Viernes, 17 de Agosto de 2018
Última actualización: 14:47 CEST
sucesos

Concluye el juicio por violación y asesinato en Cienfuegos bajo fuertes medidas de seguridad

La zona cercana al Tribunal Provincial permaneció acordonada. (14YMEDIO)

Este miércoles finalizó el juicio oral en el que fueron juzgados tres acusados por los delitos de violación y asesinato de la joven Leidy Maura Pacheco Mur, hechos ocurridos el pasado septiembre en Cienfuegos.

Según el reporte del semanario cienfueguero 5 de Septiembre, durante las dos jornadas de la vista, se escucharon los testimonios de más de 40 testigos y presentaron pruebas documentales incriminatorias de los tres acusados, cuya identidad ha permanecido en secreto hasta la fecha.

En el proceso "fueron revisadas las evidencias, entrevistados varios testigos", se señalaron otros delitos de los encartados, mientras que el "instructor a cargo (…) expuso allí, basado en la tecnología y con el uso de técnicas policiales, cómo arribaron a conclusiones para iniciar el proceso judicial", indica la publicación, que realiza un inusual seguimiento del caso.

Señala que el juicio "transcurrió con total tranquilidad. Los tres acusados fueron provistos de sus abogados defensores. Se trabajó milimétricamente para que sus derechos fueran respetados. Antes de comenzar, tanto los acusados como sus representantes, estuvieron de acuerdo con la constitución del tribunal, donde participaron tres jueces profesionales y dos legos."

Acerca de los acusados, señala la nota que "permanecieron sentados frente al estrado (...) pensando quién sabe en qué, unas veces atentos y hasta con la cabeza erguida, otras con la mirada baja, escuchando las declaraciones de los testigos, las preguntas del Ministerio Público, de los abogados de la defensa y de la presidenta del tribunal, quien con voz firme condujo de manera magistral el acto del juicio oral."

En las conclusiones provisionales de la fiscal, se hizo énfasis en que la víctima era una joven "joven de 18 años con un niño pequeño que ha quedado huérfano de madre, que el día de los hechos se dirigía a su casa, adonde nunca llegó."

A esta vista "tuvieron acceso familiares de la víctima y de los acusados, en cifra restringida, atendiendo a las medidas de seguridad", dice el reporte.

Fuera del tribunal, a varios metros de distancia del edificio donde transcurría el juicio, una multitud de personas aguadaba tras un cordón de seguridad tendido por la Policía y por miembros de Tropas Especiales (conocidos en Cuba como "boinas negras").

Concluye la nota del 5 de Septiembre que, tras leerse las conclusiones provisionales de la Fiscalía y de la defensa, el juicio quedó concluso para sentencia. Los jueces tienen ahora seis días para pronunciarse y cinco para notificar a las partes. Frente a esa sentencia, los acusados podrán presentar recurso de apelación ante las instancias superiores de justicia.

En un vídeo publicado por el diario 14ymedio pudo verse el momento en que un grupo de individuos salía a la carrera del edificio del tribunal y subía a un camión cerrado de la Policía, que al abandonar el lugar, recibía gritos de "¡Asesinos!", desde la multitud aglomerada alrededor.

El medio independiente indicó que un trabajador del Tribunal Provincial les informó, bajo condición de anonimato, que habían "sacado al personal no indispensable del edificio". Las autoridades restringieron también "el uso de celulares y dispositivos de grabación."

El Código Penal cubano, en su Artículo 263, sanciona con privación de libertad de 15 a 30 años o pena de muerte, al que mate a otro "al obrar por impulsos sádicos o de brutal perversidad".

Este caso y el juicio posterior han recibido una atención inusual tanto de la prensa oficial como de la población. En Cuba no se suele ofrecer cobertura de hechos de sangre ni de procesos penales de ninguna naturaleza.

Habitantes de Cienfuegos entrevistados por 14ymedio se quejaron, no obstante, de la parquedad de los reportes ofrecidos.

"Ayer había mucha gente esperando el resultado del juicio. Pensábamos que darían más información, pero la prensa casi no dijo nada de lo que ocurrió en la sala", declaró Elisa, ama de casa que vive en una dirección cercana al Tribunal Provincial de Cienfuegos.

"Deberían darles paredón. Eso es lo que la gente está pidiendo y lo que se merecen. Esa muchacha no se metía con nadie. Tienen que poner mano dura porque si no estos crímenes van a continuar", agregó la mujer.

Yonierky Gómez, estudiante de Medicina, dijo por su parte que la violencia ha crecido "en los últimos años en Cienfuegos: 'Antes tú podías ir a las fiestas y salir por la noche sin miedo a que te pasara algo, pero a cada rato hay noticias de puñaladas, robos y violaciones. Pero en la prensa de aquí no salen, claro'".