Miércoles, 20 de Marzo de 2019
Última actualización: 13:47 CET
economía

El Gobierno cubano pide reestructurar su deuda con el BNDES brasileño

Sede del BNDES. (AGENCIA BRASIL)

Representantes de la cancillería brasileña, del Ministerio de Hacienda y del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES), principal tenedor de la deuda cubana con Brasil, se encontraron esta semana en La Habana con sus contrapartes locales, según reporte de AFP, para renegociar los plazos de pago de la deuda que el Gobierno de la Isla tiene con esa entidad.

"Lo que tenemos ahora es un atraso, no es un default. Solo se considera default cuando el impago suma 180 días de atraso, y eso no ha ocurrido", explicó el embajador Orlando Leite, quien lideró la misión brasileña. La cuota atrasada de junio vence a fines de este año.

Leite detalló que buscaron conocer las razones del atraso y explicar a los cubanos los procedimientos durante las reuniones que se desarrollaron entre martes y miércoles.

"Las explicaciones que recibimos es que su capacidad de pago se afectó por el bloqueo que le aplica Estados Unidos y por el huracán Irma", que golpeó sus cosechas y el turismo, uno de sus principales motores económicos, indicó.

"La deuda atrasada hasta final del año son 110 millones de dólares", según explicó Leite. De este monto, parte corresponde al préstamo para la construcción del puerto del Mariel realizado por el BNDES y otra a la compra de alimentos vía el Programa de Financiamiento de Exportaciones (PROEX).

Ambas entidades financian las exportaciones realizadas por firmas brasileñas, que luego Cuba paga a crédito. La deuda del BNDES tiene seguro de exportación y la del PROEX está respaldada por el Tesoro. 

Actualmente la Isla tiene una deuda calendarizada con el BNDES de unos 600 millones de dólares, principalmente por la construcción del puerto del Mariel, que estuvo a cargo de la brasileña Odebrecht.

El Gobierno de Cuba pidió reestructurar las cuotas desde junio de este año y diciembre 2019. Los pagos se retomarán a mediados de 2019, pero con cuotas menores a las que corresponden. La normalización de los pagos comenzaría en enero de 2020, y a esas parcelas se sumará la parte reprogramada, según explicó el embajador.

El planteamiento será elevado a las autoridades brasileñas para su consideración y, después de presentadas las propuestas, puede abrirse paso a una negociación.

Las pláticas se realizaron pese a que, tras la destitución de Dilma Rousseff, la Isla no reconoce al Gobierno de su sucesor, Michel Temer. Las relaciones diplomáticas están a nivel de encargados de negocios.

Ocurren también en momentos en que el derechista Jair Bolsonaro, en la acera ideológica opuesta al gobierno de Cuba, se perfila como favorito para asumir la presidencia de Brasil, lo que podría complicar la relación.

"Explicamos a Cuba los procedimientos internos de Brasil para el tratamiento de deudas atrasadas. Un país con deuda atrasada no puede acceder a nuevos créditos. Es un tema técnico, no político", precisó el embajador.

Brasil es un importante abastecedor de alimentos de la Isla. El comercio entre los dos países fue de 446,8 millones de dólares en 2017, según cifras oficiales cubanas.

Leite explicó que Brasil y Cuba mantienen una relación antigua. Aclaró que la deuda no puede mezclarse con la exportación de servicios médicos de Cuba, que en Brasil se conoce como "Más Médicos", y que tiene como intermediaria a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

"Brasil no puede tocar esos recursos. Estaría dejando de cumplir un acuerdo con un organismo internacional", precisó.

Sin embargo, la delegación brasileña sugirió a las autoridades cubanas evaluar esa posibilidad. "Es sólo Cuba la que decide qué hace con esos recursos", comentó.

Según un cálculo oficial, Cuba ha recaudado globalmente en servicios médicos un promedio de 11.000 millones de dólares anuales en el último lustro.

Brasil apoyó a Cuba durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), con Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

En 2014 se inauguró la primera fase de Mariel, que Brasil financió con 800 millones de dólares en bienes y servicios.

A mediados de septiembre, el presidente del BNDES, Dyogo Oliveira, reconoció que su entidad no debió haber prestado dinero a Cuba ni a Venezuela.

Brasil debe reportar el atraso de deuda al Club de París, entidad a la que pertenece y con la que Cuba ha tenido una exitosa renegociación en 2015. Tanto así que Europa es hoy el primer socio comercial de la Isla, con importante inversión en turismo y servicios.

1 comentario

Imagen de Balsero

Tema espinoso. No creo que el gobierno cubano quiera incumplir un acuerdo que hoy es muy incómodo para afrontar porque el adelantado Bolsonaro puede llegar a reclamar de malos modales (al estilo Trump) el pago, a Díaz-Canel y acusarlo de promover los negocios espureos a favor de los Castro. Mariel es el gran monumento latinoamericano a la corrupción y tiene el sello de López -Callejas.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.