Sábado, 18 de Noviembre de 2017
23:50 CET.
Ejército

Donaciones de sangre, 'tarea de choque' para los reclutas del Servicio Militar

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) son el único sector de la sociedad cubana que cumple con el programa de donaciones de sangre. ¿Cómo lo logran? Una de las principales fuentes de donantes está en los reclutas que cumplen el Servicio Militar Activo (SMA), para quienes es una "tarea de choque".

Para este reportaje fueron entrevistados reclutas de varias unidades de La Habana. Sus nombres fueron cambiados pues hablar con la prensa independiente podría llevarlos ante los tribunales militares por "colaboración con el enemigo".

A pesar de la mala alimentación que reciben en las unidades militares y sin tener en cuenta las afectaciones que esto podría causar a su salud, los reclutas son prácticamente obligados a donar sangre. Para lograrlo, son amenazados por sus superiores con "retención permanente por insubordinación", aunque también se les ofrecen días de "pase por estímulo".

"Lo primero que hacen es decirte que te van a dar dos días de licencia para que descanses", dice Adonis, de 19 años. "Si dices que no, entonces te dicen que estas retenido en la unidad porque eres un contrarrevolucionario y no quieres ayudar al país. Se supone que si eres soldado estás dispuesto a dar tu sangre por la Revolución, pero se les olvida que tú estás aquí a la fuerza".

Los días de donación, los reclutas deben permanecer en ayunas a la espera del transporte que los llevará a las unidades señaladas como puntos de reunión.

"No sé cómo te dejan tomar agua", comenta Fernando, de 18 años. "Se la pasan mirando que no comas nada porque después no puedes donar. Como no hay organización, fácil te puedes encontrar un día que son las 2:00pm y tú no has comido nada".

El esfuerzo físico que realizan los jóvenes en el Servicio Militar y la falta de alimentación adecuada convierten el día de donación en una tortura.

"Al final ves que a la gente empieza a bajarle el azúcar mientras está en la cola para donar", comenta Jorge, de 20 años. "Después de una semana de chapear marabú y cargar bloques comiendo una miseria de comida, no puedes pasarte un día en ayuno".

Un pan con jamón y una lata de refresco de cola son la recompensa por la donación.

"Cuando te dan la merienda te sientes en la gloria", dice Adonis. "Tienes que tener en cuenta que en la mayoría de las unidades solo puedes ir a tu casa una vez por semana. Así que los restantes seis días estás comiendo mal. Esa merienda es lo que hace que la gente no se les amotine allí mismo".

Después de donar su sangre los soldados son enviados de vuelta a sus unidades. Los días de pase por "estímulo" se otorgan por grupos, así que mientras unos salen los otros deben esperar su turno. Quedarse en la unidad se convierte entonces en un problema mayor.

"Yo mismo, después de donar, he tenido que agarrar un fusil para entrar de guardia. Les importa una mierda que estés débil", apunta Jorge. "Para colmo, si te agarran dormido te quitan los dos días de estímulo y te detienen dos pases cortos (15 días)".

Las FAR tratan las donaciones de sangre como un asunto de "seguridad nacional". Los jefes de las unidades militares son presionados por sus superiores para cumplir las cuotas. Además de obligar a los soldados a donar, persiguen a aquellos que recurren a artimañas como "olvidar el Carné de Identidad". Aunque el día de donación pase, los reclutas que no pudieron hacerla son trasladados hasta los hospitales militares y allí deben donar.

"Yo pensé que me había salvado por no llevar el carné, pero fue por gusto. Te cogen y te hacen una identificación provisional, como en la Policía. Con eso te mandan para el (Hospital) Naval y tú, a gritar '¡enfermera!'", bromea Armando Luis, de 18 años.

La presión psicológica a la que son sometidos y el grado de desprotección que sufren los reclutas en Cuba hacen que sea fácil obligarlos a donar sangre. De no hacerlo, toda la estructura del aparato militar se vuelca en su contra. Los instructores políticos de las unidades, supuestamente encargados de velar por que no se atropellen sus derechos, son los primeros en defender la "donación" y someter al escarnio a aquellos que se nieguen a participar.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Esos soldados entrevistados hablan con la perfección de un periodista, lo que demuestra que todo esto no es más que una gran mentira

Imagen de Anónimo

la rovoilusion ,antes realizaba donaciones a traves de los cdr ,estos son ya cosa del pasado ,fueron por los pre_universitarios  ,le pasaron esa tarea a los consultorios ,muchos donaban por comerse el sandwuich y tomarse un yoguort q eso no se veia ni en los centro espirutuales ,digo el clan castro cada uno tenia su propia vaquita ,pero ya la gente no quieren donar tiene q ir para las unidades militares a buscar tan preciado liquido ,en jovenes q son como presos del estado 

Imagen de Anónimo

Les sacan sangre a la canona para despues venderla en mercado internacional  son unos VAMPIROS LOS DICTADORES CUBANOS.

Imagen de Anónimo

Desde hace años es conocido el horrible negocio ( muy ocultado por el gobiernos castrista ) de la venta internacional de hemoderivados. Todos los paises venden hemoderivados pero las personas donantes o son compensadas monetariamente o al menos conocen el destino de sus donaciones. En Cuba exigen donar para operarte en un hospital. En Cuba se dona para la venta de hemoderivados no para garantizar un depósito que pueda ser utilizado en la salud pública nacional como hacen creer desde 1960. 

Imagen de Anónimo

Como ha explicado el proyecto Archivo Cuba (www.ArchivoCuba.org), el estado cubano es un estado vampiro. Miente a la población cuando dice que la sangre que donan sin compensación es para fines altruistas. La usa para un negocio de sobre $30 millones anuales, manufacturando productos derivados de la sangre que vende al exterior. Razón por la cual no hay sangre para los pacientes en Cuba que la neceistan y la población se ven OBLIGADA a donar sangre para cualquier procedimiento médico, incluso los que no requieren transfusiones de sangre.  

Imagen de Anónimo

Eso es un acto voluntario, son jovenes, ellos y sus familiares reciben atencion medica gratuita, es altruismo participar en esa noble entrega, yo tambien pase el servicio y nunca me llamaron, aunque despues si done en muchas ocasiones, es correspoder, no es una tarea politica, ni se debe tratar como tal, es un acto solidario y humano.

Imagen de Anónimo

Es verdad que choca el Servicio Militar por el hecho de ser obligatorio pero yo lo pasé y no tuve que donar ninguna sangre. Recuerdo campañas de vacunación pero no recuerdo ninguna campaña de donación de sangre en esos dos años