Martes, 19 de Febrero de 2019
Última actualización: 21:59 CET
Sucesos

Mayarí-Cueto, un tramo rojo en las carreteras holguineras

Accidente en Holguín. (EMILIO RODRÍGUEZ PUPO / FACEBOOK)

En la madrugada de este miércoles 12 de diciembre ocurrió un trágico accidente en la entrada de la ciudad de Mayarí, por la carretera de Holguín. Un ómnibus Yutong, procedente de La Habana y que cubría la ruta hacia el municipio, impactó de lado con un todoterreno de los años 50, marca Toyota, y se volcó, dando varios giros hacia un lateral de la vía.

El saldo fue de tres muertos y 35 heridos. Según algunos testimonios, el conductor del ómnibus quedó encandilado por las luces del automóvil Toyota que venía en sentido contrario y, al verse ante el peligro de atropellar a un ciclista que solo vislumbró a punto de impactarlo, intentó hacer la peligrosa maniobra de esquivarlo levemente mientras se cruzaba con el Toyota. Pero terminó rozando por un lado al todoterreno, lo que bastó para que perdiera la vida uno de sus pasajeros, el que iba precisamente en el sitio del impacto.

Presumiblemente, ambos iban a una velocidad alta, tal vez excesiva. La guagua venía con el impulso de bajar una pendiente y los Toyotas son famosos en esta zona por correr demasiado. Los dos pasajeros de la guagua que fallecieron quedaron atrapados debajo y hubo que esperar más de dos horas a que llegara una grúa para retirar los cuerpos.

Alexander, un técnico de transporte que se hallaba como observador en el lugar del siniestro, explicó que "los ómnibus Yutong son muy descompensados entre el ancho y el alto, y están diseñados para carreteras casi planas, de poca pendiente".

"Pero las carreteras aquí, además de tener pésima capa de rodamiento y muchos tramos con baches y badenes, tienen demasiada pendiente desde el centro hacia a los bordes. Muchas Yutong se han volcado por esa razón. Aunque en este caso el roce con el Toyota fue contundente y estaba lloviznando desde el día anterior, lo que contribuyó a la fatalidad", añadió. Sin embargo, se ha de esperar a que los peritos hagan su investigación y verifiquen las causas precisas.

Un sobreviviente con pocas lesiones dijo: "Los de la parte de adelante tuvimos mejor suerte, los muertos y los lesionados más graves son del fondo del ómnibus".

"Fue una cosa horrible, vernos dando vueltas, sin hallar donde agarrarse, todo el mundo gritando. Fueron fracciones de segundos y luego la desesperación por no poder salir de allí. 14 horas dando rueda y llegando casi a casa vino a pasarnos esto, fue mala suerte de verdad".

En los últimos tres meses han ocurrido más de media docena de accidentes en Mayarí, casi todos en el tramo de Mayarí-Cueto, de esta misma carretera a Holguín que, sin estar en buenas condiciones todavía, nunca antes estuvo mejor en las últimas tres décadas.

En ello influye además el estado técnico desfavorable del parque automotor, la antigüedad de los vehículos en circulación, la falta de señalización en las vías y las negligencias de los conductores.

Al menos tres todoterrenos antiguos de transporte de pasajeros se volcaron con víctimas fatales; un auto Lada se incendió pereciendo el conductor; un "almendrón" se salió de la carretera dando varias vueltas, dejando heridos, y un camión se fue igualmente por la cuneta.

Y en la misma carretera, pero en su tramo rumbo a Sagua de Tánamo, otro ómnibus chocó con un camión hace algunas semanas, afortunadamente sin muertes, pero con muchos heridos y lastimados.

Algunos de estos accidentes han sido divulgados por los medios de difusión locales, como parte de un fenómeno comunicativo que es novedoso en nuestro país. Hasta hace poco tiempo, hechos como estos, que son la quinta causa de muerte en Cuba, simplemente no se divulgaban.