Viernes, 15 de Diciembre de 2017
18:26 CET.
Educación

El acceso a la tecnología y el dinero, nuevos filtros de 'selección' en la Universidad

En Cuba, donde la enseñanza universitaria es gratuita, las nuevas tecnologías han impuesto grandes retos económicos a los estudiantes y a sus familiares.

En un país apartado del ritmo tecnológico del mundo, los profesores apelan cada vez más a herramientas como un móvil inteligente, una laptop, internet, mientras las familias hacen grandes esfuerzos para cubrir las nuevas necesidades de sus hijos.

"Tanto mi laptop como mi móvil los tengo gracias a que mi papá ha podido viajar como médico", confiesa Saúl, egresado de Filología. "Por mi experiencia puedo decir que son imprescindibles. Yo entré en la carrera en 2009 y ya toda la bibliografía era digital. Y en mi caso solo necesitaba leer, pero una amiga mía que estudiaba diseño sí tenía que hacer trabajos. En ese momento ella no tenía computadora y se metía noches en mi casa, o en casa de otros amigos".

Javier, graduado de Historia, pudo comprarse un móvil y una laptop trabajando en una cafetería particular. "Es que te quedas atrás en relación con los que tienen porque son instrumentos más rápidos para buscar, para procesar información. Yo fotografiaba las páginas con el móvil y las leía más cómodamente en la laptop. ¡Y eso sin hablar del tema internet! Puede ser que un profesor te diga: 'necesitas bibliografía actualizada porque los libros que están en la biblioteca son de los años 50'. A esa hora tienes que hacer una búsqueda en internet, descargar PDF, bibliografía bien referenciada porque, si no, te la tachan de obsoleta, te dicen que no estás haciendo ningún aporte".

Lisset, estudiante de Medicina, afirma que "un móvil y una laptop ahora mismo son ley prácticamente. Los mismos profesores se sustentan en la tecnología, y lo que te exigen a nivel académico ya no depende de las notas que tomas en una clase, sino de una información actualizada que solo puedes obtener en internet. Así que no es solo el móvil y la laptop, sino el dinero para pagar la tarjeta con la cual poder conectarte. Si no tienes eso, te desplazan, y eso no va en el nivel intelectual del estudiante, sino en el nivel adquisitivo".

A la pregunta de cómo obtuvo las herramientas, Lisset responde que su padre es botero.

"Poseer los medios te cambia la mentalidad", apunta Raxel, egresado de San Alejandro. "Yo dependía de otros para hacerle fotos a mis trabajos y tenía que pedir favores, luego caerles atrás para no perder la documentación… De haber tenido computadora habría aprendido videoarte y 3D".

"Hace dos años entré a un curso de Diseño, pero lo dejé porque no tenía dónde practicar. Ahora por fin tengo una laptop, la pude comprar con lo que gané como corredor de permutas. Conozco estudiantes del ISA que para comprarse un móvil han tenido que pintar para la feria. Se critica mucho el capitalismo, pero el desarrollo te da facilidades. Puedes adquirir más barato lo que vaya quedando desfasado. Aquí escapamos un poco gracias a Revolico, que le hace la competencia al Estado, porque los precios que el Gobierno pone son impagables", añade.

Alexander, estudiante del Instituto Superior Pedagógico, dice que el smartphone y la laptop se los mandó un familiar del extranjero. El móvil incluso era el único teléfono en la casa, pero se lo cedieron por los requerimientos de su carrera.

Para Leonardo, estudiante de Humanidades, "hay algo ya establecido, y son las remesas, pero no todo el mundo tiene familiares afuera con los que pueda contar".

"Recuerdo el caso de dos estudiantes que dejaron la escuela Félix Varela porque no tenían recursos para estar a la altura de los demás", asegura.

Y la ropa también

Edgar, artista visual, opina que "todo tiene que ver con el funcionamiento de una sociedad enferma, donde adquirir esas herramientas no es un mérito obtenido por medio del trabajo honesto sino por el sacrificio de un familiar afuera o porque el padre o la madre están luchando, como se dice, metiendo el cuerpo, haciendo cosas ilegales".

"Y lo peor es que los resultados no dependen del talento, de la capacidad intelectual y ni siquiera del esfuerzo personal", lamenta.

"Si no tienes móvil o laptop no es que te discriminen abiertamente, pero tú misma vas sintiendo que no encajas, y o te adaptas o te apartas", dice tajante Yaíma, estudiante de Periodismo.

La ropa también cuenta a la hora de encajar. Javier opina que "no solo los universitarios, toda la juventud está enfocada en estar a la onda, y es una plaga que viene ya desde la escuela primaria. El que no está a la onda es relegado".

"Yo conozco tres muchachos que no han estudiado en el curso diurno precisamente por eso", añade Leonardo. "Hay ropas específicas que te sitúan en una clase, una especie de manada. Ellos no son conscientes de la causa, solo dicen 'siento que no encajo ahí'. Te das cuenta de eso cuando ves a los de los cursos de trabajadores y a los del curso diurno, hay una diferencia abismal entre los dos grupos solo por la forma de vestir. Y eso marca decisiones a la hora de escoger una carrera y un lugar para estudiar".

En opinión de Edgar, la falta de opciones económicas es un lastre grave para la búsqueda y el despliegue de la identidad individual.

"Aquí no existe ninguna cultura de la diversidad en las instituciones, como en el extranjero, que tienen sus tendencias, su música, etc. puedes ubicarte en cualquier tipo de perfil. Puedes ser punk, gótico o gay… y esto no te lo cuestionan, lo único cuestionable es tu comportamiento… Este es un país machista, sexista, racista. Aquí lo que llaman las tribus urbanas está, yo diría, en un estado más que primitivo".

En el criterio de Saúl, las posibilidades económicas generan segregaciones que contradicen las premisas más básicas del sistema socialista, y son visibles.

"Yo hablo solo por mi experiencia en la Facultad de Letras. La Universidad de La Habana es una universidad blanca y casi femenina porque, por una cuestión de género, al varón se le exige más que empiece a trabajar, ya que la situación familiar es insostenible. Buena parte de los alumnos son de una clase acomodada y eso le suma al fenómeno un nivel de desidia. Esos jóvenes optan por una carrera porque todo les va a ser costeado. La familia les exige un título y están en la universidad no por vocación, sino movidos por ese compromiso. Si dejan los estudios, los padres dejan de darles dinero. Por eso hay un montón de tesis anodinas, de seudoprofesionales".

A la pregunta de cómo sobrevive en la universidad un joven sin recursos, Saúl responde:

"Yo lo veo como un proceso de depuración. Si eres pobre, hay que amar mucho tu vocación o tener una voluntad férrea para resistir la agresión del ambiente. La gran mayoría de los que se gradúan son de la clase acomodada".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Excelente artículo y muestreo con las entrevistas. Capitalismo salvaje tercermundista exacerbado por los atrasos el totalitarismo socialista cubano.

Imagen de Anónimo

Así ocurre en cualquier país del mundo. El problema en Cuba es la discriminación política, los estudiantes que son militantes de la UJC o del Partido tienen privilegios. Ahí está el escándalo que la demagogia del régimen trata de edulcorar.

Imagen de Anónimo

Salvo en los países con cultura machista religiosa, las universidades de todo el mundo tienen más alumnas que alumnos. Las niñas son mejores estudiantes en todas partes. Nada tiene que ver eso con que en Cuba a los varones los manden a trabajar. Bastante gris ese análisis 

Imagen de Anónimo

Tengo dudas acerca de quién tiene más despiste, si la autora o los entrevistados. Señorita Verónica, allí la educación no es gratuita, está pagada desde hace año con lo que le quitan a los padres en el salario 

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.