Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 14:03 CET
Trabajo

Bicitaxistas, a la espera de la próxima arremetida policial

Bicitaxistas en Arroyo Naranjo, La Habana. (M. GUERRA PÉREZ)

Numerosos bicitaxistas de los empobrecidos repartos La Güinera y Vieja Linda, en el municipio habanero de Arroyo Naranjo, han sufrido el decomiso de sus vehículos y rigurosas multas por parte de la Policía.

El mayor de los decomisos ocurrió hace tres semanas en La Güinera, donde 21 bicitaxis que estaban en un parqueo fueron confiscados en horas de la madrugada.

"Muchos policías llegaron en un camión, antes de las 6:00AM, al parqueo que pagábamos para guardar los bicitaxis, y se los llevaron todos para la unidad del Capri", comentó Mijaíl, uno de los que perdió su medio de trabajo en esa redada.

"Nos dijeron que los bicitaxis no tenían papeles, y nada más. Al dueño del local lo multaron con 3.000 pesos (120 dólares), la Policía dijo que era un parqueo ilegal", relató.

Varios bicitaxistas que operan en La Güinera han sido multados con 1.500 CUP (60 dólares) por no cumplir leyes de tránsito, no tener la documentación en regla o llevar la música a alto volumen.

La mayoría carece de licencias, pero su rol para la población es primordial.

"No sé por qué los acosan tanto. Esta gente nos resuelve el problema de la caminata. Desde afuera hasta el final hay como dos kilómetros y la guagua que entra aquí es un fantasma", comentó Rosa, de 54 años, mientras esperaba un bicitaxi.

Raidel Hernández dijo que en julio le retiraron su licencia operativa por poner la música a alto volumen en su bicitaxi y por el exceso de colorido.

"Un policía de la motorizada me llevo para la unidad del Capri por llevar música alta en la bici y allí me quitaron todo, me dijeron que esto no era una carroza", comentó Hernández, de 26 años.

Varios conductores del reparto La Güinera afirmaron que la pasada semana presentaron una carta al gobierno municipal de Arroyo Naranjo con la firma de unos 30 bicitaxistas y de casi 100 clientes que también se sienten perjudicados.

"Después que entregamos la carta la cosa ha estado más suave, pero no sabemos cuándo la Policía volverá a cargar contra nosotros", dijo uno de ellos, que prefirió el anonimato.

Otros conductores han dejado de trabajar por temor a perder sus bicitaxis y a las rigurosas multas. Algunos salen por la noche porque creen que hay menos control policial.

La mayoría de los bicitaxistas son padres de familia y personas necesitadas que prefieren ganar unos pesos de manera honrada que delinquir.

"Nos están cayendo arriba, siempre llega la Policía para verificar los bicitaxis y pidiendo papeles hasta de los DVD que tenemos para la música", dijo uno de los choferes.

En el reparto Vista Alegre, las autoridades también realizaron un operativo en julio, decomisaron varios bicitaxis e impusieron multas. Los que quedan tienen miedo a perder el vehículo y a las multas, así que hay muy pocos trabajando.

La Oficina del Ministerio del Trabajo en el municipio Arroyo Naranjo dice que no se darán licencias operativas para bicitaxis hasta después de octubre. Primero tendrá que aclararse todo lo referente a taxistas privados, declaró a DIARIO DE CUBA una fuente de esa entidad.

"Tengo que seguir ganándome unos pesitos para la comida de la casa; si me voy, no tengo otra cosa que hacer, y la cabeza no la puedo perder", comentó Daniel, bicitaxista padre de dos niños.

A diferencia de los bicitaxistas que operan en Centro Habana o Habana Vieja, donde los viajes cuestan como mínimo un dólar, las ganancias en estos barrios empobrecidos en un día de trabajo son de entre cuatro y seis dólares.

Los bicitaxis están hechos de forma totalmente artesanal, con tubos de acero o hierro, gomas de motos y lo que aparezca. Usan asientos de ómnibus o de autos, y techos de lona o sacos. Muchos llevan música, ventiladores y son algo coloridos.

Un bicitaxi puede costar desde 300 dólares (7.500 CUP) en adelante, de acuerdo con el estado de las gomas, la pintura y el confort. Algunos llegan a superar los 800 y los 1.000 dólares, según varios bicitaxistas entrevistados.

1 comentario

Imagen de el viejo capao

Mientras más grandes sean las ruedas del bicitaxi más fricciones hay con el piso y más tiene que pedalear el que la maneja. En fin, los inventos criollos a veces son muy malos... 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.