Viernes, 15 de Diciembre de 2017
10:39 CET.
CENSURA

La revista oficial 'La Jiribilla' reproduce y censura un artículo crítico con el régimen

La revista literaria oficial La Jiribilla reprodujo en su web y luego censuró el artículo "La guajirá castrista en contra de Halloween" del escritor cubano y colaborador de DIARIO DE CUBA, Orlando Luis Pardo Lazo.

Según capturas de pantalla realizadas por la página de noticias CubaNet, el artículo habría sido publicado este miércoles y desapareció poco minutos después, aunque logró ser compartido al menos unas 82 veces en la red social Facebook.

DDC pudo verificar que existía una URL con el nombre del texto, pero que dirigía a una página que indicaba el mensaje de "Error". Una versión de la publicación se puede consultar todavía en el Web Archive.

El texto censurado en cuestión es un artículo que Pardo Lazo publicó originalmente en noviembre pasado en la página CiberCuba a raíz de otros artículos de la propia oficial La Jiribilla que salieron a la luz con motivo de la celebración de Halloween en la Isla y que arremetieron contra esta fiesta.

De acuerdo con el régimen, Halloween en Cuba fue catalogado como la "invasión de la estupidez y la banalidad". Pardo Lazo respondió a estas críticas días después con "La guajirá castrista en contra de Halloween" en el que arremetió contra los voceros oficialistas del régimen y defendió la celebración del 1 de noviembre.

En su texto, el escritor emplea términos como "castrismo" y "cementerio Castro", dos ideas inconcebibles en la prensa o las publicaciones de la Isla controladas por el oficialismo.

Asimismo, Pardo Lazo se refirió a lo que definió como "la fase final" del castrismo en la Isla.

El Gobierno cubano, según organizaciones internacionales, es uno de los que mayor censura ejerce sobre los medios de prensa nacionales (todos de su propiedad) e internet.

En un reciente informe presentado por Freedom House, la Isla aparece como una de las dos únicas naciones (junto a Venezuela) en el continente que ofrece a sus ciudadanos un espacio virtual sin libertades.

El escritor y fotógrafo Orlando Luis Pardo Lazo (La Habana, 1971) publicó en Cuba los libros de cuentos Collage Karaoke (2001), Empezar de cero (2001), Ipatrías (2005) y Mi nombre es William Saroyan (2006).

Fue ganador del concurso nacional de cuentos "La Gaceta de Cuba" (2005), con "Cuban American Beauty". Su libro de cuentos Boring Home, ganador de una Mención en el Premio UNEAC 2007, fue retirado de la imprenta por la editorial Letras Cubanas en 2008, como penalización a su escritura contestataria en su blog Lunes de Post-Revolución.

En 2014 editó y prologó las antologías de nueva narrativa cubana Generation Zero. An Anthology of New Cuban Fiction (Sampsonia Way Magazine, Pittsburgh) y Cuba In Splinters (O/R Books, Nueva York), ambas traducidas al inglés.

Desde 2013 imparte conferencias sobre política y literatura cubanas en universidades norteamericanas y europeas. Fue Profesor Adjunto de Escritura Creativa en Brown University (2015). Becario de 2015 a 2016 en The International Cities of Refuge Network (ICORN) en Reykjavík, Islandia. A partir del 2016 realiza un doctorado en Literatura Comparada en Washington University de Saint Louis, Missouri, Estados Unidos.

Halloween a lo cubano

'Ojalá se pudiera hacer en un lugar mejor', se quejan jóvenes que celebraron Halloween en la Calle G, en el Vedado habanero. 'Para la política es diversionismo ideológico', comenta otro joven.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Sigo en línea, compañeros! Habrá que expulsar al compilador Fernando León Jacomino: http://www.lajiribilla.cu/uploads/article/2017/839/Halloween%20en%20Cuba%20(Compendio%20de%20textos).pdf  

Imagen de Balsero

Por lo que entiendo, algún anónimo publicó en La Jiribilla un texto de OLPL, que luego censuraron. Si es así, felicitaciones a ambos!Entré para ver el sitio de LJ, creyendo que estaría allí, y la verdad que me produjo un gran desagrado esos homenajes que afean aún más la figura de FC. Por qué se autodenominan "Revista de cultura cubana" si no es otra cosa que algunos escritos - mediocres más que poéticos - en el medio de un abrumador cúmulo de notas de adoctrinamiento?? Qué queda de la verdadera intelectualidad y cultura cubanas???

Imagen de Pedro Benitez

Son muchos los cubanos sin Cuba, la herida abierta solo sana con el aire salado del malecón de los balseros. De hecho, si le explicaran a un balsero que el exilio cubano en Miami es quien alimenta tanto al pueblo de Cuba como a su opresor, el balsero respondería con sencillez y curiosidad: entonces quien suma al exilio define el futuro de Cuba; la lógica del balsero por sencilla no es menos cierta. Más que un trauma, lo de vivir sin Cuba es una tortura a pellizcos; es importante crear canales de comunicación para buscar sinergia y fondos.

Imagen de Anónimo

Lo que se perdió la gente, madre mía...

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Hoy he vuelto a la Isla. Volví de verdad. Volví tal y como yo era en Cuba. Inclaudicable, escapado. Tránsfuga, fulminante. Un cubano caído del futuro, en medio de las alambradas y de la mediocridad decrépita del Estado revolucionario. Volví porque me publicaron una columna en Cuba. En una web oficial, eso no importa. Hoy la hice un poco menos oficial. La Jiribilla también ya puja por sacarse de arriba a la tiranía totalitaria y comienza a mostrar las grietas de la verdad: es decir, los síntomas clínicos y críticos de que ya nadie-nadie-nadie en Cuba quiere vivir en el pasado, ni en la mentira, ni en la manipulación, ni en la muerte. Toqué tierra cubana de nuevo con un texto mío. Uno de esos de mis amados textos que son tan inimitables, tan íntimos para mí e intimidantes para los cubanos. Tan entrañable. Una columna de Orlando Luis Pardo Lazo de vuelta en la Isla después de justo diez años. Una opinión ficcionalizada, tecleada con el radicalismo lúdico y desquiciado de mi lenguaje, con la belleza bruta que emana de todo cuanto hago y haré, desde mi escritura extrema más allá del castrismo y de su decrepitud funeraria. Me sentí muy emocionado. Me sentí renacer. Hacía mucho que quería volver a Cuba. Pero la maldad de un régimen semicentenario nos tiene como rehenes a los doce o trece millones de cubanos. La miseria de un sistema socialista no por reumático, menos reaccionario. No por cómico, menos cómplice. No por acéfalo, menos asesino. Esta columna no tiene tema. El tema soy yo, que me he convertido en un fantasma, y el tema es también el cariño que le tengo y me tiene a ese cubano o cubana que publicó mi columna contrarrevolucionaria en La Jiribilla. Estoy seguro de que él o ella lo hizo a propósito. Ojalá se haya cuidado muy bien las espaldas, en medio de aquel pantano de patrañas y delatores. Estoy rezando por él o ella, ahora. Con el corazón, que es la casa de dios más allá de mayúsculas y religiones. Los dos hemos hecho una conexión transgeneracional, así en la distancia como en el silencio, así en la tristeza como en el brillito de los ojos, que significan lágrimas de impotencia pero también de gratitud y, sobre todo, de satisfacción por ambos haber escupido sobre el ataúd de una ideología infame, insidiosa, que pasó de lo quijotesco a lo idiotesco y del izquierdismo a la imbecilidad. Volver a ser leído por los cubanos de Cuba, los que muy pronto van a salir de Cuba por cualquier vía para ser entonces, como yo, otros cubanos sin Cuba. No importa. Hay más tiempo que vida y más vida que Revolución. Por el momento, la paz de haber construido un puente, otro puente, que se burla de la bestialidad de los autócratas castristas enquistados en el poder. Su era pasó. Su época ya no existe. Ahora somos los fantasmas cubanos, dentro y fuera de la finca de la fidelidad, los que iremos volviendo, poquito a poco, para deshacer el maleficio de un marxismo mal leído pero muy bien aplicado en Cuba: a rajatabla. Gracias, anónimo o anónima con nombre en La Jiribilla. Tu acción no se quedó en la nada. La tengo entre pecho y espalda, apuntalando mis días de la cercana distancia. Y en mi memoria para siempre jamás. Un día nos daremos un abrazo sin cámaras de vigilancia ni sanciones labores. Te amo y tú allí ya lo sabes. Como mismo sé que tú me amas y sabes que yo ya lo sé. Por eso te digo sólo: “Hasta ahorita”. Ya casi, casi. 

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Fue lindo volver a Cuba. Le he escrito una carta de agradecimiento pública al anónimo que me lo permitió. Gracias.

Imagen de Plutarco Cuero

Y los Castro como buenos guajiros ... se limpian con la Jiribilla, con OLPL y con la madre de los tomates ...

Imagen de Pedro Benitez

Esta bueno el cuento.  El caudillismo rancio, muy buena descripción de la atmósfera cubana.  Los caudillos modernos cubanos ya vienen,  la pluralidad del plebiscito no permite minimizar la gestión de Cuba Decide.

Imagen de Anónimo

Bla, bla, bla. Cuba fué, y ya no es desde el ‘59; la isla no tiene ni remedio ni salvación. Hace 46 años, un gran amigo y hermano dijo en el patio del Preuniversitario del Vedado: “ .... hay que pasar un bulldozer desde el Cabo de San Antonio hasta la punta de Maisí y sembrar de nuevo a Cuba” Y cada día se hace más cierto lo que él dijo. Fidel Castro y su familia fascista ha sido peor que Atila el Huno; la historia lo recogerá a él y su maldita familia como la peste bubónica de finales del Siglo XX y principios del XXI que desvastó a una nación próspera y libre y la transformó en una letrina. 

Imagen de Anónimo

Quede frenar la juventud,conlleva un fracaso,las altas esferas están compuestas por una caterva de geriátricos que en su juventud se inventaron actos heroicos,que ya nadie cree en ellos,si la juventud no buscara otras alternativas de diversión y ocio sería una juventud sin dinámica y sin futuro,ha pasado eso de generación en generación y seguirá siendo así, si yo fuera como mi padre y mi padre como mi abuelo, sería una sociedad aburrida y estancada,que eso es lo que se pretende en el comunismo,convertir al ser humano en sombis,que sean dóciles y respondan a una ideología fracasada,endiosando a un personaje y acatando y celebrando sus ideas,tanto es así que hoy en Cuna se le taladra en la/mente a la niñez que unos/asesinos y dictadores son/personajes/míticos, cuando en realidad fueron una piara de bandoleros y para ser mas/inescrupulosos,le imponen a las niñas,niñitas que son novias de un viejo inescrupuloso,asesino y malévolo, ese es el futuro que quieren los predicadores del comunismo que sean las nuevas generaciones, plenas marionetas,sin pensamiento y sin perspectivas propias,dóciles a sus intereses ///el bobo alipio"+

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.