Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
SOCIEDAD

La marquesa cubana de 97 años recupera otros dos títulos nobiliarios

María Elena de Cárdenas y González, cubana de 97 años y residente en Coral Gables, recuperó dos marquesados más, el de Bellavista y el de Almendares, ante la Justicia de Madrid, según dio a conocer El Nuevo Herald.

El pasado mes de febrero la cubana había obtenido el marquesado de Campo Florido, hasta entonces en manos de la acaudalada familia española Koplowitz.

El marquesado de Bellavista lo acaba de recuperar de otra heredera de la misma familia, Alicia Koplowitz, mientras que el marquesado de Almendares estaba en manos de Miguel Mariano Freyre Gómez, nieto de Miguel Mariano Gómez, presidente cubano de mayo a diciembre de 1936.

"Esto lo he hecho para dejarles a mis nietos y bisnietos un legado histórico, no solo de nuestra familia, sino también de Cuba y de España", dijo De Cárdenas y González.

El marquesado de Almendares había sido otorgado a Miguel de Herrera y O'Farrill, antepasado de Cárdenas y González, por la reina María Cristina de Borbón en 1842 "en atención a los méritos que desarrolló como integrante de la Junta Directiva de la construcción del ferrocarril" de La Habana.

En el caso del marquesado de Bellavista, la cubana lo recibe a través de su antepasado, Gabriel de Cárdenas y de Cárdenas, a quien el rey Amadeo I, que gobernó España entre 1871 y 1873, se lo otorgó el 16 de agosto de 1871.

"Nos alegramos por ella, que es una abuela cubana, una verdadera dama criolla que conserva en su familia el conocimiento y disfrute de muchas costumbres y manifestaciones de nuestra cultura, y de quien, seguramente, su ejemplo impulsará a tener la satisfacción, en este viaje al pasado, de propiciar el conocimiento de nuestras raíces y estrechar aún más los nexos familiares", señaló la experta en genealogía de las familias cubanas María Teresa Cornide, autora del libro De La Habana, de siglos y de familias.

La marquesa nonagenaria conserva la partitura de una contradanza típica de la era colonial, compuesta por su bisabuelo Rafael de Cárdenas y Cárdenas en el año 1860, que toca con frecuencia a sus nietos, para no perder el legado de sus antepasados.

La familia De la Vega y De Cárdenas salió de Cuba en los años 1960, después de la llegada del castrismo, dejando atrás una extensa pinacoteca y objetos valiosos de los cuales pudieron sacar muy poco al exilio.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 30 ]

Imagen de Amadeus

Esta señora está en todo su derecho a reclamar lo que fue suyo. Yo voy y ver cómo hago para mover el asunto del Condado de la Loma del Burro, que pertenecía a mis abuelos.

Imagen de Anónimo

Anónimo 13:40, mire ni soy leninista, ni comunista, ni nada que se le parezca y desde luego que apoyo la democracia y la educación basada en la Declaración de los Derechos Humanos; vivo con los pies en la tierra y quiero para Cuba que sea libre y que cada uno piense y diga lo que desee en un futuro, como dijo Martí: "el culto de los cubanos a su dignidad", es eso lo que me interesa. Me parece pueril medir a un ser humano por la ropa que se ponga o porque no haga o deje de hacer cualquier tontería de acuerdo a la etiqueta. Un ser humano tiene que ser buena persona y para eso se le ha de educar, no para delator; debe ser decente, respetar a los demás, honesto, trabajador y actuar con corrección, sin robar ni mentir ni creerse por encima de los demás. Ahora bien, si alguien quiere comprar un título nobiliario o se lo dan por medio de cualquier procedimiento, que lo disfrute, pero eso no es un elemento a tomar en consideración para medir la calidad humana de una persona ni tan siquiera para convivir o hacer a un país feliz. Por otra parte, como decía Rubén Darío, la belleza y la elegancia no se encuentran ni son patrimonio de un grupo social o de una élite y como prueba de ello Luis XIV era inmundo en sus costumbres y en su higiene o lo fue moralmente María Antonieta o Enrique VIII y el Marqués Cela: asqueroso. La elegancia eso es, como decía Darío: la modestia y la sencillez, no un título nobiliario ni la arrogancia de un grupo social o una persona.

Imagen de Anónimo

7:09 siga usted con su rollo leninista (Lenín aniquilando a los Romanov), la plebe cortando cabezas en Francia, etc. y atráquese de lo que acusa. No me venga a dar lecciones de historia. Me opongo a ese tipo de iconoclasia aunque sé qué Vladimir Ilich actuaba en revancha por su hermano perdido. Y créame, tengo el peor concepto de los Romanov que tanto pogromo hicieron. Yo, que sepa, no tengo título nobiliario, pero soy un aristócrata (lea el concepto en la RAE, ante de comenzar su burla, o bully pueril). Gertrudis Gómez de Avellaneda era una aristócrata que descendía de la nobleza de Navarra, tal es así que cuando se casó en España lo hizo en el palacio real y los padrinos de la boda fueron los Reyes. Sin embargo, nadie habla de eso, muy pocos lo conocen. Lo que importa es la obra que nos legó, quién fue. Al menos escribió la primera novela abolicionista, mucho antes de Harriet Beecher Stowe y su Uncle Tom´s Cabin. Los títulos de nobleza, aún los más antiguos, tienen su historia. ¿Se lo quitaría usted, así como así, al Premio Nobel, Mario Vargas Llosa, porque nació plebeyo? ¿No es un aristócrata de la lengua? Se lo quitaría al Rey Fernando II de Aragón, sí, el mismísimo consorte de Isabel la Católica, pues la madre de don Fernando, Juana Enríquez, era judía, como Santa Teresa de Jesús, otra aristócrata de sangre y de palabra. Esta noble señora es nuestra historia. No hay Castro alguno que pueda borrarla.  

Imagen de Anónimo

Anónimo 22:04, mire, reconozco que la dictadura en Cuba hizo degenerar no sólo la ética, sino también otros modos de actuar las personas y que pusieron en desuso varias costumbres y las criticaron. Ahora bien, no le acepto que venga usted a defender a la nobleza y la aristocracia como dechado de buen tono y a imponerlas como modelo de actuación para Cuba en un futuro. Vamos que ese tipo de grupo social era un conjunto de parásitos -demostrado por la Historia- y no en balde la burguesia (con cultura y dinero) les quitó el poder en el siglo XVIII, precisamente por limitar el ascenso social y el progreso de otros grupos sociales, incluídos los pobres. Por otra parte, esta señora y sus familiares no son aristócratas de viejo cuño (mejor así, porque eran peores) ni nada que se le parezca, son burgueses que recibieron o adquirieron ese título, por razones diversas en el siglo XIX y no precisamente de manos de una reina española ejemplar y su madre (Isabel II y María Cristina); sino que esa reina y su progenitora fueron dos aristócratas que los propios españoles echaron en masa del poder en 1868 por corruptas y por mal ejemplo en todos los sentidos para la sociedad de la época. ¿Qué le parece? - nada que cada uno se atraca con lo que le parezca, pero no debe imponerle a los demás sus tonterías.

Imagen de Anónimo

Algunas personas ignoran que muchas veces estos títulos eran concedidos por servicios prestados a la Corona y al país y eran personas dignas con un gran sentido del honor y la virtud. Por eso es un motivo de orgullo descender de esos antepasados. Muchos ilustres cubanos tuvieron títulos de nobleza, contribuyeron a la grandeza de la nación y fueron grandes benefactores.

Imagen de Anónimo

La Archiduquesa de Luxamburgo que se menciona no escalo a la sociedad, ella era nieta de un senor que si tenia titulo pero que nadie lo sabia porque ellos no lo pregonaban lo que si se le conocia porque dio trabajo a mucha gente en sus negocio. Y en la historia de Cuba existieron casos de personas que tenian titulos reales, como el Marques de Santa Lucia que renuncio a su titulo, fue el segundo Presidente de la Republica de Cuba en armas, combatio en la manigua y de 14 hijos 6 murieron de hambre y enfermedades y en la Republica fue senador vitalicio.Era primo de Ignacio Agramonte.En la guerra de Independencia lucharon y murieron blancos, negros, chinos, libertos, esclavos, personas con titulos y sin titulos  y de otros paises como el Generalisimo Maximo Gomez.

Imagen de Anónimo

Me alegra esta decisión. Estos títulos nobiliarios, más allá de su valor nominal, forman parte de la historia de Cuba que los Castro han querido borrar. Eso también es parte de nuestra herencia. 

Imagen de Anónimo

Los culirrotos como siempre, burlándose de todo lo que no sea chusmería,orilleo y bajeza. Y si no tienen un peso en el bolsillo, dicen que el dinero es cochino y que no da felicidad, pero si les llega el "cash y la liquidez", es de lo más higiénico y se sienten de lo más felices. Maria Maria.

Imagen de Anónimo

20:33. Quizás usted sea joven y no sepa que, en los 60s, en Cuba se criticaba a las personas educadas y que vestían bien. Yo pasé por eso. Si decía las gracias, que me venía de cuna, se me criticaba. Si vestía elegante, con saco y corbata, lo mismo. A eso Fidel Castro y su séquito llamaba rezagos burgueses y bitonguería. Y ya ve que, por los años 80s, los médicos iban al hospital con pitusas y zapatos tenis, y, por supuesto, no trajeados. Eso ha seguido hasta ahora. No venga usted a bailar en casa del trompo y estudie un poco más la historia de todo y como ha corrido el tiempo hasta llegar a Osmani García. ¿Sabe usted a quien debemos muchas de las grandes obras de arte de la humanidad, pues a los Mecenas de la nobleza? Y por otro lado, estudie, señor, que la palabra "aristocracia" no se refiere solamente a tener un título nobiliario. Búsquelo en el Diccionario de la RAE. Hay que ser cultos para ser libre, dijo José Martí. Y deseamos liberarnos y recuperar la ética y la moral que se ha perdido en Cuba. La buena educación, los modales, no tiene época. En Cuba se ha perdido eso y mucho más. Se ha perdido todo.

Imagen de Anónimo

Creo que a los cubanos nos interesa ahora mismo recuperar la libertad y los derechos arrebatados por la dictadura, mucho más que cualquier otra cosa. En cuanto al comportamiento ético, la vida ha cambiado mucho y Cuba también, los seres humanos deben gozar especialmente de libertad para fijar sus normas de comportamiento ético, que no tienen porqué ser aristocráticas para ser correctas, respetuosas y decentes. Vamos, que por ahí no va el mundo, porque la aristocracia y la nobleza no siempre han sido un modelo a imitar y que lo digan las propias revoluciones burguesas que colocaron a los hombres en plano de igualdad y derechos, cuando la aristocracia impedía que eso ocurriese. Creo que cuando todo cambie en Cuba, una educación pública de calidad ateniéndose a las normas recogidas en la Declaración Universal de de Derechos Humanos como en cualquier democracia moderna, deben ser las normas de nuestro comportamiento cívico. ¡Que viva la la libertad, la modernidad y el derecho de cada ser humano a ser feliz!, como proponían los Ilustrados, no por gusto enemigos de las diferencias sociales y de los privilegios nobiliarios del Antiguo Régimen. Cuba lo que necesita es paz y libertad y comida, porque sin eso no hay nada. Los nobles nunca le han resuelto ningún problema a nadie, al contrario los crearon. Pero que disfrute esta señora lo que quería, que como dice el refrán: "cada loco con su tema".