Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
17:45 CET.
FOTOGRAFÍA

'Íntima Habana', bailarinas desnudas en una ciudad sin ropas

Bailarinas contra las luces y sombras de La Habana, en medio del tráfico, saltando sobre la multitud, desnudas sobre el asfalto caliente integran la nueva propuesta fotográfica Íntima Habana, del joven cubano Gabriel Dávalos.

Para Dávalos, la danza "tiene un raro poder: es capaz de sentar en el mismo palco a personas que en otras circunstancias no lo harían; gente de diferentes ideologías, religiones, géneros, orientación sexual… Es un exquisito lenguaje para expresar sensaciones, para conectar personas en torno a lo esencial del ser humano".

Pero fotografiar la danza per se no satisface el sueño de un artista con un propósito mayor, según recoge una entrevista publicada por Yahoo Noticias.

"La danza es solo el lenguaje para comunicarnos. Alrededor de la bailarina, una ciudad vive. Ciudad y persona comparten protagonismo", explica Dávalos, para quien La Habana es mucho más que un telón de fondo de su fotografía.

"La Habana y yo tenemos esa relación de amistad profunda. Somos dos que se quieren, pero con sus diferencias. Amo la ciudad que resiste, que no pierde la fe y la fantasía, que baila, que se deja habitar por personas de bien, que no abandona la alegría. Pero sufro la ciudad sucia y bulliciosa, detenida y enredada en cerebros mediocres, que una y otra vez se deshace del sofá, que se aparta, que es infiel. Esa otra ciudad duele. Pero bien sé que no somos perfectos. Y que está en mis manos hacer algo para que prevalezca siempre su lado gentil", asegura.

En su serie más reciente, todas las musas de Dávalos se desnudan, también la ciudad, a pleno día, en medio de la más obscena cotidianeidad, en escenas de las que no se puede ser observador. Quien observa se convierte en el acto en protagonista.

Para Dávalos, las bailarinas exponen más que su piel.

"Muestran la felicidad y las heridas de vivir. Su conexión multisensorial con esta ciudad difícil. Es una provocación, pero no solo física, sino al intelecto. La desnudez de la piel es una invitación a la desnudez del alma, a quitarnos los disfraces, a renacer de nuestra raíz. Su piel nos muestra como somos, física y espiritualmente, los cubanos de este tiempo. Los que aquí vivimos nos conectamos de una manera tan fuerte con la ciudad, que pocas veces un lugar tan 'de todos' suele ser tan íntimo: eso ocurre en La Habana", considera.

Las bailarinas y el reto del desnudo en un entorno urbano

"Antes de proponérselo pasé varios meses trabajando la idea, hasta saber exactamente qué quería y cómo lo haría. Sólo mi certeza, y la convicción de creer que valía la pena, podría transmitirle a una bailarina la confianza y motivación para involucrarse en este proyecto. Para mi sorpresa, ninguna de las que forman parte de este primer grupo lo pensó dos veces. Desde el primer momento lo asumieron con todo su profesionalismo y empeño. En pocos días hicimos algunos ensayos en casa para lograr lo que buscábamos. Luego nos fuimos a tomar las calles", afirma el fotógrafo.

Cuerpos desnudos, poses sensuales, suspiros de los espectadores en La Habana

"Contrario a lo que podría pensarse dada la sangre caliente que nos corre, ha prevalecido siempre la elegancia y cercanía que tenemos los cubanos con el arte. Las personas se muestran dispuestas a colaborar. Son muy respetuosas. Aunque discretamente siempre se alcanza a notar alguna sonrisa o mirada pícara", asegura.

Hace 10 años, Dávalos guardaba las fotos que tomaba en su computadora; más allá de sus amigos y algunos admiradores casi nadie conocía su obra.

"Mi vida cambió totalmente el día en que abrí mi página de Facebook y comencé a usar las redes sociales. Aun cuando desde Cuba el acceso a internet es complicado (…) fui conociendo y aprovechando las redes para llegar hasta aquí: he tenido el placer de exponer en Estados Unidos, España, Corea del Sur, Colombia, Holanda y por supuesto en Cuba".

El joven fotógrafo tiene premios internacionales y tres libros de fotografías de danza, uno publicado, dos que saldrán en junio. Dice que fue en Internet donde halló el conocimiento básico para asumir la fotografía como profesión.

"Soy autodidacta. Y no presumo de estos logros. Son parte del camino. Me siento un hombre dichoso".

Cuando no está realizando fotografías —dice que tiene poco tiempo libre— piensa en Cuba, sueña con fotos, y ama a una bailarina, tres pasiones que lo "colman".

Dávalos ganó uno de los premios del Anna Pavlova Ballet Photography Contest, el año pasado, en la categoría En clases de ballet, con una foto donde aparece Alicia Alonso junto a integrantes del Ballet Nacional de Cuba.

Danza al desnudo en La Habana

'Habana Íntima' es la nueva serie del fotógrafo Grabriel Dávalos. Bailarinas y la propia ciudad interactúan sin ropajes.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Anónimo

Excelente trabajo y gran propuesta. 
 

Imagen de Anónimo

Los indigenas vivian asi -desnudos-.No queda en la isla ningun indigena .los mataron o se suicidaron .testimonio de la Historia del tabaco en Cuba . Recuerdo de la india Casiguaya y su hija ultimos en morir .....

Imagen de Anónimo

Horrible edición,lástima se tenía todo para hacer un excelente trabajo,bellas modelos,locaciones etc.,pero......se perdió la oportunidad al tratar que las modelos se contorsionaran de una forma hasta grotesca,para la próxima supero se haga algo más natural,lo simple es pariente de lo bello.

Imagen de Anónimo

Un trabajo bien logrado. Felicito al fotógrafo por su energía, sensibilidad y talento. Y a las bailarinas, por su disciplina, entrega, valor y solidez. 

Imagen de Anónimo

Qué horrible edición

Imagen de Anónimo

Lindas fotos!

Imagen de Anónimo

La foto de la chica en posicion "mucus coince" es espectacular!

Imagen de Anónimo

Excelente trabajo. Felicidades. 

Imagen de Anónimo

No me gustan para  nada las fotos, las poses son tan rebuscadas y duras en cuanto a las poses que no me me dice nada, en ocasiones las figuras se pierden en el entorno y en le mayor de los casos no se integra, no hay armonía entre ambos tema figura y fondo, y al final no me dice nada. Cual es la propuesta?

Imagen de Anónimo

Parece que quiere seguir con lo de las bailarinas que le sale bien, aquellas primeras fotos (con ropa) eran mejores que las de ahora.Pero al menos se ven de nuevo partes de la Habana, ciudad añorada por los que no estamos pero nacimos en ella.