Cine

Lo que le falta a la fresa y al chocolate

Veinte años después de su estreno, ¿cuáles son los límites más ostensibles de 'Fresa y chocolate'? ¿Y los del cine del ICAIC venido después?

Viendo Fresa y Chocolate veinte años después de su estreno recordé la efervescencia creada por este aniversario y cómo se le califica de notable acontecimiento en el cine cubano.

Puesto que la distancia pone un muro de niebla entre las emociones pasadas —el "Período Especial", los estertores de un país y el derrumbe de todo un sistema, el desenmascaramiento de dolores latentes por largos años…—, pude verla con una actitud mucho más objetiva.

Nacida de un cuento de Senel Paz,  El lobo, el bosque y el hombre nuevo, premio del concurso Radio Francia Internacional, texto que, obtenido quién sabe cómo y en una impresión casera, nos pasábamos clandestinamente en los 90, provocó una puesta teatral de gran repercusión, y la película traía el inédito mérito de legitimar  lo prohibido.

El buen empeño puesto en su realización le trajo dos Premio Coral de Actuación (Jorge Perugorría  y Mirta Ibarra), y uno a la Dirección, compartido por  Juan Carlos Tabío y Tomás Gutiérrez Alea. Pero, además, la cinta obtuvo una nominación al Oscar y el premio Goya. Fue el salto a la fama no solo para sus jóvenes actores, sino incluso para el autor de las emblemáticas esculturas que salen en el filme.

Esta segunda vez ante la película me conquistó de nuevo, lo confieso. También la edición que disfruté es más precisa que la que vi hace dos décadas. Pero me dejó un sabor agridulce por los cuestionamientos, y me pregunté: ¿habrían tenido el mismo valor las críticas de Diego, si no hubiera sido un soñador, sinceramente involucrado en un inicio con el proceso "revolucionario"?

¿Y si hubiese sido un burgués resentido, además de por la intolerancia sexual, por la expropiación de sus bienes? ¿O un opositor radical? ¿O si hubiera sido simplemente menos cándido o menos nacionalista?

Es obvio que tal filme no se habría filmado con recursos del Estado. Ni entonces, ni ahora.

Por eso me queda la sensación de que la película se quedó ahí, que no ha tenido continuidad visible en el arte cubano. Que, a pesar del clamor oficial, su grito de conciliación se extinguió en los créditos finales.

Y no únicamente porque el rechazo común a la homosexualidad se palpa en cualquier calle (basta ver las reacciones de la gente cuando pasa un travesti, y oír la estela de comentarios), sino porque la propia visión de los medios sobre el tema sigue siendo rígida y estereotipada, pese a la relativa libertad que se ha permitido el cine del patio (Verde verde, Chamaco).

No sé si exista, pero yo no he visto ninguna película cubana donde el protagonista sea un gay  y el argumento no trate en algún sentido la problemática de la homosexualidad. Una historia sobre uno de los tantos conflictos humanos donde el homosexual esté, con o sin su pareja, y con el beneficio de la cotidianidad y hasta la anodinia. 

Una integración no se conquista con debates o jornadas oficialistas contra la homofobia donde los que no entren por la vieja y gastada horma política constarán ipso facto que sus derechos terminan en los confines del albedrío sexual.

La libertad es un principio de vida que muere cuando se encuadra, se enjaula o se cuadricula. La libertad de pensamiento es una, y la sexualidad solo uno de sus matices.

¿Qué pensarían hoy David y Diego? ¿Le bastaría a Diego salir de ese primer closet?

¿Insistiría David a estas alturas en que los errores no son la revolución? ¿Dónde pondría a la revolución, fuera de la perpetuidad y multiplicidad de sus "errores"?

¿Dónde está la película hecha por el ICAIC que hable de los otros satanizados por la historia oficial? Una historia que pueda terminar también con un abrazo que disuelva abismos (espontáneos o inducidos).

A veinte años de Fresa y Chocolate, su conquista ha caducado en el cine cubano y el ciberespacio es la única superficie que puede permitirse historias tan o más prohibidas, tan o más humanas.

Comentarios [ 17 ]

Imagen de Anónimo

Mira q Somos comemierdas,ESA pelicula es una tranca y nosotros,gusaneando,q bobos

cortense las venas pero esta ahi y para el futuro,el tema novedoso en cuba,pq trata d ese tema tabu,el homosexualismo y del trabajo de captacion en marcha atras,d un gay x un joven comunista,criticos de hotdog y cafe aguao

Imagen de Anónimo

Esta timida y ridícula película (que más bien parece una telenovela mexicana) fue  ideada por la  seguridad del estado cubano,para contrarestar el tremendo impacto que tuvo la exhibición del documental Conducta Impropia, donde las victimas de los campos de concentración creados para internar a los homosexuales narran su trágica historia.

Francis Mesa

Cabo Verde

Imagen de Anónimo

Estimados y respetados escritores y/o activistas cubanos, una recomendación: Más modestia, no le roben el show aquí a la Vega re-publicando su propia versión de este tema expuesta originalmente aqui mismo hace un año. Además, menos ombliguismo y más "get to the point", por Dios, porque fuera de nuestro universo no hay quien se meta estos exceso y alardes de muela literaria y menos sobre este tema, tan magistral y sintéticamente propuesto hace 20 años por el innigualable Reinaldo Arenas. A inventar el agua tibia en Cuba, no aquí. Suerte!

Imagen de Anónimo

Por que la pelicula tiene un personaje homosexual no hace que sea una pelicula homosexual.  La problematica central no es la del homosexual sino la del heterosexual comunista "puro" que esta lidiando con la aceptacion de la homosexualidad de una persona que aprecia.  Para que esta pelicula estuviera explorando el problema de la homosexualidad dentro de un regimen militar y homofobico en Cuba el conflicto principal tendria que recaer en el homosexual y su problematica con un regimen que no lo acepta.  Esto lo dice claramente la pelicula en Cuba no se admiten a los homosexuales y por eso el personaje gay se tiene que ir del pais.  Mas claro que el agua, sin embaroga todo el mundo sigue con la cantaleta de que esta pelicula es de tema homosexual.  En esta pelicula tambien se ratifica la vision esterotipica machista de que todo homosexual esta buscando hacer el sexo con el heterosexual.  Este es el principal objetivo de personaje gay y a lo que el hetero teme.   Lo extraordinario seria que el comunista tambien fuera gay, como hay muchos, y que decidiera quedarse en Cuba y luchar por los derechos que le son negados.  Cuando este teme se trate en una pelicula de Cuba entonces si se pueda decir que hay un pelicula gay Cubana.  Mientras tanto,  hay que decir lo que le dijo el funcionario del partido Comunista a Gutierres Alea cuando fue a defender el guion de la pelicula "  Nosotros no hacemos peliculas de maricones" 

Imagen de Anónimo

A Orlando Luis Pardo Lazo

Absolutamente genial su relato. La raza de buenos escritores cubanos tiene en usted una honrosa continuidad. Puede descansar tranquilo mi querido amigo Virgilio (el cubano, por supuesto) porque la ironía, el relajo y el delirio bajo control, están garantizados en la literatura cubana.

N.B. No teman pinchar el vínculo, es obra apta incluso para melindrosos.

 

Imagen de Anónimo

Causa sorpresa el reclamo de la autora por una película con los personajes que ella define, ya que ese filme no sólo existe, como ya aquí se dijo, sino que se trata de una obra maestra del cine cubano: Memorias del subdesarrollo. Lo que merece Fresas y Chocolate es una crónica post mortem, ya que no ha resistido el paso del tiempo, uniendo al desteñido de su acetato, la hipocresía de sus argumentos centrales. Una película perdona-vidas hecha por "heterosexules tolerantes", cuyo merecimiento mayor es el olvido. Todavía esperamos la obra que refleje la verdadera y profunda tragedia de los homosexuales bajo el totalitarismo cubano en una sociedad machista y subdesarrollada.

 

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo
Imagen de Anónimo

Le hace falta la mirada de Ang Lee de la pluma de Annie Proulx.

Imagen de Brandon

Maniqueismo en el cine, otra forma de propaganda. El castrismo empezó a lavarse la cara (sin éxito) con esta película y con las "reformas" de Raúl Castro. Lo monstruoso de la dictadura queda para la historia y de ésa no se salvan los Castro.

Imagen de Anónimo

En ningun momento del filme se representan las cacerias de brujas, que el MININT sostuvo contra los Homosexuales, desde los primeros años de la llegada al poder de Fidel Castro, quien personalmente se dedico a satanizarlos, y a declararlos ENEMIGOS DE LA REVOLUCION. Cuando el exodo del Mariel, eran la primera prioridad migratoria, o M-1 en clave militar. Estas practicas no duraron el famoso Quinquenio Gris, eso es faltarle a la Historia, porque continuaron hasta los años 90, es decir, mas de 30 años, persiguiendo, encarcelando y expulsandolos del pais.....OLVIDAR NUNCA....JUSTICIA, SI......tarde o temprano el NUREMBERG al castrismo llegara......ABAJO FIDEL CASTRO RUZ