Jueves, 18 de Octubre de 2018
Última actualización: 00:04 CEST
Artes Plásticas

El erotismo del cubano Jorge Carruana Bances se exhibe por primera vez en España

Dos de las obras de Jorge Carruana que se pueden ver en la muestra 'HI-RO-SHI-MA' que se inaugura este 18 de enero en Madrid. (TWIN GALLERY)
S/T. Jorge Carruana Bances, 1983. (TWIN GALLERY)

Twin Gallery, en Madrid, abre este año con la exposición HI-RO-SHI-MA, del artista Jorge Carruana Bances (La Habana 1940 – Roma 1997), comisariada por la curadora cubana Suset Sánchez. La muestra se podrá visitar del 18 de enero hasta el 24 de febrero.

Se trata de la primera vez que se exhibe la obra de Carruana en España, y para la ocasión Sánchez ha seleccionado una serie de piezas en cartulina y papel realizadas a inicios de los años ochenta, en la cual el creador se apropia de las estampas eróticas japonesas shunga de los siglos XVII-XX. 

En palabras de la comisaria, en estas obras Carruana toma como pretexto los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, "un hito en la genealogía de la violencia sin límites que supuso el desarrollo de la maquinaria bélico-política que movió la historia del siglo XX". 

"Carruana revisa la tradición gráfica de la xilografía ukiyo-e para reflexionar sobre la construcción fragmentaria de un cuerpo escindido entre el deseo, el placer y el sometimiento a un régimen falocéntrico. En estas obras, lo masculino y lo femenino son piezas de un cuerpo quebrado, disperso, roto, en el que las huellas de las tecnologías de la guerra se hacen presente y conviven en tensión con la anatomía humana", señala Sánchez. 

"Visiones complejas, referencias históricas y artísticas poliédricas que surgen en el dibujo de Carruana como un discurso crítico. Un grito de color donde el sexo sin tabúes deviene la última frontera de libertad para el sujeto contemporáneo", indica. 

Un poco de historia

"En 1959 triunfaba la revolución cubana y ya en la década de los sesenta se advertía la naturaleza represiva de un régimen totalitario. Disímiles manifestaciones de control de la población y vigilancia de los intelectuales y la cultura, sometidos a una estricta censura y al castigo, ponían en evidencia que cualquier expresión de disenso sería interpretada como una flagrante violación de la ideología comunista promulgada por el poder. En ese escenario distópico, Jorge Carruana Bances se convertiría en uno de los miles de artistas para los que el exilio fue la única alternativa posible de construir una vida al margen del encierro, la opresión y el secuestro de la libertad", relata Sánchez.

"En sucesivas cartas de 1967 —depositadas en el archivo del Estate Jorge Carruana Bances, Roma— que el artista envía a su pareja, la actriz Myriam Acevedo, mientras estaban separados ya que ella se encontraba en París, Carruana describe con visceralidad y desesperación el sufrimiento y agotamiento que significa gestionar con la burocracia y la policía política en Cuba un permiso para salir del país y viajar al reencuentro de la mujer amada", cuenta la curadora. 

Pintor, ilustrador, diseñador gráfico, caricaturista y director de cine, Jorge Carruana Bances se vinculó tempranamente al ICAIC, convirtiéndose en uno de los pioneros del cine de animación en Cuba y colaborando en la imagen de algunos de los filmes de Tomás Gutiérrez Alea o Eduardo Manet. Participó en el Salón de Mayo de 1967, interviniendo en el mural Cuba colectiva.  En 1968 emigró hacia España, pasando dos años en Barcelona, y en 1970 se estableció definitivamente en Roma y colaboró con Radio Televisión Italiana (RAI) y los estudios cinematográficos Lodolofilm.

"Durante los años ochenta, habitante ya de una diáspora a la que pertenecería hasta su muerte temprana en Roma en 1997, Jorge Carruana desarrolla un conjunto de obras sobre papel con la técnica aerográfica donde tomaría como referentes imágenes de las estampas con representaciones explícitas de escenas de sexo del grabado japonés, que se han conocido como género shunga o xilografías ukiyo-e, correspondientes al período Edo entre los siglos XV-XIX."

"En los primeros años de los ochenta, específicamente en el conjunto que se exhibe en Twin Gallery, Carruana reitera con mayor énfasis fragmentos de máquinas bélicas y aviones de combate que ya asomaban tímidamente en momentos anteriores de su trabajo, tanto en pintura como en el cine de animación", comenta Sánchez.

Sexo y cuerpo, guerra y violencia, son puntos claves para comprender el trabajo de Carruana, según la curadora, quien lo sitúa como "uno de los artistas esenciales del pop en Cuba entre los años 60 y 90 del siglo XX".

Suset Sánchez llevó a cabo una investigación sobre la obra del artista como parte de una residencia en la Real Academia de España en Roma el año pasado. 

La exposición se podrá visitar hasta el 24 de febrero de 2018 en Twin Gallery (Calle San Hermenegildo, 28, 28015 Madrid).