Domingo, 19 de Noviembre de 2017
15:54 CET.
Sociedad

El hombre que no canta el himno nacional

Pedro Figueredo Guerra, "Perucho", reside en Paquito Borrero número 254 entre Remus y 24 de febrero, Palma Soriano, Santiago de Cuba, y confiesa que nunca canta el himno nacional.

"No soy testigo de Jehová", comenta. "Mi razón es otra: soy tataranieto de aquel hombre que escribió sobre la montura de su caballo el himno de Bayamo, que luego se convirtiera en el himno nacional cubano. Si vieras cómo vivo y todo lo que he pasado en esta vida, me darías la razón. Siento verdadera vergüenza de decir que soy su descendiente".

Perucho vive en una vivienda grande, deteriorada por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. Hace más de una década está sin trabajo.

"Me gradué de ingeniero mecánico en el año 1976.  Fui jefe de máquinas en muchos barcos de la flota mercante. Pero en mis viajes por el mundo conocí la tragedia del socialismo en muchos países europeos y comencé a tener problemas por mis ideas, con los capitanes que solo pensaban en la pacotilla y en adular a los superiores del Ministerio. Cuando llegó el 'Periodo Especial' y Cuba vendió la mitad de la flota para pagar sus deudas, de la noche a la mañana quedamos sin trabajo miles de oficiales y marineros".

A Perucho lo enviaron a trabajar en un establecimiento de venta de pescado, llamado Mercomar, donde también tuvo inconvenientes. "No podía corromperme, de ninguna manera, ¡imagínate!, yo, un tataranieto de Perucho Figueredo, el autor del himno nacional, robándome los pescados de la población. O regalándoselo a los policías para congraciarme. ¡No! ¡De ninguna manera! Por eso me sacaron del trabajo".

En la calle sobrevivió con sus conocimientos de mecánica, arreglando autos y motos para darle de comer a su familia. "No ganaba mucho, porque cobraba barato. Y  a veces hasta trabajaba de gratis, porque sé que la gente está jodida, como yo, y nunca voy a ser ni un aprovechado ni un explotador".

Lo poco que gana Perucho lo emplea para alimentar a su familia, compuesta por tres hijos, su hermana y su madre enferma. "Mi familia es de lucha y patriota de verdad. Mi madre Tomasa fue mensajera de la columna 'Antonio Guiteras', comandada por Huber Matos. Cumplió importantes misiones y participó en numerosos combates. ¿Y que tú crees que pasó cuando acabo la guerra? Te lo diré: luchar junto al comandante Huber Matos más que una hazaña fue un estigma. El único trabajo que encontró mamá, fue de empleada en una cafetería".

Pedro Figueredo firmó en 2003 el Proyecto Varela, presentado a la Asamblea Nacional por el fallecido Oswaldo Payá Sardiñas, que solicitaba al Gobierno la celebración de un plebiscito. Eso le costó cuatro años de prisión en el centro correccional El Caguayo, en Dos Caminos de San Luis. Una escaramuza fabricada por la policía política como represalia a sus ideas políticas, que también arrastró a la cárcel a su hijo Pedro Michel.

"Mamá tiene 95 años y todavía conserva el mismo espíritu de combate de su bisabuelo, el patriota mambí. Y aquel temple de la tropa mística del comandante Huber, que derrotó a la tiranía de Batista a tiro limpio. Pero está muy enferma y triste por la vida de penurias que lleva. A veces no tiene ni sus medicamentos. La alimentación está hoy más cara que nunca y  el día entero se va en luchar la comida.  Otra cosa, aquí en Palma Soriano hay un grave problema con el agua, que llega cada 24 días. El resto del mes tenemos que comprar pipas, a 100 pesos, cuando aparecen. ¿Tú crees que con todas esas vejaciones y desengaños, yo puedo enaltecerme de ser un descendiente del hombre que escribió el  himno nacional? No. Para mí es solo una canción. Cuando la escucho bajo la cabeza y pienso en otra cosa, para no llorar".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

La burla, el escarnio ,el desprecio de unos que comentan o se hacen losguapos que triste cubanosesa es la triste realidad de la gente honesta alla y mas i osn decendientesde martires que dieorn su vida y su fortuna por Cuba ,,,ayer leia a un venezolano decir que Venezuela no es C uba despreciandonos y comprendo cuando leo a estos escribir asi comprendo porque hablan mal de los cubanos

Imagen de Anónimo

Pobre hombre que pena con ese hombre honesto y sincero...

Imagen de Anónimo

Creo q Perucho vive con la dignidad herida por tantos palos q le dá la vida, pero no hay q sentir vergüenza por ser un prisionero de las circunstancias, ni por ser tataranieto de una leyenda secuestrada por la maquinaria castro-maquiavélica. Sólo el hecho de saberse un hombre honesto debía inyectarle la fuerza para andar con la cabeza erguida, aunque sea cruzando los pantanos de la corrupción y la escasés de valores. Perucho, escuchad del clarín el silencio.Machete

Imagen de Anónimo

Ser cubano y ser vital... el pecado de este compatriota es no parecerse a algunos seres perfectos e impolutos que opinan (ridiculizan todo) en este artículo, foros. Tener su propio derrotero en la experiencia Vital, es el delito por el que te juzgan. Los que por suerte no somos perfectos en la catarsis del socialismo cubano vemos que el Karma nacional lo hacemos de modo diferente, no obstante unos arriesgan mas que otros, algunos Nada. Perucho supo emocionar la manigua y a un Directorio 13 de Marzo que nos dejó escuela. Tal vez haya lápidas ausentes, nombres sin pronunciar, Valientes por nacer pero la sencillez de algunas personas, almas, alguna vez devolverán la dignidad al proyecto de construir un país para todos, con y para el bien de todos, la exclusión será una vaga idea del pasado, de unos pocos sin nada que aportar con un estéril anonimato.Gracias Pedro, tranquiliza saber que no todos son los otros.

Imagen de Anónimo

que pena pero a todos nos engaño y   con el che nos vendio a los rusos 

Imagen de Anónimo

Que vergüenza. Y porque en vez de criticar a un compatriota no se plantea la forma de ayudarlo.

Imagen de Anónimo

Yo no comento porque juzgar a los demas sin haber echo nada mejor es una verguenza.  La mayoria de los que estan aca nunca hicieron nada mientras vivian en Cuba, incluyendome a mi.

Imagen de Anónimo

01:07 y tu de donde.coño saliste?No te das pena tu mismo?Por idiotas como tu es que pasan las cosad. Y como tu hay miles. Ademas de.otros.q.si tienen timbales.para reclamar lo q.les.pertenece.Que pena das.  

Imagen de Anónimo

Perucho, das lastima, parece que en Cuba los unicos que tuvieran timba para disparar fueron los demonios Castro.No se ni que decir de los cubanos, muchos padecen del Sindrome de Estocolmo y otros de pendejismo critico.Pobre Cuba!!!

Imagen de Anónimo

No creo que Pedro esté pensando en cobrar derechos de autor. Tampoco me parece oportuno regañarlo por no quedarse en un puerto cualquiera, esa es una decisión personal que puede tomarse o no en función de las condiciones de cada quien. Me parece un símbolo que alguien que pudiera sentirse orgulloso de un antepasado, opte por avergonzarse, ya que ese antepasado y lo que representa ha sido secuestrado por un gobierno hijo de puta. Es lo que me queda de esta triste historia.