Lunes, 22 de Octubre de 2018
Última actualización: 10:23 CEST
Sociedad

Hasta la mendicidad siempre

Anciano en el parque de G, La Habana. (J. E. RODRÍGUEZ)

El desatendido incremento del alcoholismo y un perceptible aumento en los índices de demencia, se reflejan en gran parte de esos cubanos que hoy viven en la mendicidad o en su umbral. Muchos de ellos son ancianos. Van a la cuenta del Estado, que no logra, a pesar de su retórica de igualdad social, protegerlos como requiere un sector catalogado como "el más vulnerable".

"Cada día se puede constatar el auge de viejitos mendigos en nuestras calles", se queja Leocadio Díaz, geriatra retirado.

"Es cierto que es obligación de la familia cuidar de sus ancianos, pero la realidad, a nivel de país, es que los salarios bajos, el estrés por la proximidad excesiva resultado del hacinamiento, y el costo de la comida, a veces contribuyen —aunque no justifican— al desamparo y el abandono de los mayores".

El Gobierno, reacio a reflejar con datos aquellos fenómenos que denuncien su responsabilidad directa en la proliferación de diversas problemáticas sociales, cataloga como "deambulantes" a los ancianos que apenas sobreviven en las calles "de la caridad pública".

"Muchos de esos viejitos ni son alcohólicos ni están dementes, sino que son abandonados por sus familiares que no pueden hacerse cargo de ellos porque el dinero no alcanza", dice Natividad Serrano.

"Tengo dos parientes que no podían ocuparse de su abuelo. Llevaban años intentando gestionar un asilo a través de la Seguridad Social, porque además la casa se les caía encima. Los 200 pesos de pensión del viejo apenas alcanzaban para sus medicinas y el salario de ellos era para mal sustentar a sus tres hijos. Al final, lo dejaron a la buena de Dios y ahora anda por ahí, como un pordiosero más".

"Son mendigos y viven en la indigencia, se vuelven locos precisamente por esa misma circunstancia", apunta Lorenzo Viña, esposo de Natividad.

"Ese viejito no bebía ni estaba loco, simplemente su pensión por haber trabajado la vida entera era una miseria, aunque no justifico que sus nietos se hayan rendido y dejaran de atenderlo", añade Viña.

'Las conquistas de la Revolución y el país envejecieron juntos'

Al ínfimo salario medio de la Isla, que no sobrepasa los 30 dólares mensuales, y el envejecimiento poblacional acompañado por un alto índice de esperanza de vida —que los especialistas señalan como agravante al extenderse para la tercera edad "el tramo de la pensión"—, se suma el encarecimiento de la vida para los cubanos de a pie.

Alimentarse, cubrir el costo de medicamentos y pagar las deudas al Estado por la obligación de adquirir equipos electrodomésticos de bajo consumo "es imposible con una pensión de 250 pesos [unos 10 dólares]", critica Abilio Caminero, agrimensor jubilado que pasa casi todo el día deambulando y registrando entre los escombros por la barriada de Santo Suárez.

"Creo que las conquistas de la Revolución y el país envejecieron juntos", dice sin dejar de hurgar y, como premio, exhibe dos pares de sandalias de mujer. "Si las arreglo, puedo venderlas en 20 pesos cada una".

En su discurso del 17 de noviembre de 2005, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, Fidel Castro aseguró que "en este pueblo de hoy y en un mañana muy próximo" cada ciudadano vivirá "fundamentalmente de su trabajo y fundamentalmente de sus pensiones".

Edilia Ordoñez reprocha que le recordaran "esas palabras de Fidel". Su tío, quien la crió y sustentó durante toda su vida, es uno de esos mendigos que pernoctan en las inmediaciones de la Calzada de Diez de Octubre y Avenida Acosta.

"Mi salario de 375 pesos no me llega para darle a mi hijo todo lo que quisiera y la pensión de mi tío es de 200 pesos. Él prefiere darme ese dinero para el niño y se va a mendigar por ahí, porque me dice que él ya está cumplido. Eso ni es justicia ni es equidad, es el fracaso de un país".

A Laureano todos lo conocen como Perico en San Miguel del Padrón. Es alcohólico y diagnosticado con esquizofrenia, aunque aparenta estar lúcido y hace dudar de que su "demencia" sea real. Cuando le preguntan por qué llegó a la mendicidad responde siempre: "ayer maravilla fui y hoy sombra de mí no soy".

"Mi familia, a la que crié y mantuve, me abandonó por bebedor. Pero empecé a beber precisamente por la tristeza de que no podía mantenerlos con mi salario de mierda y menos después con mi pensión de mierda".

"Pero no solo mi familia me dejó desamparado…", no termina la frase y llora.

10 comentarios

Imagen de Anónimo

El que defienda esta situación en Cuba y venga con el cuento de que “en el capitalismo” también hay mendicidad, que se vaya pa’l carajo  para Cuba y que se quede allá. 

Imagen de Anónimo

18:33Oh sí, claro que tengo idea de lo que es ser pobre en el capitalismo vs pobre en Cuba. En el capitalismo aún les queda la esperanza, en Cuba ni siquiera tienen eso. Sesenta años después de haber comenzado el experimento, están peor que cuando empezaron. No en balde el país es un país de viejos, porque los jovenes se van en busca de la esperanza.

Imagen de Anónimo

en sociedades capitalista y socialistas hay todo tipo de humanos. buenos regulares. malos. sanos insanos. eso nadie lo puede negar pues es parte de la naturaleza.objetiva. por lo contrario en el socailismo comunismo de chanchuyo y de fiestas nose produce por ende no hay que distribuir. en sociedades capitalistas todos son iguales frente a la ley. por eso un pobre puede llevara juicio a un ricp y si la justicia no es corrupta pues hay verrdictosjustos. ahora quien trabajay ariesga gana. pero el capitalismo hyper produce para incluso botar comida. es una pequeña diferencia.

Imagen de Anónimo

15:53 no tiene la mas minima idea que que cosa es "ser pobre" en "el mundo capitalista" como el mismo dice. El pobre....:-(

Imagen de Anónimo

Anónimo 15:53Pues claro que viven mejor por eso van a USA y nadie quiere venir para acá. Es muy sencillo amigo, los cubanos llevamos sesenta años votando con los pies. 

Imagen de Anónimo

Acaso en el mundo capitalista no hay mendigos, alcoholicos, etc, acaso en eeuu los negros, hispanos, etc, viven mejor que en cuba.

Imagen de Anónimo

Hasta cuando los colunmnistas por aqui van a estar añorando epocas pasadas. Cualquiera diria que desean su regreso!!!.

Imagen de Anónimo

En casi todo el mundo hay homeless.Y Castrolandia no seria la excepción.Pero, si arriba de eso le echamos el castrocomunismo, peor todavia.No hay ONG, que den donaciones, y en la basura, solo hay eso, basura.Con la basura de los paises no comunistas desarrollados, te busca tus verdes reciclando, y por la puerta de atrás, resuelves jama. 

Imagen de Anónimo

Uno tiene lo que puede pagar. Los cubanos prefieren pagarle los suenos de hada a la famiglia ilegitima y usurpadora del poder mientras en sus casas no hay agua ni para halar la cadena del inodoro. 

Imagen de Juan

Eso se llama "Karma" en unos de los idiomas asiático.  Es algo así como estás cosechando lo que sembraste. Te vendieron un sueño y lo compraste, no quedas más remedio  que seguir soñando.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.