Lunes, 20 de Noviembre de 2017
00:04 CET.
Emigración

Un marielito se salva de la deportación en el último momento

Se le agotaba el tiempo a Rudy Blanco. Había puesto su casa a la venta. Su esposa Shelly le había dado un poder a sus hijos. El Gobierno cubano había arreglado todo para que viviera en la Isla con una media hermana que no conocía, reporta la AP.

Después de pasar casi tres meses en la cárcel del condado de Wakulla, lo volvieron a encerrar, esta vez en el centro de detenciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Krome, en Miami. Su deportación era cuestión de días, acaso horas.

"No hay nada más que hacer, solo viajar a Cuba... me van a mandar allí", pensaba Blanco.

Shelly planeaba irse con él. Empezarían de nuevo y harían lo posible por salir adelante, pero el futuro era sombrío.

"No estaba preparada para residir en Cuba", comentó Shelly. "Pero me adaptaría. Estamos en esto juntos".

Solo le quedaba rezar para que sus abogados de Tallahassee lograran de último momento revertir la orden de deportación. Algo que no habían conseguido sus abogados previos.

Blanco, de 44 años, había llegado a Estados Unidos siendo niño durante el éxodo del Mariel en 1980. Se casó con Shelly, formó una familia, abrió un pequeño negocio y llevó una vida feliz en la ciudad de su esposa.

Pero todo empezó a tambalearse tras un arresto por consumo de drogas en 1997 en los Cayos de la Florida. Si bien no estuvo preso, pues quedó en libertad bajo palabra, intervino un juez del Servicio de Inmigración y en 2005 dispuso su deportación, en momentos en que tramitaba la ciudadanía.

Se le permitió permanecer en Estados Unidos en parte por las frías relaciones de entonces con La Habana. Pero todo cambió cuando el presidente Donald Trump empezó a cumplir su promesa de combatir de manera implacable la inmigración ilegal. El 9 de mayo, tras una visita de rutina a las oficinas del ICE, siglas en inglés del servicio de inmigración, lo encerraron en la prisión de Wakulla, donde permaneció 83 días.

A principios del mes pasado, se le dijo que sería trasladado, pero los guardias no le dijeron adónde. Blanco estaba convencido de que lo enviarían de vuelta a Cuba.

"¿Qué voy a hacer en Cuba?", se preguntaba. "¿Qué me va a pasar? No conozco a nadie allí. Sabía que me las iba a arreglar de algún modo, pero no soportaba la idea de llevar a mi familia conmigo".

El 2 de agosto fue trasladado a las oficinas del ICE en Tallahassee, no al aeropuerto. Se le dijo que se estaba reconsiderando su caso y que el ICE estaba dispuesto a colocarle una tobillera electrónica y dejarlo ir.

"Cuando salí de la oficina del ICE, sentí que tocaba el cielo", relató. "Después de ver nacer a mis hijos y de casarme con mi mujer, fue el día más feliz de mi vida".

Su esposa y su hijo Noah habían ido a recogerlo. Conversó vía Facetime con su hija Hannah, que se aprestaba a viajar desde Seattle.

"Nadie podía hablar", cuenta Hannah. "Lloré todo el tiempo".

El 22 de agosto, la tobillera de Blanco comenzó a sonar cuando se dirigía con su hijo a un trabajo. "Llame a la oficina. Llame a la oficina", repetía el aparato. Un empleado de ICE le dijo que tenía que completar cierto papeleo.

Al llegar allí, "me dijeron, 'lamentamos que tenga que pasar por esto. Va a ser deportado en los próximos tres o cuatro días'", recordó.

"No entendíamos nada. ¿Me van a mandar de vuelta realmente?", agregó.

Al día siguiente lo llevaron a Krome. Sabía que lo enviarían a Cuba y que jamás podría volver.

En Tallahassee, sus abogados Gisela Rodríguez y Alex Morris se movilizaron. Rodríguez pidió al ICE que dejasen en suspenso la deportación. Morris trató de anular su vieja condena. Otro abogado ya lo había intentado, sin éxito. Y un nuevo juez rechazó la solicitud sin programar siquiera una vista.

Morris adujo que los anteriores abogados de Blanco lo habían asesorado mal y habían cometido una serie de errores, incluido el hecho de que no le informaron que si se declaraba culpable se expondría a ser deportado.

"No concibo que nuestra sociedad considere 'decente' deportar a alguien en base al desempeño deficiente de sus consejeros. No vinieron a este país por voluntad propia, no conocen a nadie en el país al que están siendo enviados, toda su familia y su vida está en este país y en el país al que son devueltos son sometidos a persecución, detenidos, torturas y la muerte", escribió Morris en su presentación.

Tras una vista el lunes en un juzgado de Monroe, el juez principal Mark Jones decidió anular la condena. El mismo día el ICE aplazó por 30 días la deportación.

El martes, finalmente, el juez Jones firmó la orden.

Pero Blanco no se enteró de inmediato. Ese mismo día, lo llamó un guardia.

"Me dijo, 'empaca tus cosas, te vas'", contó Blanco. "Me tomaron una muestra de sangre y dicen que cuando te toman esa muestra, quiere decir que te vas de allí".

Esa noche lo liberaron y Blanco se reunió con su esposa y su hija, que habían viajado a Miami.

Comieron en el restaurante cubano La Carreta y se encaminaron a su casa.

Su caso en el servicio de inmigración no está del todo cerrado, pero el Departamento de Seguridad Nacional le dijo a Rodríguez que no se opone a que se reconsidere su situación en un tribunal de inmigración, donde la abogada solicitará que se cierre el caso por razones constitucionales.

"Tengo esperanzas, porque ya no tiene el antecedente penal", señaló Rodríguez. "Podremos devolverle el status que tenía antes y completar el trámite de la ciudadanía".

Blanco apoyó a Trump en las elecciones, pero dice que no sabe por quién votará si ya es ciudadano para el 2020.

Blanco y su esposa dicen que quieren ayudar a otros como él.

"Hay que desacelerar el sistema. Tienen que tomarse su tiempo y analizar detenidamente cada caso", declaró Blanco. "Hoy por hoy, tienen tantas cosas entre manos, que es imposible que revisen bien todos esos casos".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

No hay nada "de rutina" en una visita -¿debemos decir mejor citación?- a una oficina de ICE, como no la hay en una visita a un tribunal. Este señor cometió el peor error que puede cometer un inmigrante en EEUU: violar las leyes de este país. Y una ley de drogas, para colmo. Indudablemente su regreso a Cuba hubiera sido una enorme tragedia personal y familiar para él. Pero mirémoslo así: en primer lugar´, no sé por qué se quiere achacar de alguna manera a Trump el problema de este hombre. El mismo artículo indica que cometió su delito en 1997 y su deportación se dispuso en 2005. Trump fue elegido en 2016. De no tratarse de Cuba, hubiera sido deportado mucho antes. En segundo lugar, cada cual es responsable de sus actos y sus consecuencias, y debe asumirlas. La mayoría de quienes vinimos por Mariel somos ciudadanos sin historial criminal. El sistema no es perfecto, pero tiene que funcionar. ¿Dice que es acelerado? Caramba, si lleva 12 años tratando de deportarlo y todavía podría quedarse. ¿Haría falta cuántos, 20 años?

Imagen de Anónimo

sorry about this guy but I must say that Cubans are not even waking up to Trumpland! They think they are untouched by his politics because they vote for him...well there you go, suckers!