Miércoles, 17 de Octubre de 2018
Última actualización: 22:46 CEST
Cine

Los joyeros judíos de Cuba, motivo de un documental que defiende la acogida de los emigrantes

Judy Kreith, una de las directoras del documental. (EFE)

La poco conocida historia de los judíos europeos que llegaron a Cuba huyendo del nazismo es la base de un documental filmado por Judy Kreith y Robin Truesdale, quienes desean que el espíritu de acogida "resurja en el mundo actual", reporta EFE.

El filme Cuba's Forgotten Jewels, a Haven in Havana (Las joyas olvidadas de Cuba, un refugio en La Habana), reconstruye el caso de los judíos que llegaron a la Isla y desarrollaron allí su oficio de pulidores de diamantes.

Kreith, profesora de danza, y Truesdale, productora de cine, se interesaron hace casi una década por la historia personal de Marion Finkels Kreith, madre de Judy, quien cuando tenía 14 años escapó de Europa hacia Cuba.

"De niña yo escuchaba algunas historias de la infancia de mi madre, pero solo mucho tiempo después entendí la historia completa", afirmó a EFE Judy, quien como Robin reside en Denver, Colorado.

Al comenzar el proceso de investigación del documental, no solo se encontraron en La Habana con numerosas historias similares a la de la madre Kreith, sino que muchos de los protagonistas tenían una avanzada edad y, por tanto, había que empezar a registrar inmediatamente esas memorias.

"El día que decidí hacer el documental mi vida cambió", confesó la bailarina, que se embarcó en el proyecto con Truesdale, una compatriota "sin experiencias de inmigración" y que aportaría la visión técnica y cinematográfica al proyecto.

Kreith y Truesdale arrancaron en 2010 con unas primeras entrevistas hechas principalmente en Estados Unidos. Cinco años después comenzó formalmente la producción del documental, cuyo metraje es de 46 minutos y se estrenó en 2017. Luego iniciaron un peregrinaje por festivales como en el reciente Miami Jewish Film Festival.

"Nuestro foco son las historias personales. Y esas historias son esperanzadoras y positivas", comentó Truesdale, tras aludir a otra de las premisas: que el tema no se desviara hacia cuestiones políticas.

Tal como se refleja en el documental, a su llegada a La Habana, Marion y otros jóvenes judíos comenzaron a trabajar en lo que en los primeros años de la década del 30 era una nueva industria en Cuba, la de los diamantes.

Había sido creada por expertos en pulido de joyas que habían escapado del nazismo a Cuba y que, debido a sus conexiones internacionales, lograron transferir a La Habana los negocios que antes tenían en Europa. Los maestros contrataban a jóvenes refugiados para enseñarles cómo cortar y pulir las gemas.

Pero el documental no se enfoca solo en lo sucedido entre 1933 y 1944, años en los que se calcula llegaron a Cuba unos 12.000 judíos, sino también en el presente.

"Los traumas y desafíos del pasado y la energía y actitud positiva del presente son muy relevantes", puntualizó Truesdale, lamentando que en la actualidad se cuestione en Estados Unidos a los inmigrantes y se desconozcan su talento y sus aportes.

El filme ha recuperado el valor de aquellas experiencias, vistas ahora desde una nueva perspectiva. La cinta, dicen las directoras, ha servido para ubicar esas historias en el contexto actual y ha propiciado un diálogo.

"Mis padres fueron refugiados. Mi esposo es extranjero y esta semana obtuvo su residencia permanente en Estados Unidos. Ahora entiendo lo que es ser inmigrante y refugiado. Ahora entiendo lo que ellos sintieron. Y, a pesar de sus muchos años aquí, aún se sienten como extranjeros", afirmó Kreith.

A pesar de evitar temas políticos, pasados o presentes, el documental ha generado algo de controversia y Truesdale pide que se vea su trabajo como "una obra educativa" que comparte historias de "compasión hacia los extranjeros".

"Sé compasivo. Uno nunca sabe lo que un inmigrante o un refugiado va a traer. Si cierras tu corazón, nunca lo verás", apuntó Kreith.

Archivado en

3 comentarios

Imagen de Anónimo

En Santiago de Cuba, estuvieron ellos, los conoci, en las escuelas privadas (dos) en la cual estuvimos, mi hermano y yo, ellos no se sentian cubanos, no los que habian adquirido la ciudadania, ni la mayoria de sus descendientes nacidos en Santiago de Cuba, eran realmente AJENOS a la cultura cubana. Fidel casi los extermino`, los acabo`, los persiguio tanto y quizas mas que los alemanes nazistas del tercer Reich, y ellos no lo quieren decir, no lo quieren DENUNCIAR, NO LO QUIEREN RECONOCER, excepto un minusculo grupo de descendientes que como ejemplo de ello se pasean por el exilio; como el escritor creo que se llama Jacobo Machover, la congresista Ileana Ross- lehtinen, y algun que otro judio- cubano reconocido, quizas. Ellos critican a Batista, en ese clip ella habla de la corrupcion que existia en la Cuba republicana, me gustaria que le preguntara en Cuba a algun descendiente del millar que quedan esparcidos por todo el archipielago nacional, cual es la opinion que tiene de los SESENTA AN`OS de SOCIALISMO REAL de la familia Castro y si EXISTE CORRUPCION ?, una opinion sin que nadie los pudiera espiar ni escuchar.Ellos los judios "aman" de LEJOS AL SOCIALISMO, no es coincidencia que los apellidos MARX Y ENGELS sean de origen hebreo. Es que acaso la ideologia mas NOCIVA Y VENENOSA de la vieja Europa  como bien dijera la difunta y brillantisima ex- primera ministra de Inglaterra ya fallecida y en su momento en un brillante discurso que solo en en la vieja Europa se habian generado dos guerras mundiales y tres ideologias las cuales solo habian traido muerte y desolacion a la humanidad y por eso ella se OPONIA fervientemente a la union de los ingleses a la Union Europea, en su momento, ella como mujer visionaria e inteligente, no veia esa union con buenos OJOS !. De manera que "nuestros" judios NO HABLAN de politica, pero si fueron recibidos en la antigua REPUBLICA, donde disfrutaron de plena libertad para PROSPERAR Y TRIUNFAR, sin que nadie los molestara, ni siquiera ESO , se atreven a decir, por no MANCILLAR la memoria de "ROBIN HOOD" el heroe SOCIALISTA  "petrificado" el "moringuero MAYOR" . Solo Dios podra salvar a Cuba, y por supuesto el tiempo, porque despues del diluvio, las AGUAS , volvieron a llegar sus niveles, en Cuba no sera la EXCEPCION !.Ya se que por DIGNIDAD , nunca ire` a ver a ningun cine ese DOCUMENTAL!. Porque yo naci en Santiago de Cuba. Y mi patron, el duen`o del hotel donde trabaje` y prospere` por casi 19 largos an`os, a el le debo mucho agradecimiento y es un gran Judio, pero se que no es COMUNISTA, es uno de los capitalistas mas prosperos de los USA y del mundo, y siempre digo  Que Dios los BENDIGA !. Saludos,...., Rudy

Imagen de Anónimo

Yo también soy muy, pero MUY pro Israel, pero me jode mucho que ahora venga ésta judía con el cuento de que “el espíritu de acogida resurja en el mundo actual”, más bien suena al nuevo proyecto global de “puertas abiertas para la inmigración”,que el resaltar lo que aportaron los judíos en Cuba, que el que no lo sepa es por ignorante y porque no lee, me jode oír que diga que no quería que el tema “se desviara hacia cuestiones políticas” sin embargo si puede meter al nacismo -que fué su causa-, cómo será el final del documental?, porque yo no le veo nada lindo el hecho de que llegaran a Cuba y hayan logrado con su esfuerzo y actitud positiva hacerse ricos y que de repente lo hayan perdido todo sin mencionar que tuvieron que salir huyendo del nuevo Hitler cubano que se había instalado en el país, robándoles-igual que les hizo Hitler-, sus prósperos negocios, no sólo de diamantes, sino sus obras de arte, sus mansiones y todos los demás. Acuérdense de que si hay que difundir los abusos de Hitler “para que no se repitan”, -como dicen los judíos-, TAMBIÉN hay que difundir los abusos de los Castro, que como dictador ha sido tan asesino como el dictador que les tocó a ellos. 

Imagen de Anónimo

Yo simpatizo con los judios, son trabajadores y les gusta el dinero, como a mí, jajajaja! 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.