Sábado, 19 de Agosto de 2017
20:35 CEST.
Conferencia

'La Lupe: el último grito de rebeldía de la música cubana', charla de Armando López en Nueva York

El Centro Cultural Cubano de Nueva York (CCCNY) organiza la presentación de La Lupe: el último grito de rebeldía de la música cubana, conferencia multimedia del periodista, crítico musical y productor de espectáculos Armando López, que tendrá lugar el lunes 6 de marzo en el Instituto Cervantes de Nueva York.

"De La Lupe se ha escrito mucho. Documentales, películas y obras de teatro recuerdan a la santiaguera que irrumpió en Nueva York como un meteoro, desbordó tres veces el Carnegie Hall, ganó una fortuna y terminó en la extrema pobreza", nos recuerda la nota de prensa.

"¿Hasta dónde su estilo desgarrado, abrazador, irreverente, no era más que un recurso teatral? ¿Hasta dónde sus propios demonios la asfixiaban? ¿Hasta dónde fueron las drogas, que muchos dicen usó y otros fervientemente niegan?", son algunos de los cuestionamientos de esta charla.

"Para entender a La Lupe, intensa, desbordada, irrepetible, la cantante que escandalizó a La Habana en revolución, hay que entender a Cuba, país de absurdos, boleros y revoluciones, país de Habana, la capital érase una vez la más loca, musical y madrugadora del mundo", comenta López.

"Cuando La Lupe llegó a Nueva York en 1962, el tumbador leyenda Mongo Santamaría quiso conocer a la cantante que molestaba a Fidel Castro. El resto es historia. El álbum Mongo introduce a La Lupe se volvió epidemia. 'El Rey del Timbal', Tito Puente, acabaría por convertirla en mito. Cinco años antes que Janis Joplin impactara el mundo, Tito Puente bautiza a La Lupe: 'La Reina del Latin Soul'", apunta la nota.

Lupe Victoria Yoli Raymond, "la Reina del Latin Soul", "La Lupe", "La Yiyiyi", nació en diciembre de 1939 en San Pedrito, un barrio pobre de Santiago de Cuba. En 1959, el mismo año en que Fidel Castro llegó al poder, formó con su primer esposo, Eulogio (Yoyo) Reyes, el trío Tropicuba. Su peculiar forma de interpretar boleros, frenética y sensual, lanzado sus zapatos y pelucas, provocó al inicio rechazo del público, pero fue muy celebrado por figuras como Jean Paul Sartre, Ernest Hemingway y Pablo Picasso.

La Lupe, ese fenómeno que Sartre definió como "animal musical" y Hemingway como "la creadora del arte del frenesí", es mucho más que eso, "es el último grito de rebeldía de la música cubana".

El nuevo gobierno revolucionario le cerró las puertas de la televisión y los escenarios por criterios "morales". Emigrada a México en 1962 y luego a Estados Unidos, La Lupe triunfó en Nueva York de la mano percusionista cubano Mongo Santamaría y después del músico puertorriqueño Tito Puente.

Fue la primera cantante latina que actuó en los exclusivos Carnegie Hall y el Madison Square Garden, pero su fama solo llegó hasta los años setenta, cuando su vida desenfrenada, las drogas y las prácticas religiosas, marcaron su declive.

La Lupe murió pobre, inválida (tras una caída en que se fracturó la columna vertebral) y olvidada en 1992 en Nueva York, a los 55 años, de un infarto mientras dormía.

Entre admiradores se encuentran el fallecido escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, y el director de cine español Pedro Almodóvar, quien incluyó en la banda sonora de sus películas algunas interpretaciones suyas ("Puro teatro" que suena en Mujeres al borde de un ataque de nervios). El tema Qué te pedí aparece también al inicio de la película Nada (2001) del director cubano Juan Carlos Cremata. En 2002, la ciudad de Nueva York bautizó como "La Lupe Way" la antigua calle East 140 del Bronx, en memoria suya.

Armando López es periodista y productor de espectáculos. Fue editor de cultura de la revista cubana Opina hasta el cierre de la publicación en 1990. Creador del Premio Girasol a los artistas más populares de cada año en Cuba y guionista del programa Juntos a las 9. En La Habana produjo espectáculos en los teatros Karl Marx, Nacional y Mella. En Nueva York, en el Avery Fisher Hall, del Lincoln Center; The Town Hall y The Manhattan Center. Frecuentemente charla sobre música cubana en universidades y otras instituciones de Estados Unidos. Algunos de sus artículos se pueden encontrar en DIARIO DE CUBA.

El acto será este lunes 6 de marzo, a las 7:00 pm, en el Instituto Cervantes (211 E 49th St. bet. 2nd & 3rd Aves) de Nueva York. Admisión: $10. Entrada libre para los miembros del CCCNY y del Instituto Cervantes. Reservaciones a través de los e-mails: CCCNY Members: cccofny@aol.com e IC Members: cult1ny@cervantes.org. Más información en cubanculturalcenter.org.

Seis minutos con La Lupe

Archivado en

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

La primera vez que escuché la voz de la Lupe fue cantando Puro Teatro en la película de Almodóvar. Me encantó la voz y la interpretación de la canción sin saber quién era la artista.Ahora tengo los discos con sus canciones porque me encanta el timbre de su voz y me encanta ver sus actuaciones desenfrenadas por YouTube.Me habría gustado ver un concierto de la Lupe en vivo.AAA    

Imagen de Anónimo

La película para la que fue empleade un tema musical cantado por La Lupe (por Almódovar) fue "Muejres al borde de una ataque de nervios", lamento el lapsus. Anónimo 18:06

Imagen de Anónimo

Siempre que veo uno de sus clips, La Lupe me embruja con su alma, sus demonios, sus angeles y su duende. Dios me la guarde en el cielo.

Imagen de Anónimo

Cuando todo el mundo se había olvidado de La Lupe -incluyendo a la televisión revolucionaria cubana, que también le cerró sus puertas obedeciendo a Fidel Castro, racista en extremo con ella, a la que en modo alguno podía compararse-, un director de cine español de entre los más reputados de todos los tiempos, nada menos que Pedro Almodóvar (que nunca cerró sus puertas a las ansias de libertad y sueños de los cubanos) rescató a La Lupe del olvido, escogiendo su voz y una de las canciones para que acompañara su película "Tacones lejanos" como tema musical. Ello también fue en parte sugerencia de la presencia cultural de Cuba en el exilio, a través del crítico de cine y novelista Guillermo Cabrera Infante -oriental como La Lupe- que relacionó a almodóvar con la música de la cubana. Merece un recuerdo especial Almodóvar por todo ello y nuestra gratitud como pueblo, puesto que el reconocimiento que le negó un gobernante ¿cubano? a una ciudadana cubana, se lo otorgó sin embargo un cineasta extranjero y sólo con el ánimo de hacerle el bien a una persona y reconocerla, algo de lo que nunca fue capaz de Fidel Castro con aquel cubano que se negara a someterse o doblegarse a él. Gloria eterna a La Lupe, por supuesto...