Martes, 11 de Diciembre de 2018
Última actualización: 10:44 CET
Literatura

Ciro Bianchi entre crímenes y otras historias cubanas

Ciro Bianchi. (JORGE MATA/DDC)

"El lunes 25 de marzo de 1946 se esfumaba misteriosamente el brillante de 25 quilates que en el Capitolio Nacional marcaba el kilómetro cero de todas las distancias de la Isla. A las 7:00 a.m de ese día, tras el cambio de guardia, el vigilante Enrique Mena, de la policía del Senado, de ronda por el Salón de los Pasos Perdidos, advirtió su falta y dio cuenta a sus superiores. (…) ¿Quién lo robó? ¿Quién lo devolvió?"

Con estas interrogantes lanzadas sobre los lectores en su escrito "El brillante del Capitolio", el más popular de nuestros cronistas, Ciro Bianchi Ross (La Habana, 1948), describe los pormenores de uno de los robos más connotados del periodo republicano y sobre el cual aún planea la sombra de la duda.

Su último libro, El crimen de la mancha en el espejo y otras historias, fue presentado oficialmente en la pasada XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana, en el stand de las Ediciones Boloña. La presentación estuvo a cargo de Mario Cremata, director del sello editorial, y contó con la presencia de Anet González, editora, y Gretel Ruiz, diseñadora del volumen. El ejemplar estará muy pronto en circulación por todo el país, y se presentará en distintas provincias, como acontece cada año en la etapa ambulante de la fiesta del libro.

Tras las palabras de Cremata sobre el autor, Ciro Bianchi comenzó su intervención ante una agradecida audiencia. Su habitual presencia en programas de televisión, su columna de los domingos en el diario Juventud Rebelde y los más de 18 libros publicados, le convierten en el escribidor, investigador y periodista más leído y popular de la Isla, lo cual no es poca cosa.

En su intervención, Ciro Bianchi trató algunas de las crónicas negras recogidas en el libro. El cronista dejó caramelos en las bocas de sus lectores, quienes tras el acto corrieron a comprar el libro con la ilusión de lograr algún autógrafo del autor. Al concluir la presentación y entre la multitud asistente a la Feria, con frecuencia le detenían admiradores para hacerse selfies o pedirle dedicatorias a otros títulos de su autoría reeditados por otras casas editoriales para la fiesta del libro.

El crimen de la mancha en el espejo y otras historias recoge más de 50 sucesos famosos, algunos de los cuales trascienden las barreras temporales. El lector puede sumergirse en crónicas como "Pasión y muerte de Yarini", ilustre chulo de barrio baleado en plena calle de La Habana Vieja. "Muerte en Palacio", sobre la sorpresiva muerte del capitán general Manuel Salamanca y Negrete, envenenado tras su denuncia por la evaporación de 14 millones de pesos del Departamento de Guerra de la colonia, suma astronómica para la época. "Vida, prisión y muerte de Policarpo Soler", gángster temido, cuya ametralladora sirvió al poder político e intereses oscuros. "Gómez Mena", dueño de la Manzana de Gómez, quien en su propio edificio sufrió un terrible atentado. "Quintín", general de división José Quintinto Banderas Betancour (Quintín Banderas), asesinado entre tiros y machetazos, orden que saliera del Palacio Presidencial. O "La fuga espectacular de Evangelina Cossío", considerada entonces como la Juana de Arco de América, entre otras historias.

La nueva hornada de crónicas de Bianchi hará las delicias de aquellos que ansían revisitar los intríngulis del pasado, historias verídicas protagonizadas por personajes facinerosos, famosos y pintorescos, enmarcados por tiempos donde "política y delito" se daban la mano. Las crónicas agrupadas por Ciro Bianchi en El crimen de la mancha en el espejo y otras historias son tan solo una breve colección de textos antes publicados en su columna dominical. Es de esperar muy pronto que el incansable autor brinde nuevas entregas a sus lectores. Nada mejor que sumergirse en el pasado para lidiar con el presente.

Entre los libros publicados por el autor destacan Tras los pasos de Hemingway en La Habana (2001), Memoria oculta de La Habana (2005, reeditado ahora para la Feria), Asedio a Lezama Lima: y otras entrevistas (2009), y Contar a Cuba: una historia diferente (2011), entre otros.

15 comentarios

Imagen de Anónimo

Bueno, Balsero, sin ánimo de comparar, pero algo parecido le dijeron a Julián del Casal en su época...

Imagen de Balsero

Quien tiene la capacidad de escribir desde Cuba y no cuenta nada acerca de la dura realidad, así sea un periodista deportivo o un cantante, no merece ningún tipo de homenaje desde mi opinión.

Imagen de Anónimo

El periodista es tan torpe que piensa que "escribidor" es un encomio y no algo peyorativo... Muchas gracias, Zoraida, no me sabía esa... Aunque alguien dirá quizá que "de chiquito no se vale..."

Imagen de Zoraida Marrero

Tomado de "Una familia habanera" Eloísa Lezama Lima. Ediciones Universal, 1998. p.90"Otro tipejo al que conoci fue CIRO BIANCHI.Escribe artículos inventando entrevistas y confidencias de mi hermano.Se ha constituido en el albacea de la obra de Lezama Lima y su relación con mi hermano consistió en ser un "recadero" de la casa.Mi cuñada lo utilizaba para pagar las cuentas de la luz,el agua y otros menesteres menores.En una ocasión se robó el dinero de una cuenta y le suspendieron el servicio.Es tal su falta de clase que se ha atrevido a decir que las cartas de mi hermano son un engendro mio.Es tan inferior que intenta echar lodo a una familia intachable. Mi hermano me enseñó que con gente inferior no se sotenian polémicas,pero yo quiero formularle una sola pregunta: ¿Cómo Ud.descubrió que mi hermano era un homosexual activo?

Imagen de Anónimo

Sí, el artículo es exageradamente laudatorio pero fíjense que lo llama escribidor y no escritor."le convierten en el escribidor, investigador y periodista más leído y popular de la Isla, lo cual no es poca cosa."

Imagen de Anónimo

Enamorado de la poesía crìptica diría Eloísa Lezama-Lima de él, hasta el punto de tener alucinaciones en una época de peste bubónica en Cuba (años sesenta) que ahora se repite... Muy bueno, sin embargo, su análisis sobre Grau San Martín, no me explicó en cambio qué le pasó con Lezama y con Tomás Milián, el pintor, siendo con él cuñas de un mismo palo (según sus cuentas). Qué milagro que no va Venezuela a visitar la tumba de Rómulo Gallegos o la de Simón Bolívar y de paso deja caer alguna crónica ¿de Maduro y Cabello? continuadores del espíritu bolivariano. ¿Interroga a Maduro, a ver si se le sigue apareciendo el pajarito (nada menos que de Chávez), pervertido el Madurote, y a lo que se dedicaba entonces..., se ve que le gustaban y gustan los pajaritos? 

Imagen de Anónimo

Llegué hasta "el más popular de nuestros cronistas..." El resto que se lo lea su abuela.

Imagen de Anónimo

¡Ah! Y la foto está "de truco"... Supongo que del mismo autor del artículo: tal para cual...

Imagen de Anónimo

Cirito siempre ha estado luchando para sobrevivir en medio de "aquello"... Que yo sepa, nunca le ha hecho mal a nadie. Simplemente, él vive y deja vivir... Hay otros mucho peores, la verdad... Y sí, el tono ditirámbico del artículo lo vuelve caricaturesco. Como dicen en México: "No me ayudes, compadre..."

Imagen de Anónimo

Falta en el libro un crimen del que no habla Ciro: la persecución y muerte del poeta José Lezama Lima. El proverbial agente que le aguanta la pata a la vaca...

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.