Viernes, 20 de Julio de 2018
Última actualización: 13:51 CEST
TRIBUNALES

Cuatro años de cárcel para dos cubanos que se dedicaban al tráfico de persona entre EEUU y Cuba

Emigrantes rescatados por los servicios de guardacostas de EEUU. (U.S. COAST GUARD)

Los cubanos José Rafael Mena Núñez, de 50 años, y Yosvany Pérez Roche, 45, fueron condenados este miércoles por un jurado en la Corte Federal de Miami a cuatro años y dos meses de cárcel, seguidos de cuatro años de libertad condicional, por el cargo de tráfico de inmigrantes.

De acuerdo con el diario miamense El Nuevo Herald, ambos hombres, responsables de la muerte de un niño y una joven en un fatídico viaje en 2008, se enfrentaban a una condena de hasta cadena perpetua, pero al declararse culpables en agosto pasado la sentencia fue rebajada.

El trágico suceso tuvo lugar el 16 de junio de 2008 en el que fallecieron un niño de 11 años y una joven, identificados por la agencia de noticias Associated Press (AP) como Jorge Luis Núñez Sánchez y Yudersi Rosabal Rodríguez respectivamente.

Las versiones en torno a los hechos fueron varias: una hipótesis señalaba que la embarcación rústica en la que eran transportados al menos 20 cubanos fue embestida por un barco de los Guardafronteras de Cuba; y otra sostenía que los contrabandistas hundieron el barco para distraer la atención de la Guardia Costera de EEUU que los perseguía.

Los testimonios de ambos condenados esclarecieron los hechos y ambos coincidieron en que el hundimiento de la embarcación de los cubanos y la muerte del menor y la mujer fueron provocados por el choque entre las dos lanchas.

Tanto Mena como Pérez iban en una lancha rápida y en otra embarcación rústica los seguía el grupo de cubanos que intentaba entrar a EEUU.

"Los acusados contaron que cuando aún se encontraban en aguas cubanas fueron interceptados por agentes guardacostas e intentaron huir. Sin embargo, un choque entre su embarcación y la rústica causó que varios de los inmigrantes cayeran al agua y que murieran ahogados el menor y la mujer", explica El Nuevo Herald.

De acuerdo con los documentos judiciales, tras estos sucesos unos siete cubanos lograron entrar ilegalmente a EEUU ese 16 de junio de 2008 en la balsa rústica.