Martes, 19 de Marzo de 2019
Última actualización: 01:55 CET
censura

Las redes sociales: nuevo campo represivo de los dirigentes cubanos

El funcionario estatal Yusuam Palacios bloquea a un usuario. (TWITTER/PROYECTO INVENTARIO)

¿El acceso de los dirigentes cubanos a las redes sociales ha supuesto algún cambio en su manera de encarar a los ciudadanos? A juzgar por diversas denuncias en las propias redes, no.

Este lunes, Miguel Díaz-Canel, al referirse a la necesidad de tener en Cuba una "administración pública más eficiente", dijo que un funcionario "que no es sensible no actúa, le molesta que la gente le plantee problemas".

Según la nota publicada en el diario oficial Granma, Díaz-Canel orientó "buscar una acción de gobierno más transparente para la población, que sepa qué estamos haciendo, hacia dónde van las prioridades, que están en función del desarrollo y de sus necesidades."

Sin embargo, la actitud de sus funcionarios en las redes sociales indica que predica en el desierto. 

En un amplio reporte, la publicación independiente El Toque recogió que el ministro cubano de Salud Pública, José A. Portal, habría recibido 36 tuits de la cuenta de la cubana Adriana Fleites el 28 de enero pasado. Fleites pedía atención para su padre, cuya operación de urgencia había sido suspendida a causa del paso del tornado que afectó parte de La Habana ese mismo día.

Fleites, que recién llegaba a Twitter, utilizó la red precisamente para recurrir al funcionario en reclamo del ejercicio de sus funciones. Junto al ministro de Salud, etiquetó unos 30 miembros del Comité Central del PCC, el Consejo de Ministros, medios de prensa estatales, instituciones, ministerios.

Sin embargo, después de dirigir al titular del MINSAP sus mensajes, y no recibir respuesta, el ministro la bloqueó. "¿No era para esto el Twitter?", se pregunta Fleites.

Muchos cubanos comienzan a utilizar Twitter por la posibilidad que ofrece de dirigirse directamente a los políticos y cuadros que tienen cuentas allí, tras la demanda que les hiciera Díaz-Canel de estar presentes en las redes sociales. 

"Sigo prácticamente a todos los dirigentes y funcionarios públicos que he encontrado en Twitter, y les hago preguntas y comentarios, en dependencia del tema sobre el cual tuiteen", explicó a El Toque el cuentapropista Camilo Condis.

Asegura que le "han respondido varios." Pero, agrega, "muy pocos funcionarios del Gobierno responden favorablemente a interacciones que no vengan acompañadas de #SomosContinuidad (un hashtag impulsado por Díaz-Canel y sus seguidores). El presidente nacional de la FEU, Raúl Palmero, me acusó de mercenario por defender el derecho de los cubanos que viven fuera del país a participar en la vida política de la nación".

"El embajador Juan A. Fernández llamó fantoche y burro a otro internauta en una conversación conmigo", comentó. 

Como apunta El Toque, "por una cuestión elemental de tiempo es imposible que los funcionarios públicos respondan todos los comentarios pero, ¿qué sucede cuando bloquean a algún usuario y lo privan de información pública?"

No todos los que resultan bloqueados, apunta el reportaje, atacan al sistema político cubano o son abiertos opositores del régimen. Muchos son individuos que buscan solamente explicaciones o expresan sus cuestionamientos abiertamente.

Las contradicciones entre lo que hacen y dicen los funcionarios son evidentes en el caso de Eduardo Sánchez, quien refiere: "El Presidente del Tribunal Supremo de Justicia publicó un tuit invitando a la ciudadanía a consultar a los funcionarios de la rama judicial sobre cualquier duda respecto a la nueva Constitución. Yo le pedí que me clarificara el artículo de la Constitución vigente que hace referencia a las mayorías necesarias para que sea aprobado un Proyecto de Constitución, y me bloqueó".

Debido a esta situación, el Proyecto Inventario, destinado a reunir denuncias sobre funcionarios que bloquean a los ciudadanos, ha recogido decenas de casos de esta naturaleza en su perfil de la red social.

La pregunta sobre cuán personal es una cuenta de un funcionario público emerge sobre todo cuando estas son usadas, como ha sido el caso de diversos funcionarios cubanos, para ofender y ningunear a sus detractores.

Sin embargo, recuerda El Toque, en Cuba no existe un marco legal o resolución en relación a tal comportamiento. La principal legislación sobre el entorno digital data de 2007 y no hace referencia a estos aspectos.

Es bien conocido el episodio de diciembre pasado, cuando el gobernante Miguel Díaz-Canel se refirió en Twitter a los "mal nacidos por error" en Cuba, y levantó una oleada de críticas.

En su defensa, el exministro, exasesor de Raúl Castro y actual director de la Oficina del Programa Martiano, Abel Prieto, calificó en su cuenta oficial como "voceros anticubanos en las redes" y "sirvientes de quinta o sexta categoría, muy menores, liliputienses", entre otros epítetos descalificadores, a los críticos.

Luego calificó de "chusmería" las reacciones en redes, de "ordinario y grosero" el actuar de los que insiste en llamar "voceros anticubanos", y de "trolls" a quienes reaccionaron airadamente por el comentario. También los ha vinculado con las posturas anexionistas del siglo XIX cubano.

El bloguero oficialista Iroel Sánchez publicó un comentario donde calificó de "cobardes" a algunos que, según su opinión, creen que "insultando a los que estamos lograrán que menos revolucionarios estén en las redes".

Por su lado, el exespía de la Seguridad del Estado, Raúl Capote, calificó de "asalariados troles" a los críticos, a cuyas opiniones dice que a veces no queda otro remedio que responder.

Asimismo, ha habido denuncias por ataques de odio en las redes, originados en Cuba. En ese sentido, el colectivo de médicos cubanos en el exilio #NoSomosDesertores denunció ataques a sus perfiles y sitio web donde se les tildó de "mercenarios", "malagradecidos" y "mal nacidos". Este último, el mismo epíteto usado por Díaz-Canel en su mensaje.

Camilo Condis apuntó: "No están preparados para recibir comentarios y preguntas. Incluso, muchos de aquellos que responden lo hacen a la defensiva, como si el pueblo cubano fuera su enemigo y no se debieran a nosotros."

4 comentarios

Imagen de Un Cubano Libre

El gran problema para ellos es que la Robolucion es tan vieja 60 años, estancada, retrógrada, etc, que nunca pensaron que habría una cosa llamada Internet a la que ellos le tienen terror, sus falsos argumentos no funcionan por qué no pueden engañar más y hoy todo se sabe en segundos.

Imagen de Balsero

Los funcionarios cubanos - incluidos Castro I y II - jamás aceptaron ningún tipo de interpelación o crítica. La tecnología habrá evolucionado pero no los modos y estilos de la dinastía. No hablan sino que gritan. No responden sino que bloquean. No piensan sino que "escupen" frases hechas.

Imagen de pim-pam-pum

¿Pero ese Yusuam es real? Yo pensaba que era un personaje inventado por algún jodedor. Es lo más ridículo y patético que hay. 

Imagen de Ricardo E. Trelles

// Es esfuerzo poco práctico dispersarse en muchas cuentas // - - - - Me concentro en Twitter de Díaz-Canel ( https://twitter.com/DiazCanelB ) porque lo considero vocero central del régimen. Si él o quienes le manejan la cuenta no pueden responer con argumentos es una clara comprobación de que *el régimen* no tiene argumentos. - - - - También es un manera de llegar a la gran cantidad de sus "seguidores", que mayormente participan para "ganar puntos". Estos no pueden evitar ver las respuestas a D-C o a ellos mismos; si se usa mensajes claros, bien fundamentados y sustanciosos, no los convierten de un día para otros pero los ponen a pensar en la situación despreciable en que están.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.