Martes, 20 de Agosto de 2019
Última actualización: 02:03 CEST
Emigración

Muerte, estafas, abusos: sigue el drama de los cubanos en la frontera Colombia-Panamá

Un emigrante cubano mira el Tapón del Darién desde Capurganá, Colombia. (J. A. GÓMEZ TOBÓN)
El cubano Luis Alberto Ávila García ayudando en la cocina de un pequeño restaurante de Capurganá. (J. A. GÓMEZ TOBÓN)

En agosto de 2016, en la localidad de Turbo, Colombia, 86 emigrantes cubanos se agolparon frente a las oficinas de Migración para exigir un trato digno. Esa protesta dejó al descubierto el drama sufrido por cerca de 6.000 isleños que durante meses llegaron a la región para intentar cruzar la peligrosa frontera con Panamá en un viaje hacia Estados Unidos.

La fuerte presión internacional y de la prensa hizo que Colombia y Panamá flexibilizaran el trato a esos emigrantes y la mayoría logró su sueño de llegar a Estados Unidos, pero ahora las reglas se han endurecido de nuevo.

Según datos aportados por la administración del muelle de pasajeros del Waffe, en Turbo, entre el 1 de enero y el 25 de noviembre de 2017, un total de 790 cubanos salieron de forma legal desde allí hacia la localidad colombiana de Capurganá, fronteriza con Panamá. Pero desde el 26 de noviembre la guardia panameña redobló los controles para interceptar isleños en la frontera, y Migración Colombia dejó de expedir los salvoconductos que permitían a los cubanos el tránsito hasta el vecino país.

Este cambio ha abocado a decenas de cubanos a confiar sus vidas a los traficantes de personas y aventurarse por rutas aún más peligrosas que la llamada Montaña de la Muerte, de la selva del Darién. Hoy a ningún emigrante se le vende boleto para viajar de forma legal a Capurganá. La causa es la falta del salvoconducto colombiano.

Como "El Paso de la Muerte" es conocido el trayecto de 80 kilómetros que separan Capurganá y la localidad panameña de Metetí. En él han perdido la vida decenas de emigrantes. Los cubanos —a diferencia de los africanos, asiáticos o latinoamericanos—, además de sortear la muerte, los peligros de la selva, los robos y a los grupos armados ilegales, sufren la persecución del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (SENAFRONT).

En endebles embarcaciones de madera, sin la mínima seguridad y pagando 250 dólares, los cubanos se aventuran en mar abierto o intentan sortear los controles migratorios por peligrosas trochas que atraviesan la selva del Darién. Algunos, solo logran una anónima lápida marcada con las siglas NN, como la bebé de 18 meses y su padre que murieron ahogados el pasado 26 de marzo en Puerto Obaldía, Panamá.

Los tres intentos de Luis Alberto Ávila

En su primer intento, a Luis Alberto Ávila García solo le tomó un mes cruzar nueve países. Al llegar a Turbo le fue fácil adquirir su salvoconducto, lo que le permitió comprar un boleto con destino a Capurganá por solo 23 dólares. Así le fue fácil llegar a Ciudad de Panamá y continuar su viaje sin mayores contratiempos.

En diciembre de 2016 arañó su sueño americano en la frontera estadounidense. Pero en Tapachulas, México, fue detenido y, después de dos semanas en los calabozos del centro de detención migratoria Siglo XXI, fue deportado a Cuba.

En ese intento Luis casi pierde la vida. Cuando cruzaba el río Tuira, en Panamá, una crecida se les vino encima. Él nadó con fuerza y logró llegar a la orilla, pero a los dos ecuatorianos que venían detrás "se los tragó el río". Ese recuerdo a veces lo asalta en las noches.

Obsesionado con llegar a Estados Unidos, Luis salió nuevamente de Cuba el 11 noviembre de 2017. Esta vez tenía estrategias para evadir los controles en México, pero al llegar a Turbo se encontró con que Migración Colombia ya no expedía salvoconductos y supo que en Panamá las autoridades habían desplegado puestos de control fronterizos para capturar a los cubanos.

Durante dos días, Luis deambuló por las calles de Turbo intentando contactar un "coyote" (traficante de personas). Un joven en moto lo recogió en el parque aledaño al muelle del Waffe. Sin mediar saludo, le pidió 20 dólares y le ordenó subirse. La moto dio varias vueltas por calles embarradas y paró en una esquina sin iluminación. De la oscuridad salió otro joven, de no más de 20 años, que con voz áspera le dijo "sígame".

Luis fue llevado a una pequeña habitación de madera, techo de lata y sin ventanas, en la que había otros emigrantes hacinados. 250 dólares le costó ser parte de ese grupo que en cualquier momento partiría hacia Capurganá.

Una madugada, a las 4:00, fueron llevados a una playa de Turbo. En silencio total, el coyote hizo subir a 28 emigrantes en una frágil embarcación de madera y partieron. A los 30 minutos apagaron el motor de la pequeña nave y soltaron ancla en alta mar. Luis vio el sol salir y ocultarse achicando agua.

Ya entrada la noche hicieron transbordo a otra embarcación con un motor de 200 caballos de fuerza. Con fuerte oleaje y lluvia nevegaron durante cuatros horas por el Golfo de Urabá. Cuando Luis pensó que ya no podía ir peor, el capitán les anunció a gritos "nos quedamos sin combustible. Iré al pueblo y compraré gasolina".

Con la mano señaló la playa y les ordenó nadar, no sin antes prometerles que en la mañana los rescatarían.

Cuando todos se habían lanzado al mar, el motor rugió de nuevo y Luis, desconcertado, vio perderse la lancha en el horizonte. 15 minutos, que fueron eternos, les tomó alcanzar la playa. Al ver llegar el mediodía sin que nadie los rescatara los emigrantes decidieron buscar el poblado de Capurganá.

Según datos de la Capitanía de Puerto en Turbo, en lo que va de 2018 la Armada Nacional de Colombia ha rescatado 433 emigrantes en altamar o abandonados en las playas. Asimismo, ha practicado 24 detenciones e inmovilizado 12 embarcaciones.

Después del rescate, los emigrantes reciben atención médica, hidratación, alimentación y en algunos casos ropa. Después son entregados a Migración Colombia, que los libera tras firmar una "deportación voluntaria". Ese documento los compromete a abandonar el país en diez días.

DIARIO DE CUBA acompañó en un operativo de interdicción marina a la Armada Colombiana y habló con emigrantes rescatados. Esto permitió comprobar el trato digno por parte de los guardacostas, acorde a los tratados internacionales firmados por Colombia.

Tan pronto llegó a Capurganá, Luis contacto al "guía" —como llama al coyote— que lo llevó a pasar la frontera en su primer intento. A su juicio, es hombre de palabra, no estafa a los migrantes y a algunos los ha ayudado a cruzar sin dinero.

"¿Quién los mandó a venir a Panamá, cubanos de mierda?"

Tres días les tomó llegar al pie de la "Montaña de la Muerte" siempre caminado de noche y en jornadas de seis horas, para evadir los controles. El quinto día, al llegar a Metetí, en Panamá, el deseo incontrolable de comunicarse con su familia y decirle que había pasado bien el Tapón del Darién lo delató. El mismo campesino que le había ofrecido ayuda para comprarle el chip telefónico reveló a la guardia panameña su refugio.

Luis fue llevado al centro de SENAFRONT en Metetí, donde recibió atención médica y alimentos. Llegada la noche, uno a uno, 12 emigrantes fueron llamados a firmar un documento en el que certificaban el buen trato de las autoridades panameñas. Cuando todos lo hicieron, les ordenaron seguir a un guardia, "y ahí empezó el infierno".

El grupo fue encerrado en un calabozo de dos por dos metros. Cinco días estuvo sentado Luis sin poder estirar lo pies. "Solo nos daban agua y, cuando les pedíamos comida, la respuesta era: '¿quién los mandó a venir a Panamá, cubanos de mierda? Acá nos lo queremos'".

Luis dice que poco recuerda de aquellos cinco días. Menciona la alta temperatura y los escalofríos por culpa de la virosis que infectó a varios de los emigrantes. Cansados de tanto maltrato, una noche estalló la protesta.

Según su relato, en la mañana todos fueron sacados a golpes, incluida una mujer embarazada. "¿Por qué las autoridades panameñas me trataron tan mal? Yo no soy un bandido", lamenta Luis y rompe en llanto.

Migrante experimentado

Es domingo en la mañana y Luis camina por las estrechas calles empedradas de Capurganá. A lo lejos ve acercarse una silueta conocida, piensa que la mente le juega una mala pasada, pero el grito "primo" le aclara la cabeza. Es Damián, su familiar, que acababa de llegar.

El lunes Damián intentará llegar a Panamá por agua. Ha invitado a su primo a ir con él, pero Luis no acepta, para él es imposible continuar su viaje sin Yoilis, su compañero de tragedias durante cinco meses.

En la pequeña habitación de un hotel pasan el día entre consejos de Luis y preparando el morral de Damian. En una hoja de cuaderno, el emigrante "experimentado" ha dibujado un mapa y, al margen, ha colocado indicaciones: "apenas bajes la montaña te encontrarás un gran tronco; toma a la derecha, camina unos 200 metros y llegarás a la carretera". Damián guarda el papel en una pequeña cartera de plástico que guinda de su cuello.

Entre un fuerte oleaje y protegida por la oscuridad, la pequeña embarcación inicia su viaje. Durante tres horas los emigrantes tratarán de evadir a la guardia panameña y a la colombiana. Un segundo antes de que la lancha se pierda en el horizonte, Luis grita a Damián: "que tus Orishas te protejan".

Luis lleva ahora un mes "varado" en Capurganá. Allí, al igual que otros diez cubanos, ha encontrado la solidaridad de gente humilde. A cambio de ayuda en las faenas diarias, a los emigrantes cubanos no les ha faltado un plato de comida y un techo donde pasar la noche y guarecerse del clima. Pero el plan sigue siendo cruzar la frontera o "morir en el intento", avisa Luis.

14 comentarios

Imagen de Anónimo

Prefieren morir en medio de un monte extraño que luchando por la libertad de su patria. Y antes que me digan cualquier cosa: vine con visa y en avión. Por otro lado, ¿no saben que en USA ya no son bien recibidos? Qué se queden en Cuba y exploten, como olla de presión, y tumben el comunismo allá.

Imagen de Anónimo

8:20–/ Usted sabe lo qué pasa? que esos cubanos que han “obtenido el éxito” -como ud dice-, son los cubanos que hicieron como los chinos, los gallegos, los árabes, y todos los demás extranjeros que llegaron a cuba, que han hecho lo q históricamente ha hecho todo emigrante, que fue: trabajar para labrarse una vida mejor y ver la recompensa del sacrificio de vivir en otra tierra, mantuvimos nuestras raíces vivas, y siempre fue solidario con el que llegaba, con el Mariel todos contribuyeron y  muchísimos abrieron hasta sus casas. Honestamente Ud lee noticias para decir que los  congresistas cubanos americanos, eran los que “hacían” algo, pero que ya han perdido el interés?, ay! si no los tuviésemos -de verdad estuviésemos embarcados), mire: aquí nunca tuvo cabida ni van van ni el relajo q existe hoy día si no hubiese sido por los que sí llegaron a éste país sin el compromiso de hacer algo por la patria, porque aunque no lo crea, ese “exilio” siempre fue el coco del dictador, y si hoy día se le puede reclamar algo a alguien es a los que le pagan $400 y $600 dólares al tirano por un pasaporte del país donde nacieron, -entre otras cosas- que han sido las que han mantenido (con más de cuatro mil millones de dólares al año) para que la dictadura se mantenga a flote, o no?, En lo que ud si tiene razón es en que la culpa de nuestro éxodo es la dictadura castrista, y que la solución está en manos del pueblo cubano (el de los dos lados), porque si los de allá no pueden hacer nada por la reprensión, nos toca a nosotros del mundo libre hacerlo, “Boicot Total” contra la dictadura, que se aguánten el “sentimentalismo” de viajar a Cuba, que el gobierno americano tiene 60años “facilitando” dándonos refugio incondicional y mucho más,  y si ese alguien les jodio el picao, fue Obama q le quitó el beneficio de la ley pies secos, y otra administración como la de él hubiese terminado aceptando aquello como  “democracia de partido único” jaja!. Cuando quieran hacer algo por la democracia en Cuba, tienen que decidir por el que quiera apretarles las tuercas al régimen, o por los que aceptan las “aperturas” para que todo siga igual. Saludos 

Imagen de Anónimo

 Anónimo- 6 de Mayo de 2018 - 15:00 CEST.: Ina Ina aclaracion necesaria, El Paroled humanitario o asilo automatico para cubanos que llegaban (a Frontera o aeropuerto estadounidense) y lo solicitaban NO fue una ley federal. Fue una instruccion presidencial cursada por Bill Clinton al fiscal general de EEUU el cual instruyo de aplicar la medida en modo discresional pero expedito al DNS (y a los ejecutivos de la medida los oficiales de CBP en frontera) en fecha posterior a la crisis de los balseros de los 90s. Esta medida fue mantenida por posteriores presidentes hasta que Obama mediante otra orden presidencial la elimino el 12 de enero de 2017. Aclaracion adicional: El denominativo de LEY y su estatuto federal  es prerrogativa del Legislativo.

Imagen de Anónimo

Contrasta el trato que da México a los cubanos que ingresan ilegalmente en su territorio, con el trato dado a la caravana de.ilegales centroamericanos que lo atraviesa, para tratar de entrar ilegalmente en USA.  Es que esa caravana esta manipulada para crear problemas al gobierno Trump.

Imagen de Anónimo

14:39, lo siento, rectifico: Ley de pies secos/pies mojados en lugar de la Ley de ajuste cubano.

Imagen de Anónimo

Este relato ni critica al comunismo ni a Miami, al final es una decisión personal de cada quien, dejarse llevar por una buena idea (intentar vivir mejor) en cirscunstancias adversas y pensando que una travesía de ese tipo la pueden librar con solo sacrificio y perseverancia. Lamento mucho esta historia, que como muchas otras está llena de imprudencias, en busca ( o en nombre) de una falsa libertad y de hasta hipocrecía, porque de llegar a Estados Unidos, en menos de dos años, regresan a Cuba, del país que según ellos, salencomo refugiados políticos,  según la otrora ley de ajuste.Hoy a los cubanos les irá 3 veces peor que al resto de los centroamericans, precisamente porque en sus cabezas aún mantienen la false idea de que los van a diferenciar en la frontera con USA. Doloroso, pero pesonal, que asuman las consecuencias

Imagen de Anónimo

14:39, reconozco que tiene razón en lo que dice; pero no todo el mundo regresaba al año y un día. Creo que habían otras soluciones, castigar a los que hacían eso y devolverlos para Cuba si no había una justificación seria para volver a Cuba (familiar grave, fallecimiento, etc.). Pero Obama quiso satisfacer a los Castro y retiró la Ley de Ajuste Cubano, a lo que se suma lo demás..., porque entre cubanos hay gente de todo tipo.

Imagen de Juan

8:20 La historia de Luis es triste y conmovedora. Pero no nos acuses a nosotros que vivimos aquí en Miami y en especial aquellos que tienen mas de 50 años fuera de Cuba y nuncan han regresado. La condena de Luis la culpa lo tienen todos los cubanos que llegaron bajo la ley de ajuste cubano y regresaban al año y un dia al infierno de los Castro. Los congresistas cubano americanos le dieron la espalda al ver el relajo que tenían y le preguntaban., te escapaste del infierno porque regresas y sus respuestas eran banal. Lo único que pueden hacer los congresistas cubano americanos es ponerle presión a las diferentes agencias gubernamentales para que le den seguimiento a esos maltratos del gobierno de Panamá contra los cubanos en su territorio.

Imagen de Anónimo

Esto solo tiene un nombre .COMUNISMO .

Imagen de Anónimo

Por eso es que los cubanos con un poco de decoro, nos vamos por la línea dura, que es como único entienden ellos. A Cuba hay que meterle un bloqueo como le hicieron a South Africa, y no duran 6 meses, a ver si China, Rusia, y el gordito koreano se van a hacer cargo “totalmente” de ellos  -que es como a ellos les gusta-, ya esa gente se les ha dejado demasiado tiempo avasallando al pueblo de Cuba, y los únicos que lo va hacer, ES los Estados Unidos, que son nuestros vecinos más cercanos y más poderosos, por eso es que todos han comulgado con el régimen para que se mantenga ese tipo de gobierno mafioso y ellos poder aprovecharse - como es el caso de España, todos nos han dado la espalda, pero..., algún día seremos lo que fuimos y no se les puede perdonar, la alianza natural de Cuba, es con EU. Una plegaria para todos los cubanos que están regados por el mundo a causa de una ideología maquiavélica. 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.