Martes, 19 de Marzo de 2019
Última actualización: 01:55 CET
emigración

Más de 6.000 cubanos entraron a EEUU desde México en los últimos seis meses, revela un informe

Cubanos en un cruce fronterizo. (MARTÍ NOTICIAS)

Poco más de 6.000 emigrantes cubanos entraron a Estados Unidos sin papeles por la frontera con México en los últimos seis meses, la mayoría por Laredo, en el estado de Texas.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, en inglés) de EEUU, desde el pasado primero de octubre, cuando comenzó el presente año fiscal, 6.289 ciudadanos de Cuba se presentaron en el sector sur de la frontera con el vecino país sin documentos y solicitaron asilo político.

El informe indica que 3.445 acudieron al puente fronterizo que conecta Nueva Laredo, México, con Laredo, Texas.

El número, sin embargo, es inferior a los 7.079 que llegaron por esa vía en el año fiscal 2018.

Diciembre fue el mes que registró más cubanos en los puntos fronterizos, con 1.466.

Antes de enero 2017, los isleños que ingresaban a territorio estadounidenses eran favorecidos con la normativa "pies secos, pies mojados", la cual les permitía permanecer de manera legal en el país y, al año y un día, acceder a la residencia mediante la Ley de Ajuste Cubano, aún vigente.

Desde que el presidente Barack Obama, derogó ese beneficio migratorio, los cubanos que llegan a Estados Unidos sin visado no tienen permitida la entrada al país, al igual que otras nacionalidades.

Cuando arriban a los puntos fronterizos o a las costas de EEUU, estos migrantes están obligados a solicitar asilo político y demostrar miedo creíble de regresar a Cuba. En la mayoría de los casos, esperan meses detenidos en centros de reclusión del Servicio de Inmigración, sin garantías de que su solicitud de asilo será aprobada.

Esta semana, una decisión judicial abrió una luz de esperanza para ellos, cuando la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito falló a favor de que las personas que soliciten asilo en EEUU y les sea denegado puedan recurrir en tribunales federales.

Tras el fallo, quienes hayan sido rechazados podrán litigar en los tribunales bajo jurisdicción del Noveno Circuito, que con sede en San Francisco, integra nueve estados del oeste, entre ellos Arizona, Nevada, Oregón y Washington, además de la propia California.