Jueves, 23 de Mayo de 2019
Última actualización: 00:28 CEST
Política

'Tengo derecho a visitar a mis muertos'. El Gobierno impide retornar a Cuba al hijo de un mártir de Humboldt 7

Osvaldo Fructuoso Rodríguez Jiménez. (FACEBOOK)

Las autoridades cubanas impiden retornar a Cuba al abogado y periodista Osvaldo Fructuoso Rodríguez Jiménez, hijo de Fructuoso Rodríguez Pérez —uno de los mártires de la masacre de Humboldt 7, perpetrada por la dictadura de Fulgencio Batista en 1957— y de Marta Jiménez Martínez, quien fuera miembro del Directorio Revolucionario antes de 1959 y diplomática tras el triunfo de la Revolución.

"Tengo derecho a visitar a mis muertos", dijo a DIARIO DE CUBA Osvaldo Fructuoso. "Esto que me ha ocurrido a mí le ha ocurrido a varias generaciones de cubanos. No importa que el nombre de tu padre lo lleve una universidad, una calle, una escuela, un hospital o un central azucarero. Esto que me ha pasado a mí puede repetirse interminablemente en esta y en las próximas generaciones".

Osvaldo Fructuoso, quien trabaja en medios de comunicación de Miami, ha solicitado a las autoridades cubanas que le reasignen la residencia en la Isla, pero la respuesta que ha recibido hasta ahora es el silencio.

El abogado y periodista abandonó Cuba en 1988 y regresó al año siguiente a visitar a su madre.

Intentó otro viaje a Cuba en 2000, cuando su madre enfermó de cáncer, pero las autoridades le negaron la entrada hasta 2015.

"Su enfermedad avanzaba de manera fulminante", comentó a DIARIO DE CUBA. "Ella hizo una petición a las autoridades y me permitieron regresar. Pude visitarla por una semana".

La agonía se repitió. Aunque solicitó nuevamente entrar a la Isla por el delicado estado de salud de su madre, no volvió a verla con vida. Las autoridades solo le permitieron viajar al país después del fallecimiento de Marta Jiménez, en marzo de 2016, para asistir a su funeral.

"En ese momento el trato fue excelente. Personalmente, yo estaba en unas condiciones terribles", recordó Osvaldo Fructuoso.

"Varios funcionarios me vinieron a ver a mi casa y les planteé que tenía interés en repatriarme o reactivar el Permiso de Residencia en el Exterior (PRE), que sin explicación alguna me había sido cancelado", relató.

"Me recomendaron que pidiese la reasignación de la residencia", aseguró Osvaldo Fructuoso. "Me facilitaron las planillas y me dijeron que no veían ningún impedimento para otorgármela, ya que no había cometido delitos de sangre, ni había atentado contra la seguridad nacional cubana".

Al marcharse de la Isla, el abogado y periodista dejó los trámites hechos. La respuesta a la solicitud debía demorar entre tres y seis meses. Sin embargo, tres años después sigue esperando.

"Decidí solicitar la reasignación de la residencia, para estar precisamente cerca de mi madre, de sus recuerdos, de sus pertenencias, de los recuerdos que ella guardaba de mi padre. En el Cementerio de Colón están mis únicos afectos. La única presencia familiar real que he tenido en mi vida es mi madre, no me quiero desprender. Quiero visitar su tumba, hablarle; en fin, no es nada raro que un hijo quiera estar cerca de sus padres ya fallecidos. Pero en mi caso todo ha sido negado, es como un ajuste de cuentas", opinó Osvaldo Fructuoso.

"Demasiadas personas han preguntado por mi caso y (las autoridades) no responden. Le escribí al embajador de Cuba (en Estados Unidos), le solicite una entrevista y la respuesta fue la devolución de mi pasaporte cubano sin la autorización para poder visitar de forma natural mi propio país", señaló.

Ante la falta de respuestas, Osvaldo Fructuoso ha decidido hacer pública una carta a Raúl Castro, a quien en los últimos tres años ha escrito cinco veces.

"Una vez más le solicito de sus buenos oficios que interceda para que se me permita visitar la tumba de mi madre, Marta Jiménez, y de mi padre, Fructuoso Rodríguez", dice en la carta.

"Cada noche me pregunto: '¿acaso es esta negación una justa decisión? ¿Realmente son humanas las personas que tomaron esta decisión?'", comentó Osvaldo Fructuoso a DIARIO DE CUBA.

8 comentarios

Imagen de LUCEI

Un Esbirro que se siente con derecho al sufrimiento de un semejante no es menos que un Fascista. Esa es la Herencia de la Concordia 60 años tras el desastre. No importa si no has cometido delito alguno, el Fascista gusta de regodearse en el dolor de los demás. Ingente tarea tienen algunas generaciones por venir. Ni el Salfuman borra tanta lacra  junta. 

Imagen de NARCO

Todo el mundo sabe que la policía de Batista, que perseguía terroristas (y la Historia nos ha dejado ver quienes eran realmente esos llamados revolucionaros en estos 60 añitos), no hizo más que acudir al chivatazo de un miembro del Partido. Humbolt 7 fue un número ocho que se hicieron entre ellos mismos, los bonches de bandoleros y matones pervertidos que se hacían pasar por patriotas. Ventura era un santo comparado con ellos.

Imagen de Houdini

Otro que quiere repatriarse.Algunos cubanos o son mazoquistas o es que les gusta que les den por donde se ahogan los bueyes.Sus padres y sus abuelos hicieron posible 6 decadas de sufrimiento y destruccion de los valores morales,sociales y economicos de todo un pueblo.Es hora de pagar el precio y no mas remesas ni viajes a Cuba.Que tengan valor y exijan su libertad como lo hacen los venezolanos y nicaraguenses en las calles. 

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Ser hijo de un martir no es un merito. Por otra parte, el gobierno cubano no debe negar la entrada a ningun ciudadano cubano, sea quien sea o viva donde viva. 

Imagen de Lagrange

La gente del Directorio Revolucionario siempre tuvieron sus desavenencias con el M-26-7. Raúl Castro no podía ver ni en pintura a ninguno de sus lideres, pues casi todos eran universitarios y la Generela Pamela no tiene ni 6to grado. De hecho recientemente su rivalidad con Faure Chomon no se había mitigado. Lo que le estan haciendo al Fructi es un atropello detrás del cual seguro esta Raúl.

Imagen de Parfemio Protopileon Agamenandrido de Bubea

Mmmm... "derecho", "derecho"... me suena, chico.

Imagen de Juan

Esa historia es vieja. Y bastante suerte tuvo que pudo verla con vida varias veces. En conclusión su historia no conmueve a muchas personas porque aquí en Miami hay personas que no han podido ver a su madre ni viva ni muerta porque los malos de la película nunca lo dejaron entrar, ni lo van a dejar entrar.

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Da igual si va que si no va. En cualquier caso, gana la tiranía. Por favor, sumemos nuestro apoyo a la gente que trabaja para que termine esa tiranía: http://www.cubadecide.com

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.