Lunes, 20 de Noviembre de 2017
13:46 CET.
Economía

La pobre inversión extranjera en Cuba

La Ley de Inversión Extranjera, aprobada en abril de 2014, "no ha revelado todo el dinamismo que podía esperarse". En el presente año las firmas extranjeras "habrán financiado en tal caso unos 510 millones de dólares. Dudas, temores al fantasma del mercado y sordas resistencias internas se adivinan en la dilatación de las negociaciones y en trabas a los empresarios extranjeros para contratar personal y servicios cubanos".

Las citas anteriores vienen del artículo "Amenazas de lentitud", publicado por Ariel Terrero en el diario Granma, que concluye: "Sin prosperidad, el socialismo será siempre una utopía".

Según Ivonne Vertiz Rolo, subdirectora general de Inversión Extranjera del MINCEX, el país necesita de un crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto (PIB) entre el 5 y el 7% anual. Para lograrlo se requieren tasas de acumulación e inversión de no menos de un 25%, lo que exige de un flujo anual de inversión de entre 2.000 y 2.500 millones de dólares (Granma, 12 de diciembre de 2014).

Sin embargo, las restricciones contenidas en el Decreto-Ley 50 de 1982 —en vigencia cuando los subsidios soviéticos permitían mantener una actitud hostil hacia los inversionistas de otras partes del mundo—, y en la Ley 77 de 1995 que conservó, entre otras, la ausencia de garantías y el mal trato a los inversionistas, provocaron que de unas 400 empresas mixtas que llegaron a funcionar en el año 2002, la mitad abandonaron el país.

El efecto de la baja inversión foránea se intentó resolver con el Decreto-Ley de septiembre de 2013, mediante el cual, soslayando la necesidad de cambios estructurales, se creó la Zona Especial de Desarrollo Mariel, cuya importancia consiste en que, al ampliarse el Canal de Panamá que permite el paso de megabuques con capacidad aproximada de 13.600 contenedores, se creó la posibilidad de transformar algunos puertos del Caribe en megapuertos.

Entre esos puertos estaba el de Mariel, que al permitir la participación de Cuba en esa cadena de producción y transporte, iba a convertirse en un factor dinamizador de la economía y de atracción a la inversión extranjera. Algo que resultaba imposible sin la solución previa del diferendo con EEUU.

Los magros resultados obtenidos se intentaron corregir luego con una nueva Ley de Inversiones Extranjeras, la Ley 118, cuyo nacimiento se manifestó a lo largo del año 2014.

El 20 de febrero de ese año, en el discurso pronunciado en el XX Congreso de la CTC, Raúl Castro dijo: "Debemos tener en cuenta la imperiosa necesidad de fomentar y atraer la inversión extranjera en interés de dinamizar el desarrollo económico y social del país, propósito en el que avanzamos con la creación de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel y en la elaboración de un proyecto de Ley sobre la Inversión Extranjera, que se someterá a la Asamblea Nacional en este mes de marzo".

El 25 de marzo de 2014, Luis Ignacio Lula da Silva, acompañado del mandatario cubano, recorrió la Terminal de Contenedores de Mariel y al día siguiente impartió una conferencia en el Hotel Nacional, titulada "La experiencia brasilera en la atracción de inversiones, el Estado como inductor, asociado y facilitador", a la que asistieron ministros y altos funcionarios cubanos.

El 1 de marzo de 2014, en una reunión del Consejo de Ministros, se enumeraron varias deficiencias del proceso inversionista: sobreestimación en la planificación anual, insuficiente control, deficiencias en la contratación, uso inadecuado del contrato como herramienta de trabajo, falta de exigencia ante obras mal ejecutadas, incorrecta gestión en las importaciones, indisciplinas tecnológicas, baja productividad y déficit de constructores.

Ausencia de interés de los cubanos

Las deficiencias enumeradas tienen un factor común: la ausencia del interés de los cubanos. Tanto los fracasos ocurridos como los que están por ocurrir mientras no se proceda a una reforma profunda e integral, tienen y tendrán su causa fundamental en que la persona humana no constituye el objetivo fundamental de dichos proyectos, sino que están concebidos como medios para un fin político e ideológico predeterminado por el poder.

Con esos propósitos y antecedentes, ignorando al cubano como sujeto, se preparó la Ley de Inversiones Extranjeras 118 que, a pesar de ser más flexible que las legislaciones precedentes, conservó entre otras las siguientes restricciones:

  1. Negación del derecho de los cubanos a participar como inversionistas en su país. Se trata de una prohibición que atenta contra los cubanos que viven en la Isla o radican en el exterior; una decisión ideológica contraria a los derechos más elementales que anula el interés de los cubanos por los resultados de la economía y genera sospechas en los inversionistas. Lo peor es que Cuba es el único país de la región donde sus habitantes, a pesar de contar con sobradas iniciativas y formación profesional, carecen de un derecho tan elemental como el de participar en calidad de sujetos en las actividades económicas.
  2. Prohibición a los cubanos de contratarse libremente como fuerza de trabajo. Una negación de la historia laboral cubana; prueba inequívoca de que los trabajadores cubanos son concebidos como un medio y no como un fin en sí mismo, y que los mismos son alquilados por el Estado en condiciones totalmente desventajosas.
  3. Ausencia del principio de libertad sindical. Un principio regulado en el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo, del cual Cuba es signataria; contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la cual Cuba fue una de sus promotoras en 1948; además contenida en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (firmados por Cuba pero no ratificados) y refrendado en la Constitución cubana de 1940 y por tanto, ajeno a la historia de lucha del movimiento obrero cubano.

En la presentación del Proyecto de Ley, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, dijo que la misma: "tiene fuertes implicaciones políticas, ya que constituye una actualización profunda del proceso de transformaciones que se desarrolló al inicio de la Revolución para poner los principales medios de producción en manos del Estado Revolucionario". Es decir, según las palabras del ministro, la intención declarada de la Ley es conservar la estatización, una de las causante de la ineficiencia económica.

Detrás de los resultados negativos está la ausencia de las libertades ciudadanas —un factor soslayado por el Gobierno e ignorado por la prensa oficial— sin las cuales será imposible destrabar las fuerzas productivas.

El ministro de Economía y Planificación Ricardo Cabrisas, en la reunión del parlamento cubano el 27 de diciembre de 2016, planteó que la inversión extranjera continúa siendo muy baja. Por tanto, para que la inversión extranjera surta el efecto que Cuba necesita hay que ponerla no solo en correspondencia con las reglas de la economía de mercado, sino en primer lugar, con las libertades y los derechos humanos fundamentales.

Se impone pues, promulgar una nueva Ley o someter la actual a una profunda modificación, en la cual el apellido de "extranjera" debe desaparecer y convertirse simplemente en Ley de Inversiones. Así, aumentaría el monto de las inversiones, foráneas y nacionales, y las "dudas, temores al fantasma del mercado y las sordas resistencias internas"que plantea Ariel Terreroen su artículo de Granma.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Amadeus

Muy acertados todos los comentarios. El castrismo lleva medio siglo arrastrando un sistema que no funcionó ayer ni puede funcionar hoy. Aunque lo adornen con parches pseudo capitalistas, la economía de mercado tiene unas leyes muy propias que no se integran con los de la economía centralizada marxista. LO que quiere el régimen es un capitalismo de estado en el que sólo tengan acceso los militares y la mafia oligarca cubana, o sea, el tiburón se baña , pero no salpica a nadie y así nadie invierte en Cuba. 

Imagen de Anónimo

Muy acertados todos los comentarios. El castrismo lleva medio siglo arrastrando un sistema que no funcionó ayer ni puede funcionar hoy. Aunque lo adornen con parches pseudo capitalistas, la economía de mercado tiene unas leyes muy propias que no se integran con los de la economía centralizada marxista. LO que quiere el régimen es un capitalismo de estado en el que sólo tengan acceso los militares y la mafia oligarca cubana, o sea, el tiburón se baña , pero no salpica a nadie; y así nadie invierte en Cuba. 

Imagen de Anónimo

Todo puede reducirse a tres ideas fundamentales.  El respeto a la libre asociacion, a la propiedad privada y la libre expression.  La implementacion de leyes que garanticen esto principios es fundamental para cualquier despegue economico. Estos son los pilares de la democracia y el desarrollo.  Aunque la democracia  no garantiza el desarrollo economico, si garantiza que el individuo pueda luchar, sin interferencia del estado, por mejorar sus condiciones de vida.  

Imagen de Anónimo

Obama se los puso en bandeja de plata a los castros y ellos perdieron la oportunidad...apostaron aqui saldrian los democratas y no contaron con un republicano Trump que les apretara las tuercas como merece la dictadura mas vieja del mundo. Podian haber hecho tantas cosas pero son demasiado cobardes y quieren mantener control total...si hubiera abierto comercio y empresas legales con los eeuu quitando el macarron de la doble moneda y dejando que los empresarios contrataran libremente y pagaran segun correspondia a los posibles afortunados empleados...pero no los castros prefieren pagarle a obreros indios que a su propio pueblo.  Libranos ya Dios mio Dr la absurdo plaga a castrista y ahora inventan una novena de tributo al viejo asesinos, dictador capo mafioso narcotraficante dirigente del cartel del Caribe. Era novena tiene que ser algo mistico 9 dias de tributo torcido. Otro pretexto para controlar al pueblo un toque de queda disfrazado.

Imagen de Balsero

Como le recomiendo a cualquiera que se le pase por la cabeza invertir en Cuba, primero hay que dedicarse a leer sobre el tema, las condiciones políticas, económicas y sociales de la isla. A ciencia cierta, no se sabe quien será presidente en los próximos meses. Ante la renuncia de RC, puede asumir Díaz - Canel, quien no goza del respado del actual presidente. Por otro lado, Cuba carece de una infraestructura receptiva para las inversiones, y la burocracia es un cangrejal que impide actuar con la rapidez que hoy día necesitan los empresarios. Otro item no menor es la sub valuación del trabajador, ya que una empleadora estatal se queda con más del 90% del salario que paga el inversor extranjero; dicho sea de paso, es risible como los foráneos creen que les pagan USD 20 al mes y se embarcan en costos tremendamente bajos en relación a lo real. Sin hablar de lo que cuesta un alquiler de oficina, un trámite en la Cámara de Comercio o comprar un carro. En resúmen, váyanse a Chile, Perú o Argentina, que los tratarán mejor. Eso sí: en esos países no hay mulatas.

Imagen de Anónimo

Excelente trabajo, incluso para un desconocedor de la economia en general, uno puede entender claramente el porque  la economia cubana, no solo NO prospera, sino que cada dia empeora. Pero el PCC sabe bien pero no quieren cambiar ls cosas, no porque estan encaprichados que sus puntos de visto son los correctos. El regimen sabe mejor que nadie (casi 60 anos de experiencia) que el control absoluto del gobierno en el desarrollo economico de un pais NO FUNCIONA.  La cuestion es que saben perfectamente que la independencia economica fel individuo es directamente proporcional a la perdida del PODER absoluto en Cuba, y eso NO lo van a permitir. Que le importa al gobierno si a ls poblacion se le cae la casa encima o solo coma malamente 1 vez al dia?? Ellos comen y disfrutan bien hacen renovaciones en sus casas, pasean por el Mediteraneo, que mas pueden pedir. Como decia el de las cenizas en la piedra. prefiere que la Isla se hunda en el mar.

Imagen de Anónimo

Es una cuestion estructural. Cuba se mantiene a base de creditos, o sea de pedir y pedir. se produce casi nada y hasta se mal gastan muchos recuersos. No dejan que nadie haga practicamente nada. los mejores sistemas son aquellos basados en la "propiedad privada". de todas formas eso es solo en papeles puesto que estamos en este mundo solo de pasada. pero si a uno le dicen este Metro Cuadrado es tuyo y lo que tu hagas te pertenece a ti y a tu familia (luego de pagar impuestos, que son muy altos de forma general) pero el buen sabor de boca esta en que por cada CUC o USD o EURO o la moneda que sea, que usted produce o valoriza sus competencias o su talento sea en el piruli o en ls seguros o la banca o la agricultura pues la mitad se lo lleva el Estado sin arriesgar nada. y la otra mitad es tuya. en Cuba no solo te pagan una miseria sino que los precios estan con una tasa de impuestos elevada. no es menos cierto que cuba hace muchos movimientos ilicitos por eso el riesgo de hacer cualquier negocio con la isla es muy elevado. luego el estilo mafioso de dirigir la vida de la isla pues hace que solo los locos romanticos que inviertan ahi pues pierdan todo el dinero. no hay forma de hacer dinero legal en Cuba puesto qie ellos mismo dicen que esta prohibida la acumulacion de riqueza. o sea que no se puede producir riqueza. y eso va en discordancia con como se mueve el mundo en la actualidad. 

Imagen de Anónimo

La envidia y los malos ojos de ustedes no quieren nada bueno para mi bella isla 

Imagen de Anónimo

Eso mi cuba bella para los envidiosos q solo quieren perpetuar al castroterrorismo del siglo XXI!

Imagen de Anónimo

Y una cosa lleva a la otra. Los inversionistas saben que trabajarán con obreros superexplotados por el estado, que no estarán contentos y tendrán que pagarles por la "izquierda" para que trabajen bien y no se apropien de medios y recursos de las empresas. Por otro lado los inversionistas no tienes el estimulo necesario para la inversión porque lo que produzcan quedará en almacenes a la espera de poder salir. ?salir hacia donde, hacia qué mercado, si en Cuba hay una gran demanda de todo, pero esa demanda no es solvente porque los trabajadores son malpagados? La sencia  de todo radica en esa concepción de poner al estado en el centro y no al hombre. No. No hay arreglo. Eso se cambia, o se cambia. No hay mas salida. Los que sostienen el entuerto cambian o serán cambiados.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.