Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
FOTOGRAFÍA

'Cuba 1959': Las fotos de Burt Glinn que estuvieron sin publicar durante casi 60 años

Cuba 1959 es el libro que ha publicado este mes la editorial Reel Art Press, con imágenes inéditas del fotorreportero Burt Glinn, informa este jueves el diario Los Ángeles Times.

Se trata del resultado del viaje que el joven periodista hiciera a La Habana para captar los primeros momentos de la naciente revolución.

"El 31 de diciembre de 1958, el fotorreportero Burt Glinn estaba en una fiesta de Noche Vieja en el Upper West Side, de Manhattan, donde todos hablaban de la inminente caída del dictador Fulgencio Batista", señala el artículo. La idea de que el régimen de Batista pudiera caer en cualquier segundo, animó al joven Glinn a la acción. Pidió a sus compañeros en la fiesta cualquier cantidad de dinero que pudieran tener a mano, se fue a su casa a cambiarse el traje y tomó el primer vuelo que encontró hacia La Habana.

Durante diez días, Glinn fotografió el aeropuerto rodeado de tanques, a integrantes de las milicias revolucionarias (algunos de ellos en pijama) tomando La Habana, a los barbudos a su paso por Santa Clara, y a Fidel Castro durante uno de sus primeros discursos épicos. Capturó igualmente a individuos corrientes entre el pueblo, con miradas de alegría, miedo o desconcierto.

"Muchas fotografías de un evento especial son tomadas por alguien que pasa por el lugar en el momento del suceso, pero no son mágicas como otras fotografías", dice Tony Nourmand, editor jefe de Reel Art Press y coeditor del libro de Glinn.

"Pero el trabajo de Glinn es tan increíble. Es realmente moderno. Prácticamente puedes oler las calles. Y fue hecho todo a la carrera, desde el avión, corriendo en las calles, lo cual ofrece una visión general, pero con un sentido real de la composición", dice Nourmand.

Glinn, fotógrafo independiente de la prestigiosa agencia Magnum, falleció en 2008, pero dejó un formidable archivo. Durante su trayectoria profesional, hizo retratos de personajes como el dirigente soviético Nikita Jrushov o fotografías de países como Japón. Entre muchas imágenes que tomó a lo largo de su vida se encuentra un vasto compendio de su paso por Cuba, incluidas las de la revolución.

"Fuimos a visitar a su viuda, Elena Prohaska, y nos encontramos este ensayo fotográfico verdaderamente completo", señala Nourmand. "No creía lo que mis ojos veían. Y no podía creer que algunas de ellas no hubieran sido publicadas jamás".

"Estaba en una fiesta en Nueva York a las diez de la noche, dice Nourmand, y a la mañana siguiente está ya en La Habana, buscando a Fidel Castro, y esto no fue una tarea encomendada y que le pagarían. Glinn fue a Cuba por el sentido de curiosidad inherente a un fotorreportero".

El editor señala que Cuba 1959 no será el último libro de Glinn que se espera poder ver. "Tan amplio es el archivo del fotógrafo, que podría publicarse un libro por año", aseguró. Ahora mismo Nourmand está trabajando en The Beat Scene, otro título con material de Glinn que espera sea publicado en septiembre de 2016.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

Enfin, la utopía socialista no se pudo alcanzar en el s.XX ni tampoco en el XXI, es inherente a un estado moral y de desarrollo intelectual superior del ser humano, donde la abundancia reine y los males que asolan el planeta sean pesadillas de un pasado primitivo, atávico, quizás dentro de mil años el sueño que vivieron los cubanos durante algunos pocos meses en 1959 sea real.   p2 SQDS0780

Imagen de Anónimo

En 1959 se abría una era de esperanza, los barbudos se consideraban auténticos libertadores acogidos como héroes por el pueblo, y realmente lo eran: habían echado al sátrapa Batista del poder aunque se iría de la isla con 100 millones de dólares para disfrutar 20 años más a cuerpo de rey en España. Cuba hace 56 años era una utopía por construir, un sueño de igualdad, justicia y libertad pero como siempre pasa cuando una sociedad se dispone a romper las cadenas de la esclavitud, la oposición de gran parte del gran capital extranjero (sobretodo americano) condujo a aquellos soñadores a una posición cada vez más totalitaria y radical en sus planteamientos. Una revolución como la cubana nunca podría haber triunfado en el contexto de 1960, Fidel debería aplicado más bien una "realpolitik" al estilo Adenauer y limitarse a cambios menores y graduales, la ambición y ceguera de creer que se puede ir frontalmente contra el poder establecido le condujeron al aislamiento y a la paranoia (en parte justificada por las malograda invasión de USA en Bahía Cochinos y los intentos frustrados de asesinato).  p1  SQDS2780

Imagen de Anónimo

Porque no van y retratan La Habana Vieja? y Centro Habana y El Vedado y La Vibora y Santiago y Cienfuegos y toda Cuba que han destruido los puercos de Casro

Imagen de Anónimo

Deberia de ir ahora y RETRATAR en lo que se ha convertido Cuba gracias a la DICTADURA.

Imagen de Anónimo

Cuba debe ser esclava de Espana, y por siempre.  

Imagen de Anónimo

Horror es lo que producen estas fotos. Son fiel reflejo del abismo inaudito en que cayó la sociedad cubana por culpa del comunismo y el marxismo

Imagen de Anónimo

No se si la viuda tenga salud para coger un avion y estar en La Habana para camara en mano dejar constancia del jubilo popular cuando se caiga la dictadura de los Castro y pandilla. Tambien pudiera darse una vuelta por Miami y fotografiar el desfile de carros por la 49 calle de Hialeah y el toque de cazuelas. Ramaco Jones

Imagen de Anónimo

Imágenes impresionantes que corroboran cómo un invicto líder guerrillero, romántico y taimado llega a convertirse con los años en un guiñapo humano, un decrépito Moringo; responsable del más triste descalabro económico y social en que se puede convertir lo que fuera un país próspero y emergente.