Todo acaba de empezar.
El infierno es un decir.

22

Un traguito de aguardiente
me puso muy retozón.
Pa' sacarte de mi mente
me quitaré el corazón.

Un traguito de habanero
me puso muy colorao.
Me quitarás lo rumbero
pero nunca lo bailao.

Un traguito de cerveza
me atravesó la garganta.
No tengo pies ni cabeza
y mi reflejo me espanta.

Un traguito de veneno
me puso la cara triste.
Ya saboreaste lo bueno,
lástima que ya te fuiste.

Un traguito de agua clara
me supo a puro mezcal.
Apunta bien y dispara.
Líbrame de todo mal.

23

Tú me enseñaste a cantar,
a festejar si se llora.
Pero no aprendí a olvidar;
solo, te recuerdo ahora.

Poquito dura el amor,
viven más los desengaños.
Lo que reina es el dolor,
lo aprenderás con los años.

Se aleja el barco vacío,
el soñador ya despierta.
Una ráfaga y el frío
hacen rechinar la puerta…


Mardonio Sinta es un heterónimo de Francisco Hernández, que nació en San Andrés Tuxtla, Veracruz, en 1946. Autor de una extensa obra poética publicada con su nombre, la de Mardonio Sinta ha sido recogida en ¿Quién me quita lo cantado? (Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México, 2007). Estos poemas pertenecen a ese libro.

Archivado en