Jueves, 16 de Agosto de 2018
Última actualización: 13:48 CEST
OBITUARIO

Muere el historiador cubano Salvador Larrúa Guedes

El historiador Salvador Larrúa Guedes. (YOUTUBE)

El historiador cubano Salvador Larrúa Guedes falleció este jueves en la ciudad de Miami a los 75 años, según informó la Academia de la Historia de Cuba en el Exilio con sede en Nueva York, de la que el fallecido era miembro.

Larrúa Guedes (Camagüey, 1942), en la Isla, fue periodista a cargo de la sección de Economía de la revista Palabra Nueva (del Arzobispado de La Habana), profesor del Seminario Mayor de San Carlos y San Ambrosio de la capital cubana, así como director, profesor y fundador de la Cátedra de Humanismo y Sociedad del Convento Dominico de San Juan de Letrán, de la misma ciudad.

Como investigador histórico, participó en la ampliación y reconstrucción del archivo histórico de los dominicos, los padres paúles y los franciscanos en la Isla.

En el exilio, fue director del Centro de Estudios de la Florida Colonial Hispana y de su Archivo Histórico (el mayor Archivo Histórico Colonial de EEUU), director de la revista Herencia Colonial de la Florida y asesor histórico de la Comisión de Canonización de los Mártires de la Florida.

Publicó varios libros historiográficos relacionados con la Iglesia Católica en Cuba y la presencia hispana en la Florida como Grandes Figuras y Sucesos de la Orden Franciscana en Cuba, Historia de la Virgen de la Caridad del Cobre, Reina, Madre y Patrona de la Isla de Cuba e Historia de la Florida Colonial Hispana.

Asimismo, dejó inédita una Historia de la Iglesia Católica en Cuba de 5 tomos.

Fue condecorado con la Cruz Oficial de la Real Orden de Isabel la Católica, investido Comendador de la Imperial Orden Hispánica de Carlos V y electo Académico Correspondiente en EEUU de la Real Academia Hispanoamericana de Ciencias, Artes y Letras.

Le sobreviven su esposa Noemí García, su hija Vivian Larrúa y varias nietas.

6 comentarios

Imagen de Anónimo

No fué mi intención enviar un comentario sobre la excelente biografía que el profesor Larrúa dejó para la posteridad sobre Rogelio González Corso.Arnaldo de Armas

Imagen de Anónimo

La nación ha perdido a un gran cubano. Confieso que nunca me había percatado de su existencia. Al salir publicada su biografía sobre Rogelio González Corso: (FRANCISCO - Itinerario de vida de un mártir cubano), rápidamente la ordené. Tenía que terminar otra lectura, y no fué hasta la semana pasada cuando comencé a leer la biografía. Desde las primeras páginas es evidente su fe en la religion católica, pero nadie podrá acusarlo de pertener a la sociedad de quienes son católicos, antes de ser cubanos. El profesor Larrúa amaba a su patria, y sus conocimientos de nuestra historia son dignos de admirar. Es muy triste haberlo perdido ahora. Hubiese podido continuar aportando mucho de lo que llevaba en su mente y su alma, cosas que las nuevas generaciones tanto necesitan. Cuando llegué a Puerto Rico, en él 62, no había oido hablar de Francisco. A las pocas semanas, por medio de Remigio Fontaine, un compañero de escuela, ingresé en el DRE. Fué entonces que la familia me informó que en Santiago, cuando Francisco estaba en la lucha clandestina, ellos le dieron albergue en su residencia. Y Francisco, se comunicaba a través de una planta de radio, que estimo debe haber sido en microonda.

Imagen de Anónimo

EPD, de qué murió.

Imagen de Anónimo

Que sea publicada pronto su Historia de la Iglesia Católica en Cuba. EPD.

Imagen de Anónimo

Lo conoci bien por alla por los 90 en la Habana. Era una eminencia. EPD.

Imagen de Anónimo

Descanse en paz el profesor Larrua, lo recuerdo muy bien, fue alumno y me gradue del primero curso de la Catedra Humanismo y Sociedad del Convento San Juan de Letran, y recuerdo que todos los alumnos, le teniamos y gran respeto y admiración por su inteligencia y por su modestia como persona. 

Necesita crear una cuenta de usuario e iniciar sesión para poder comentar.