Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 14:31 CET
Animación

Yesapín García, Willy y Filly, los personajes que han hecho viral al animador Víctor Alfonso

Yesapín García tras 'emigrar' a Miami. (V. ALFONSO)
Víctor Alfonso. (EFE)

La forma de ser de los cubanos y el complicado día a día en la Isla sirven a Víctor Alfonso, animador y guionista "por cuenta propia", para crear caricaturas que se han vuelto virales, reporta EFE.

"Me debo al entorno que me rodea y trato de convertirlo en algo universal", dijo a EFE Alfonso, "padre" de Yesapín García, una niña que habla como adulta, y de Willy y Filly, dos jóvenes que conversan sobre temas cotidianos en una zona WiFi.

Para este arquitecto convertido en animador autodidacta, el camino hacia su verdadera vocación fue "muy lento", mucho más por vivir "en provincia".

"Empecé con un grupo de amigos en Santa Clara de una manera muy ingenua", recuerda Alfonso, que vivió en Cienfuegos hasta que se mudó a la capital hace dos años.

Así, dándose "cabezazos", el joven creador se convirtió en "hombre orquesta", encargándose de todo el proceso y hasta las voces de varios personajes de Dany y el Club de los Berracos, una serie de seis episodios de media hora sobre tres adolescentes cubanos, que viven situaciones "con las que se puede identificar cualquiera".

Estos "muñequitos de palo", de una estética básica, pusieron a Alfonso y su productora, "La Casita del Lobo", en el mapa de la animación cubana actual, deudora de pioneros como Tulio Raggi y Juan Padrón, el mayor referente del joven director.

"Los personajes de Padrón hablan como habla el cubano, aunque él ha logrado lo que yo no he podido: ser un poquito más decente", bromea Alfonso, que le dio voz en "Lavando calzoncillos" a una ama de casa de mediana edad que se "machaca" con las tareas del hogar mientras su marido trabaja.

Su repentina popularidad llegó en 2014 con "Pez peleador", un breve diálogo entre dos niños que "se convierte en una discusión de adultos donde al final la niña explota con una mala palabra".

Los cubanos utilizan indistinta y profusamente el airado "¿y esa pinga?" como recurso para expresar queja, protesta y sorpresa, a pesar de las connotaciones vulgares que tiene la palabra.

La niña, bautizada como "Yesapín García", un guiño a la frase que la hizo famosa, se volvió "viral a la cubana": el vídeo pasó de mano en mano para ser visto en móviles y ordenadores, la forma de propagar los contenidos en Cuba, uno de los países más desconectados del mundo.

Yesapín ha sido responsable de mantener a Alfonso en el camino de la animación.

"Me desilusioné un tanto de la animación. Me dije 'no vale la pena', y en eso Yasmany (Concepción) me llama y me dice que tiene un pequeño negocio (en Miami) de recargas de móviles (a Cuba) llamado Islacel y quiere un personaje para hacerle promoción", cuenta Alfonso.

Ahora Yesapín vive "un nuevo comienzo" en Miami y narra a sus casi 10.000 suscriptores en YouTube y 28.000 seguidores en Facebook su vida de emigrada, aunque su creador nunca haya viajado a Estados Unidos.

"No sé cómo se vive allí. Nunca he estado en Miami. Es un trabajo en conjunto, donde Yasmany me da información de cómo vive el cubano en Miami y así construimos los guiones", señala Alfonso, que colabora estrechamente con su colega Harold Díaz-Guzmán "El Muke" y un equipo en Santa Clara "sin el que no existiría Yesapín".

En ese tono, Alfonso creó también a Willy y Filly para "hacer catarsis", dar voz a las preocupaciones de la mayoría de los cubanos y contar cómo es la dinámica de los cientos de puntos públicos WiFi donde los habitantes de la Isla comienzan a asomarse a internet.

"No tenía que esforzarme mucho para crear las historias de Willy y Filly. Con Alejandro Rodríguez, el otro guionista, fue divertirnos y hablar de lo que no tratan los medios oficiales", agregó sobre la serie de cinco capítulos que publicó en asociación con El Toque.

Para el animador —que ya se inicia en la acción real con el corto Cositas malas y el guión de un largometraje— su éxito radica en que "las personas se identifican con sus personajes".

"El éxito está en el guion. Si voy a estar cinco meses trabajando —y eso es poco tiempo— la historia tiene que estar buena, para que la gente vea el material, le guste, lo siga y lo copien. Que lo pirateen, yo estoy de acuerdo", concluyó.

10 comentarios

Imagen de Anónimo

Para desvalorizar más todavía al cubano, el nombre de esa chiquita es precisamente la palabrota nacional en clave salsa. Y esa Ping...

Imagen de Anónimo

Desgraciadamente, si representan al cubano actual. No nos engañemos. Y no es un problema de negros o blancos, o mulatos o capirros o lo que sea, es un asunto cultural. Por lo menos en La Habana, el cubano actual es el producto de décadas de colonización oriental, de lo peor venido de Oriente, con todos sus vicios y su modo de vida, su modo de hablar,, sus barbacoas y todas sus costumbres de mierda, como criar puercos en el baño.Y encima se creen lo maximo. Al que no le guste, que no lo lea. Y no voy a responder a insultos, lo dicho dicho está.

Imagen de Anónimo

Una gran parte de la poblacion cubana, este donde este, es ya un exponente de la creacion castrocomunista "hombre nuevo". Quiere decir que esta camada y lamentablemente la que esta por llegar nacio en medio de esa chabacaneria y ha vivido o aun vive en ese medio de bajo nivel y chusmeria donde esas palabrotas abundan. A mi tampoco me gusta este personaje, como el mismo autor dice, no ha logrado lo que Padron, no ser grosero. Ahora encontro un nicho en miami, que tenga suerte, pero este tipo de video no es de mi gusto ni creo que representa al cubano promedio.

Imagen de Anónimo

Genial !! Recoje la sociedad cubana como un espejo . No se si la intencion sea una satira , mas  es imnegable la realidad ,la actualidad   otra cosa seria Disneylandia  donde todos son blancos ,  lindos,y no trabajan   . A proposito  la mama´de Yesapin es  la  q educa en la casa ,no? (rac)

Imagen de Anónimo

15:10. No soy racista, pero te aclaro que la mayoría de los cubanos, lo que dicen las cifras, los estudios, es que son blancos descendientes de españoles, que es lo lógico. Para serte más específico: 65 % blancos, 27 % mulatos y solo el 8 % de negros. Lo otro, es que se ve con quién te relacionabas, o podías, o puedes hacerlo, pues eres un semianalfabeto, un ignorante que no sabes ni hablar ni escribir. Entonces, se sabe a las claras que tú te juntas con gente de muy baja extracción social, con lo más inculto y vulgar de la sociedad. En los años 60, al inicio, el % de blancos era mucho mayor y también el nivel de cultura, de ética, de moral. No se decían esas malas palabras en alta voz porque la sociedad era más educada y menos soez. No lo permitía. Y hasta en el campo los campesinos te daban los buenos días, las gracias y jamás andaban, delante de extraños, o incluso de la familia, sin camisa.

Imagen de Anónimo

Es vocabulario, no bocavulario. No viene de Boca, viene de vocablo, o sea, palabra. 

Imagen de Anónimo

Anos de las 15:00 y 46 ... No j0d@n, mas de la mitad de los cubanos somos negros, y ese es el bocavulario de siempre. Yo visitaba mucho la habana y en cualquier calle de un edificio a otro se oian esas palabrerias y hablo de los annos 60-70s.. Ahora, para mi son habaneros, por la forma de hablar terminando en un sonido parecido a la ENE (N)

Imagen de Anónimo

De acuerdo con el ano 15:00. Añado, además, que son racistas, pues que ponen a una niña negra diciendo tal palabrota, lo que proyecta que lo aprendió en su hogar "negro". Y, por ende, muestra que los descendientes de africanos en Cuba, son lo más bajo de la sociedad y, por ende, lo más vulgar. Puro racismo. Y, por lo tanto, fidelista también.

Imagen de Anónimo

He visto dos. Lo malo, o lo peor, es que ahondan en la vulgaridad del cubano de hoy, perpetúan los bajos valores, lo solariego, lo barriotero. El hecho de que estos cortos triunfen indican la sociedad que somos, adonde hemos caído. Un producto para al Hombre Nuevo. Cuba va en picada. Y este producto cultural basura, es algo más que la inclina al abismo. Y al que le guste, creció en esa Cuba chusma de hoy. Le gusta la grosería. En mi familia, que salió hace más de cinco décadas, este tipo de trabajo no camina. Lo interpretamos como soez y de mal gusto. Y, una vez más, culpa de Fidel Castro, que ya por los años 60 prohibió la buena educación, los buenos modales, hablar bien, dar las gracias, decir señor y señora (cambió a "compañero") y extendió las escuelas de becados, donde creció lo que hoy estamos viendo. Mis nietos, la mayoría bilingües, son niños crecidos en otra sociedad, con otra ética y otros principios, a quienes, ni en sueños, se les ocurriría, decir en público, un vocablo mal sonante. Pobre Cuba. Los que hacen estos cortos, por seguir el ejemplo del Máximo Líder, son, infelizmente, fidelistas, socialistas, de corazón. En definitiva: "Pioneros por el comunismo...".

Imagen de Anónimo

Genial !!! (rac)

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.