Domingo, 21 de Julio de 2019
Última actualización: 12:56 CEST
EMIGRACIÓN

La cubana embarazada varada en Panamá termina su espera 'deportada a la fuerza'

Yaima Millares. (CIBERCUBA/Y.M.CUESTA)

El Gobierno de Panamá deportó este sábado a la madre embarazada y con tres hijos que no quería regresar a Cuba y llevaba una semana durmiendo en la zona de tránsito del aeropuerto de Tocumen, en la capital de ese país.

Según relató un familiar de la mujer a CiberCuba, Yaima Millares Cuesta y sus hijos de 17, ocho y cinco años fueron subidos "por la fuerza" a dos aviones con destino a la Isla.

De acuerdo con el relato, los funcionarios de Inmigración primero se llevaron a los niños. La familia se resistió a que los separaran, pero la Policía intervino y terminó sacando esposado al hijo adolescente de Millares Cuesta.

Los tres niños fueron subidos solos a un avión y enviados a Cuba. La madre fue montada en otro, según dijo el familiar de la deportada.

Precisó que al llegar a La Habana le entregaron a sus hijos y las autoridades la montaron en un taxi del Estado pagado por ellas, que trasladó a la familia a Cienfuegos.

Millares Cuesta se encuentra ya en la casa de su madre con sus tres hijos. Para poder viajar a Trinidad y Tobago ella vendió su casa.

La cubana llegó al aeropuerto panameño el viernes 26 de octubre deportada desde Puerto España. Un día antes las autoridades de Trinidad y Tobago le retiraron el pasaporte a ella y a su familia porque consideraron que su reserva de dos días de hotel no era fiable para dejarle acceder al país con sus hijos, según detalló CiberCuba.

Su caso se hizo viral por un vídeo publicado por este mismo medio en el que se veía a Millares de rodillas, pidiendo clemencia a los agentes de Inmigración trinitenses. "No quiero volver a Cuba", decía.

El viernes la Defensoría del Pueblo ofreció atención a Millares Cuesta, pero las gestiones no prosperaron. DIARIO DE CUBA estableció comunicación con la sede de la organización gubernamental y una funcionaria que no quiso identificarse dijo que no tenía autorización para ofrecer detalles del caso.

En 2015, Millares Cuesta se plantó frente a la entonces recién estrenada embajada de EEUU en La Habana con una pancarta en la que se podía leer: "Siete niños con hambre" (los suyos y sus sobrinos).

La Policía la desalojó violentamente del lugar y fue detenida. La escena la grabó un turista brasileño, se hizo viral y fue recogida por las televisiones de Miami.

Otro cubano deportado

Lázaro Miguel Gutiérrez Bacallao también fue deportado este viernes a la Isla tras permanecer varado en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, desde el pasado 14 de octubre.

CiberCuba no pudo confirmar si las autoridades cubanas aceptarían su ingreso en el país, ya que tiene una carta de inadmisibilidad del régimen cubano.

5 comentarios

Imagen de Pamela Landy

Lo siento muchísimo por ella y por su prole, pero este era el lógico desenlace de una historia absurda desde el principio. Exactamente como Balsero explica, en Cuba "mucha" gente no tiene percepción ni de respeto ni de leyes. La ley o política de 'pies secos, pies mojados' fue explotada al máximo común denominador por compatriotas nuestros, y muy a pesar de todas las advertencias "que no abusaran del privilegio", obligaron al gobierno norteamericano a borrar de un plumazo la prerrogativa de nuestros compatriotas. Muy mal como otros tantos, con mejor suerte que esta pobre señora, vender hasta la casa para lanzarse a no se sabe dónde, para vivir de bonos de alimentos. Ni bien pensado, ni bien planificado. Luego, la actitud beligerante para reclamar 'derechos' para los cuales les faltó valentía -a muchos- dentro de la isla, parece que al salir les sale hasta por los poros. E insisto, este caso es muy duro, pero este era el único desenlace posible a la historia.

Imagen de Balsero

Cuando alguien va a un tercer país, debe conocer y respetar las leyes locales. Esto, que parece una obviedad, no lo es para muchos cubanos que están en estos momentos en diferentes países de la región, y en situación migratoria irregular. De existir la Ley Pies Secos - Pies Mojados (muy beneficiosa) pasamos a ser parias. Y sobre la deportación en sí, pueden ser pactadas o violentas. Pero está mal querer resolver estos problemas de frontera con guapería, como en este caso, que se haría en el propio país. Panamá está aplicando sus leyes y no veo mala fe. Venezuela está expulsando a sus hijos de a miles por día y sin embargo, no causan problema alguno y son absorvidos como fuerza laboral, siempre respetando las normas del país que los recibe y agradeciendo a aquellos que nos dan una oportunidad.

Imagen de leoncio badia

A ver juanadearcos, que le vas hacer a Panama, le vas a dar Pam Pam?; es lo mismo que hace Trump, cosa que tu defiendes, claro, en el caso de los "indios centroamericanos", por supuesto!!!.

Imagen de leoncio badia

Leo; "deportacion a la fuerza". Es que hay deportacion amable, carinosa, amorosa??. Hay alguien que se auto deporte?. DDC y sus boberias!!!.

Imagen de juanadearcos

Panamá pagará muy caro este abuso y todos los que ha ocacionado a los cubanos en su tierra . Recordemos los actos de repudio que aprobó,  el trato a la verdadera sociedad civil independientes en la cumbre que allí se celebró todo eso refleja una connivencia con la dictadura.  

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.