Domingo, 20 de Mayo de 2018
Última actualización: 18:19 CEST
Emigración

De Capurganá a Ciudad de Panamá: la selva se traga a cuatro niños y sus madres

Los emigrantes cubanos en el poblado de Nacho-Kuna, Panamá. (J. A. GÓMEZ TOBÓN)

Luis Alberto Ávila García sacude una pequeña hoja de papel con desespero. El temor de una nueva deportación se ha apoderado de él. Las tres horas en el salón de la Oficina Nacional de Atención para Refugiados de Ciudad de Panamá "se han vuelto eternas".

Ha llegado hasta aquí tras su tercer cruce por "El paso de la muerte", como llaman los emigrantes al Tapón del Darién. En su cabeza dan vueltas los rostros de cuatro niños desparecidos junto a sus madres en la selva.

Todo empezó cuando su primo Damián regresó a Capurganá, Colombia. Luis lo había despedido horas antes en la playa. Lo había visto subir a una pequeña embarcación de madera en medio de la noche con otros emigrantes.

Según Damián, lograron divisar la orilla de Puerto Obaldía, Panamá, pero allí había un fuerte operativo del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT), y el "coyote" (traficante de personas) que los trasladaba decidió que había que regresar.

De vuelta en Capurganá, Damián pidió a Luis que lo acompañara en otro intento, y ambos partieron junto a otros tres cubanos y nueve africanos, entre ellos siete niños.

Cada uno pagó 250 dólares al coyote para entrar en el mar, en medio de la noche. Esta vez, tampoco llegarían. Un fuerte oleaje y los gritos de los niños obligaron al traficante a dejarlos en una playa, en medio de la selva y distante del poblado indígena Nacho-Kuna, en Panamá.

Durmieron en la playa, temerosos de los peligros del monte. Despuntando el sol y después de desayunar agua de panela con galletas de soda, empezaron a subir la loma, rumbo al poblado indígena.

Allí descansaron una hora para continuar por la trocha vieja rumbo a Metetí (Panamá), pero después de subir lomas, vadear ríos, atravesar pantanos y a punto de llegar, se percatan de un puesto de control de SENAFRONT en medio del sendero. Otra vez había que dar marcha atrás.

La selva se traga a cuatro niños y sus madres

De nuevo en Nacho-Kuna, por una tarifa de 150 dólares por emigrante, contrataron dos lugareños para que los guiaran por la trocha nueva. Un indígena iba delante y otro en la retaguardia en el nuevo intento para coronar la loma. Pero la jornada se hizo extensa y difícil, al tener que ir abriendo camino con los machetes. A las 4:30 de la tarde el grupo se había dispersado y había sido abandonado por los coyotes en medio de manigua.

Los cinco cubanos y tres adolescentes africanos intentaron desandar el camino a ver si se topaban con las dos madres y los cuatro niños rezagados. Dieron vueltas y vueltas en el bosque hasta bien entrada la noche buscando a los perdidos.

A la mañana siguiente, sin esperanzas, decidieron hacer el duro camino de regreso a Nacho-Kuna para buscar ayuda.

Al volver informaron jefe del poblado de la perdida de los niños angoleños y sus madres e identificaron a los dos coyotes que los abandonaron.

Durante dos días, cuadrillas de indígenas buscaron a los desparecidos. El jefe del poblado tomó la decisión de reportar lo sucedido y se comprometió con los cubanos a entregar los tres niños restantes a las autoridades en Puerto Obaldía.

Entre los angoleños desparecidos desde el 28 de abril, hay dos mellizas de seis años, un niño de cinco años, una adolescente de 14 años y dos mujeres de entre 35 y 40 años.

Hay que continuar

El cacique ordenó a los dos coyotes llevar a los cubanos hasta la aldea de Sinaí, cerca de Metetí. Esta vez la jornada transcurrió sin contratiempos.

Después de seis días y tres intentos, un indígena Kuna, a cambio de 250 dólares por cada cubano, se comprometió a llevarlos hasta Ciudad de Panamá.

Con su experiencia, Luis pactó una condición: que el dinero fuera entregado tras alcanzar el destino.

Toda la noche caminaron por pastizales y cruzaron ríos evadiendo los fuertes controles de la SENAFRONT. Al borde de la carretera, esperaron el alba para contactar al buen samaritano en que se ha convertido la Iglesia Católica para los migrantes en Panamá.

Por WhatsApp, les indicaron cómo y por qué medio podían solicitar el estatus de refugiados.

Ahora, sin dinero, a Luis y Damián solo les queda la esperanza del refugio y contar con el apoyo de sus familiares en Estados Unidos. A cada uno de los cubanos el trayecto desde Capurganá a Ciudad de Panamá le ha costado 2.000 dólares.

Cada noche Luis ora en silencio por los niños y mujeres que se tragó la selva.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Espero que esos corpulentos inmigrantes no esten vinculados a la M 13 y que esos tatuajes sean socialistas, no de una ganga. Es eso lo que USA necesita importar?

Imagen de Anónimo

Las madres angoleñas -lo mismo que si fueran cubanas, da igual- fueron muy irresponsables al arriesgar la vida de sus hijos/as en una selva tan peligrosa. Qué Dios las perdone si ya no están en este mundo. Los ciudadanos de Angola no requieren visado para entrar a Panamá hasta 180 días, de modo que no me explico el que hayan querido entrar de forma ilegal al país istmeño. Y a mis compatriotas, les deseo suerte. Obviamente, no leen las noticias y si las leen, no les interesa. Panamá los deportará a Cuba tan pronto determine que no califican para refugio político. El presidente panameño, Juan Carlos Varela, lo dejó muy claro. Firmó un acuerdo con Cuba para agilizar los procedimientos de deportaciones. 

Imagen de Anónimo

¡Qué horror! Descansen en paz. No debemos de juzgar a quienes hacen estas acciones llevados por la desesperación, en todo caso los culpables son los gobiernos que hacen que la gente, sea de donde sea, salga a arriesgarlo todo en busca de una vida mejor, algunos logran llegar a la meta, otros quedan por el camino y sólo podemos desearles un descanse eterno.

Imagen de Anónimo

Bueno, está muy triste la historia, pero de historias tristes está llena nuestra odisea bajo el castrato, prefieren que se los trague la selva, antes de reclamarles a los tiranos que los maltratan, y más irresponsable aún es exponer también a sus hijos.

Imagen de Anónimo

Esto es lo que deberían haber hecho TODOS los que cruzan esa selva. Usar una BRUJULA y saber también orientarse con el sol en dependencia del país. No confiar solo en coyotes. Le deseo mucha suerte a esos avispados jóvenes cubanos y que hayen un pais que felizmente los acoja.

Imagen de Anónimo

Supongamos que entendía ese viaje antes de que cerraran las fronteras de USA. Pero ahora, ¿cuál es el objetivo de esa locura? Qué se queden en el primer país que les dé refugio. Lo más importante es ser libre. Olvídense de los Estados Unidos.

Imagen de Anónimo

el que por su gusto muere hasta la muerte le sabe , el problema son esas madres sin escrúpulos que secuestran a sus hijos ponen en Riesgo la  vida de los niños deberían de encarcelarlas algunas hdpta usan menores de edad para intentar Chantajear 

Imagen de Anónimo

Triste noticia. Dios a coja a esos niños y sus madres desaparecidas en la selva y les proporcione la paz que nunca alcanzaron en la Tierra.

Imagen de Anónimo

@15:20: quien si no?????? Claro que es ese viejo HP y malaentraña!!!! Ojo, no soy 15:04!

Imagen de Anónimo

15:04: a qué viejo te refieres? al viejo baboso cara de nalga de "arriba mi cuba bella"?

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.