Domingo, 18 de Agosto de 2019
Última actualización: 00:45 CEST
Economía

El 'Periodo Especial' llegó esta vez de puntillas

DDC.

Un nuevo "Periodo Especial" se ha abalanzado sobre la Cuba, pero esta vez furtivamente, de puntillas para no hacer ruido, pues el dictador Raúl Castro ha prohibido que se pronuncie su nombre.

Un periodista estatal que trabaja en una emisora de radio reveló que ellos tienen la "orientación desde arriba" de evitar el uso de esas dos palabras juntas. Les han ordenado que digan "tensión económica", o que  "hay dificultades  para la llegada de materias primas", y otras mentiras.

El propio general Castro al proclamar su Constitución estalinista el pasado 10 de abril aseguró que el país no va a regresar al "Periodo Especial". Y afirmó: "Hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía”.

Eso es falso. Y tampoco es exacta la afirmación de algunos analistas de que Cuba hoy tiene medio millón de cuentapropistas y las condiciones son menos desfavorables que en los años 90.  No, en Cuba la escasez golpea y golpeará a todos sin excepción por muchas razones económicas, políticas y sociales.

Lo que pasa es que ni Raúl Castro ni Miguel Díaz-Canel pueden ya pronunciar  esas dos palabras juntas, "Periodo Especial", por dos motivos: 1) para no echarle más vapor a la caldera político-social, pues la gente culpará al régimen del agravamiento de la situación (ya a Díaz-Canel en las calles le gritan "mentiroso");   y 2) el general y su administrador no pueden aparecerse a estas alturas con los mismos cuentos de camino casi 30 años después para obviar la inviabilidad del socialismo. No hay ahora un mitómano de verbo electrizante  como Fidel Castro, quien engañaba al pueblo como nadie más lo hacía en el mundo.

Se acabaron los pretextos

Hoy a la elite dictatorial le resulta ya imposible políticamente admitir el carácter inviable de la economía socialista castrista, que con "reformas" y "actualizaciones" incluidas solo se mantiene a flote con subsidios extranjeros y cuando estos fallan la economía de Cuba se hunde. Eso negaría lo que tanto enfatizaba Fidel Castro: "El futuro pertenece por entero al socialismo".

En 1990,  cuando casi se terminaron los regalos de dinero y de petróleo desde la ya moribunda Unión Soviética (a golpes de perestroika), Castro I lanzó su "Periodo Especial en tiempos de paz".  Como maestro de la manipulación de las masas sacó de la manga esa frase para eludir la palabra "crisis", que según la teoría marxista-leninista es una lacra exclusiva del sistema capitalista.

Y con el "destete" económico de Cuba de la URSS se produjo el cataclismo. El Producto Interno Bruto (PIB) se desplomó de 31.100 millones de dólares en 1990 a 19.800 millones en 1993. Cayó un 37%, algo nunca antes visto en América en tiempos de paz,  hasta que ahora en Venezuela el PIB ya ha caído un 50% desde 2013.

Nunca  los Castro anunciaron el fin del "Periodo Especial". No se atrevieron. Los niveles del PIB de 1989 no se alcanzaron hasta 2004. Ahora se repite la historia, y es cierto que muchas cosas han cambiado en Cuba, pero en contra de la tiranía y no en su favor, como dice el general.

Caer a un nivel de vida medieval

La percepción de que la crisis de ahora no sería igual a la de hace un cuarto de siglo se basa en que calculan que esta vez el PIB no parece que vaya a caer en un 37%, sino en un 20% o 25%.  Valiente consuelo ese si de todas formas el nivel de vida de los cubanos caerá a niveles medievales.

Para empezar, por ley los pequeños negocios en la Isla no pueden crecer, ni importar nada. O sea, al agudizarse la escasez en el ámbito estatal y dispararse la demanda en el sector privado, incluido el mercado negro, los negocios privados no pueden suplir ese déficit estatal porque no tienen cómo. Incluso si los cuentapropistas recibiesen remesas o préstamos de la diáspora no podrían invertirlo para ampliar sus negocios y compensar  la caída de la oferta estatal. La propia Constitución recién proclamada lo prohíbe.

Además, al cuentapropismo se le prohíbe actividades de tipo industrial. O sea, realmente no produce, solo presta precarios servicios que ya existían en los tiempos de Marco Polo. El Estado mantiene el  monopolio de las industrias del país.

Por otra parte, no hay todavía en Cuba un mercado mayorista. Los negocios privados tienen que abastecerse de insumos y equipamiento en las tiendas estatales a precios minoristas, algo insólito. Y obviamente para tener una ganancia venden a precios altos, inalcanzables para la mayoría de los cubanos, cuyo salario promedio es de 30 dólares mensuales. Así se esfuma la aparente ventaja de que ahora hay cuentapropistas en abundancia y en los años 90 no.

En cuanto a los alimentos, la falta de insumos, pesticidas, fertilizantes, combustible para la maquinaria agrícola, por la falta de divisas para importarlos, afecta tanto a las empresas agrícolas estatales, como a los campesinos individuales. Otro gallo cantaría si los campesinos cubanos pudiesen importar, exportar, y producir libremente como sus colegas chinos y vietnamitas.

Todas las noticias provenientes de la Isla revelan que el descalabro "bolivariano" ha dejado a las familias cubanas con menos comida que poner en la mesa. Hay una alarmante escasez de pollo, harina, aceite, huevos, carne de cerdo, y también de medicamentos, combustible, medios de transporte,  ropa, zapatos y productos de higiene personal. No hay ni amalgama para hacer empastes dentales.

Se van a cerrar 300 empresas estatales industriales

Funcionarios del Ministerio de Economía y Planificación y del Ministerio de Finanzas y Precios aseguraron a periodistas independientes que la economía cubana está al borde del colapso, y que en los próximos meses se van a cerrar total o parcialmente unas 300 empresas estatales industriales por la falta de combustible y por la suspensión de la importación de más del 60% de las materias que necesitan.

En fin, con todos los atenuantes que puedan esgrimir los optimistas sobre las "reformas" raulistas,  en las próximas semanas y meses comenzarán a llegar notas de la prensa independiente sobre la reaparición de las especialidades culinarias propias del castrismo profundo, el verdadero cuando dejan de financiarlo desde el extranjero. Quizás no "bistec de toronja" o "picadillo de cáscara de naranja", pero sí otros inventos por el estilo. Es ley de vida.

Por último, el más claro síntoma de que ya aterrizó el "Periodo Especial" es que la dictadura ha tenido que sacrificar un poco las dimensiones de su maquinaria de propaganda político-ideológica, cuya punta de vanguardia es el diario Granma,  que ya redujo  su tirada y su número de páginas de 16 a ocho, como en los años 90. Lo mismo hicieron los semanarios Trabajadores, Orbe y Opciones

Y todo este desabastecimiento tiene lugar con Maduro aún en el Palacio de Miraflores, quien sigue entregando a Cuba la tercera parte del petróleo que consume —con una triangulación desde Rusia que lo lleva a la Isla— y subsidios por unos 4.000 millones de dólares anuales. De caer Maduro el régimen tendría que gastar casi 2.000 millones de dólares para importar el petróleo necesario.

Ese dinero simplemente no existe. Y  la esperanza de que Argelia relevara a Venezuela ahora está en ascuas,  luego de la renuncia del déspota Abdelaziz Buteflika  a ser "electo" presidente otra vez. El poder podría pasar a manos de  gente "no amiga" de La Habana. Y Rusia en vez de regalarle petróleo le obsequió al general hace unos días cinco sofisticados camiones policiales, por valor de 110.000 dólares cada uno, para trasladar presos y reprimir más cómodamente.

En resumen, antes de caer la dictadura chavista ya Cuba siente embates que dan la medida del batacazo que vendrá si la decencia y la democracia son restablecidas en Venezuela. Porque las remesas, paquetes y viajes a la Isla de la "gusanera" desde EEUU (que incluso podrían descender si se cumplen algunas sanciones anunciadas contra el castrismo) no serán  suficientes para mantener el ya tan penoso nivel de vida de los cubanos.

5 comentarios

Imagen de Lagrange

Plasta de mierda comunista (@Camilito el de San Miguel del Padron): Das lastima payaso, repitiendo el mismo comentario en varias noticias. Se ve que no tienes dignidad ni cerebro para escribir dos comentarios independientes. Bueno, ahi te va tu remake, piltrafa: Como buena yegua sumisa estomacal, confundes lo que es bueno para la nación cubana con lo que es bueno para tus amos y para ti. La pregunta no es ¿Que hay que hacer hoy para mantener el poder? sino ¿Cómo liberar a la nación cubana de la dictadura más larga del hemisferio occidental? A pesar de tu patético título de Economía (tu no eres medico ni un carajo) ese que sacaste en el cagadero de la Facultad de Economía de la UH, pareces no entender que el desarrollo económico necesita de un sustrato democrático que seguro no se va a conseguir con “Reprimir a la oposición como hasta ahora” Pero bueno todos tus desvaríos son entendibles. Estas acostumbrado a que tu amo te ponga la comida en el piso (los cual simplifica la tarea de lamerle las botas) y no logras entender que lo que garantiza tu status de chivato plasta de mierda es contrario a los intereses del pueblo cubano. Das lastima piltrafa. 

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Qué hay que hacer hoy para mantener el poder?  Esa pregunta se la han estado haciendo los dirigentes de Cuba desde el 59. Pues lo que tienen que hacer hoy es: 1. Reprimir a la oposición como hasta ahora. 2. Abrir la economía al sector privado. Vender las empresas estatales y aumentar las inversiones extranjeras garantizando los derechos de los inversores. 3. Cuadrar la caja con el gobierno americano. Y para demostrar su buena fé, entregar a Maduro. Si no hacen esto, enfrentarán otro maleconazo, esta vez sin Fidel. Pueden perder el poder si no actúan así. Los inteligentes de aquí dirán: y la democracia? Y los derechos humanos?  Si respetan eso, también pierden el poder, así que olvídenlo. 

Imagen de Dilan

La realidad es un pueblo que sufre las consecuencias de la mala dirección del gobierno, donde no es un secreto para nadie la corrupción que existe no solo en la base de la pirámide donde todos nos hemos convertidos en caníbales,sino en la cima de la misma,basta con observarlos para darse cuenta que la frase "el poder corrompe" nunca ha dejado de ser tan cierta,sabrán nuestros dirigentes lo que es una cola para adquirir productos de suma necesidad,sabrán ellos que es lo que es lidear con el transporte público,sabrán lo que es una canasta básica,sabrán ellos lo que es vivir un PERIODO ESPECIAL,sabrán ellos lo que es el BLOQUEO (INTERNO O EXTERNO) y si no lo han vivido les interesaría lo que pasa en el pueblo,o será que tienen otros intereses,será que solo defienden intereses personales de un "pequeño" grupo llamado"ESTADO",serán ellos mismos sus propios mercenarios??,serán ellos iguales que el cubano de a pie?? y si no lo son... ¿por qué...no son iguales? y si no son iguales ...donde está el SOCIALISMO...y si hay SOCIALISMO  será LA DICTADURA DEL PROLETARIADO O LA DICTADURA DE LOS DESCARADOS, o será que los cubanos de a pie somos solo peones de este juego de ajedrez tan bien manipulado...que pensaría nuestro Apóstol si viviera y observara como han sido manipuladas sus ideas a conveniencia de ciertas personas aferradas a las mieles del poder...Periodo Especial nuevo...no sé cuando se acabó el viejo...solo sé que son otros tiempos muuy distintos a lo de los años 90...y su principal defecto en lo político radica (y ellos lo saben) en la ausencia de un líder revolucionario y en lo social es que hay una mezcla en la sociedad cubana de nuevas generaciones y otras que ya vivieron el Periodo Especial en su más alta escala,ambas desilusionadas de la forma en la que el Gobierno dirige el pais,una sociedad que no se siente identificada con el Sistema,que ha perdido la fe en sus dirigentes y si no pregúntese cuantos jóvenes son capaces de vender todas sus pertenencias en Cuba y emigrar hacia otros países poniendo en riesgo sus vidas para buscar mejorías económicas,olvidándose de aquella premisa martiana que "el hombre no mira de que lado se vive mejor...si no de que lado está su deber". Desde el punto de vista de este cubano..crisis, crisis necesaria...para cambiar lo que debe ser cambiado,no nuestra independencia!!, no!! y aclaro,Cuba será siempre de los cubanos, "de los de a pie",no de los americanos ni de los descarados...creo que estamos en ese difícil proceso de saber como dirigir nuestra PATRIA ...y termino con una frase de Martí...."EL AMOR MADRE A LA PATRIA...ES EL ODIO INVENCIBLE A QUIEN LA OPRIME...ES EL RENCOR ETERNO A QUIEN LA ATACA

Imagen de Nic

Más que crisis económica o recesión, lo que viene es una depresión profunda.

Imagen de Balsero

Me gustó la frase "no hay ahora un mitómano de verbo electrizante, como Fidel Castro". La gente en Cuba tiene que ver en las redes sociales que la engañaron toda su vida, y que quienes gobiernan no son otra cosa que una banda de facinerosos disfrazados de funcionarios altruistas.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.