Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
14:03 CET.
LITERATURA

Vladimir Cruz: En la Isla 'la realidad se desboca y llega a superar la ficción de las películas'

Doce autores cubanos o extranjeros relacionados con la Isla retratan al país de una manera plural, más allá de los tópicos y del maniqueísmo, en una obra coordinada por la periodista argentina Leila Guerriero, reporta EFE.

Guerriero, editora del libro Cuba en la encrucijada, declaró en una entrevista con la española que la idea era "huir de los lugares comunes de lo cubano y la cubanidad" y en lo posible, "iluminar una realidad compleja".

La periodista argentina confiesa que con la lectura de los trabajos "descubrió un país mucho más complejo del que esperaba". "Mi tarea ha sido darle al libro una organicidad, que no fuera una colcha de retazos, que los textos dialogaran entre sí", afirma.

El libro, publicado en España por la editorial Debate, muestra una visión de la encrucijada en que se encuentra Cuba en estos momentos.

En la obra participan los escritores cubanos Leonardo Padura, Wendy Guerra y el ensayista y crítico de arte cubano Iván de la Nuez, junto a la escritora de origen colombiano Patria Engel, los escritores y periodistas cubanos Carlos Manuel Álvarez y Patricio Fernández y los periodistas Mauricio Vicent (España) y Abrahan Jiménez Enoa (Cuba), junto al actor cubano Vladimir Cruz.

También está presente la visión de autores norteamericanos a través de los ensayistas Francisco Goldman y Rubén Gallo, junto al escritor y periodista Jon Lee Anderson.

Sobre esa realidad cubana, el actor Vladimir Cruz, que también estuvo presente en el encuentro con EFE, dice que en la actualidad en Cuba "no hay dónde colocar las esperanzas", después de la caída del bloque socialista.

"Seguimos con la misma situación económica o peor, pero sin saber a dónde vamos", afirma el actor, a la vez que reconoce que "hay impaciencia" entre los cubanos por ver cómo se desarrollará el futuro inmediato.

Autores como Wendy Guerra y Mauricio Vicent hacen referencia al realismo mágico para referirse a la vida cubana, igual que Vladimir Cruz, quien reconoce que la ficción ayuda a "comprender los límite de la realidad, siempre tan imprecisos en Cuba".

En este sentido, el actor reconoce que la realidad cubana es "un entorno muy particular", donde el comunismo convive con la idiosincrasia del Caribe y las religiones animistas de origen africano con el materialismo de Karl Marx (1818-1883), lo que le da a su país "una dimensión mágica".

"La realidad se desboca" y llega a superar a la ficción que se muestra en las películas, afirma el actor, que vive entre La Habana y Madrid.

Respecto a la influencia que puede tener en la sociedad cubana el pragmatismo económico de los nuevos tiempos, de lo que advierte Padura y Anderson, Guerriero considera que Cuba participará como el resto del mundo de los cambios, "es la dimensión de los tiempos, más allá de la idiosincrasia de un país".

Cruz reconoce que la primera preocupación para la sociedad cubana es la economía y que el interés por la política se centra en cómo ésta puede impedir que la economía se desarrolle.

A su juicio en Cuba "hay una avidez por consumir", lo que supone un cambio enorme "respecto a la época fidelista (etapa de Fidel Castro), donde se daba una negación total del consumo".

El libro también aborda el papel de la mujer en la sociedad cubana a través del trabajo de Wendy Guerra, quien afirma que, mientras las cubanas viven plenamente su libertad sexual, no se ha producido un empoderamiento de la mujer en el ámbito político y el ideológico.

Esta afirmación, que es compartida por Guerreiro, Cruz la atribuye al carácter "pagano" de la sociedad cubana, donde no hay una conciencia arraigada de la culpa y el pecado, y a "la imagen machista de la revolución cubana", representada en el icono de "los barbudos".

Cuba en la encrucijada, que se acaba de publicar en Estaña, está previsto que también salga a la venta en EEUU.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 6 ]

Imagen de Anónimo

Que manera de hablar de la cadena para quedar bien con el mono.

Imagen de Anónimo

Estoy de acuerdo con el 19:06. Eses actor se buscó la manera de vivir entre Madrid y La Habana donde debe tener su buena casa o apto y no pasar hambre. Ahora escribe un librito y habrán idiotas que se lo compren. Ay Cuba y su hombre nuevo.

Imagen de Anónimo

No hay ningún científico social cubano en este libro porque las Ciencias sociales en Cuba están sovietizadas amordazadas y reprimidas.Esto da un libro de no especialistas que no aterrizan a la realidad sino que hablan de una "complejidad mágica" que no explica nada, sino que describe con frases altisonantes un Macondo idealizado.El término complejidad se utiliza hoy para no explicar nada, cuando los que dicen sus opiniones carecen de los conceptos y categorías de análisis para describir una sociedad y entonces expresan "impresiones".Ni la realidad de Cuba es compleja por inexplicable, ni mágica por existencia de multiples vivencias y cosmovisiones. Detrás de los autores, actores y escritores cubanos que participan en este libro está la seguridad del estado monitoreándolos, por eso esta visión "florida" de un Macondo edulcorado.

Imagen de Anónimo

Y en definitiva, que fue lo que quiso decir este? DDC ustedes quieren que la gente no comente en los articulos o que???? Compadre !!! Arreglen esa vaina de la Captcha !!!!!!!!

Imagen de Anónimo

100% de acuerdo con usted,Cuba no necesita muela intelectualuide y ademas demagoga.Cuba necesito un cambio brusco,Cuba esta al desaperecer en todos los ambitos como nacion.Podemos decir despues de ver pasar 60 años que no existe.

Imagen de Anónimo

Mucha baba y pocas nueces. Filosofia de intelectuales. No lo leeria ni aunque me lo regalaran. Cuba está en los barrios llenos de basuras, con aguas de fosas desbordadas, refrigeradores vacios y falta de medicamentos, y no en las cosas raras que plantean los autores del libro.