Jueves, 8 de Diciembre de 2016
16:53 CET.
Política

Estos son varios mitos de la izquierda destruidos con la elección de Trump

Quedarse sin argumentos, huérfano de ideas nuevas e inspiradoras, y regresar al pasado una y otra vez buscando legitimidad parece ser la moda en cierto círculo de funcionarios e intelectuales orgánicos. A juzgar por los artículos aparecidos en las últimas semanas, no hay una sola proposición política, cultural o económica que resulte original, sugestiva de estar ya casi al final de la segunda década del siglo XXI. Todo es más de lo mismo: reciclar viejos enemigos; reconsiderar antiguos amigos. Es algo peligroso repetir los mismos lemas de los años 60 y 70, porque el mundo es otro, otros son los problemas, y otras las soluciones que demanda una nueva época que parece echar abajo los pronósticos y los supuestos saberes.  

Por lo pronto, la última elección norteamericana ha sido un golpe durísimo para las ideologías "anti-yanquis". No porque Donald Trump haya sido elegido contra todo vaticinio, sino porque ciertos mitos que han alimentado a la izquierda carnívora, como la llama Carlos Alberto Montaner, han quedado en el pasado. Sin argumentos, reinventar un discurso enervante, antinorteamericano y anticapitalista tomará tiempo y talento. 

Veamos algunos de esos mitos que ya son historia. El primero era que en las elecciones de EEUU las ganaba quien más dinero recaudaba en la campaña. De modo subliminal se introduce la idea de que en realidad no hay democracia sino plutocracia. Como todo mito, hay algo de razón. Más dinero significa más tiempo en televisión, más viajes y discursos por todo el país,  decenas de millones de pancartas, tarjetas, y pegatinas. Pero no siempre ha sido así, y esta es una de ellas. El candidato republicano hizo uso de la propaganda "enemiga" como fuente de promoción. Cuando la señora Clinton había gastado cientos de millones, Trump apenas había consumido algunas decenas de su propio bolsillo. Tuvo la osadía, incluso, de parar las recaudaciones días antes de la elección. No quiere decir que un pobre diablo pueda ser presidente; quiere decir que dinero no es sinónimo de triunfo. El mito se esfuma.

El segundo mito no es menos divertido por falaz. Siempre se había dicho que no hay nada más parecido a un republicano que un demócrata. Y que en EEUU hay un monopartidismo solapado. Aunque eso jamás fue cierto, esta vez fue menos cierto todavía. La señora Clinton y el señor Trump estaban justamente en las antípodas.  De hecho, pocas veces en la historia de más de 200 años de república, dos candidatos han representado dos visiones tan opuestas del país, y de su futuro. Respecto a Cuba hubo dos posiciones contrapuestas en la carrera por la presidencia: profundizar las medidas del obamato, o echarlas atrás. No, hay varios partidos y varios candidatos, y sus discursos, como ahora, suelen ser distintos.

El tercer mito tiene que ver con la prensa. La propaganda antinorteamericana decía que se podía ganar con la prensa pero no contra ella. Desde la época de William Randolph Hearst —inmortalizado por Orson Welles en Ciudadano Kane—, parecía un paradigma inamovible. Para la propaganda liberal, los media al servicio del gran capital ponían y quitaban presidentes. Bueno, a Donald Trump le dieron hasta con el cubo. Mientras más lo golpeaban, mas parecía resurgir del fango en que lo querían enterrar. The New York Times, de muy triste fama por aupar dictadores y cubrir historias ampulosas, no escatimó páginas ni salarios para sacar lo peor del candidato republicano. Otro mito que parece derrumbarse.         

La cuarta historia mítica tiene que ver con la "rapacidad imperialista". Según la leyenda negra, EEUU debe su grandeza y pujanza económica al saqueo de los recursos naturales del sur; ha suscrito tratados leoninos con gobiernos entreguistas. Pero ahora con la nueva administración, todo parece indicar que los explotados se quedaran vestidos de novia; el presidente electo ha declarado que se cancelarán todos los acuerdos comerciales de libre comercio en perspectiva, como el Transpacífico. Otros serán revisados minuciosamente. Las fábricas deberán regresar a suelo norteamericano. El país comenzara a re-explotar sus propios yacimientos minerales. De inmediato han surgido las protestas de los explotados: nos van a arruinar los "yanquis". ¿En qué quedamos? ¿Te gusta o no te gusta que te "exploten"? El mito del depredador imperialista podría venirse abajo si deciden perforar el gigante bolsón de petróleo hallado en Texas. Venezuela tendría que hallar algún otro explotador, y que le pague con la misma seriedad que lo hace el "enemigo".           

Por último, y en el caso de Cuba, la leyenda del bloqueo y la invasión norteamericana todavía tendrán que esperar un poco para desvanecerse. Con Donald Trump y su tribu de halcones, es el único mito que desgraciadamente pudiera convertirse en una historia real. "Con el hambre no se juega, Jachero", decía el personaje de Juan Quinquín en Pueblo Mocho. Una estampida estilo Mariel o Guantánamo podría no ser tolerada por la administración siguiente. Los lemas antimperialistas modernizados, dichos una y otra vez, como mantras, como letanías que se repiten desde hace cinco décadas, no van a poner sobre la mesa el vasito de leche que se le ha prometido a cada cubano. Entonces si sería pertinente un lema que fuera algo así como ¡que el espíritu bovino de Ubre Blanca se transforme de fantasía en realidad!         

Comentarios [ 38 ]

Imagen de Anónimo

Para el anonimo de de 03:21,, el unico que come katibia es usted. USA es una union de 50 Estados, y el presidente es el presidente de esa Union, no es el Presidente de California. Los Padres Fundadores disegnaron las  elecciones de este modo para que cada Estado tuviera voz y peso en las elecciones. De lo contrario Caifornia siempre dictaria qien debe salir y quien no. Quita California y veras que Clinton no gano nada. Informese mejor antes de hablar katibia, y acusar a otros de comerla.

Imagen de Anónimo

Dejense de comer katibia, que Hillary gano 2 millones de votos mas que Trump.  En cualquier pais con un sistema de gobierno verdaderamente democratico, Trump seria el PERDEDOR.

Imagen de Anónimo

Le falto un mito. Que no ganaba quien no sacara mas del 40 % del voto hispano. Tambien hubo un mito que no pudo romper Hillary y que favorecio a Trump. Y es el hecho de que desde hacia muchisimos años un partido no repetia tres periodos y al final se cumplio.

Imagen de Anónimo

que estupidez repetir una y otra vez que Donald Trump ganó contra todo vaticinio. Yo soy un socotroco compadre y desde el primer momento que comenzo la campaña le decia a todo el mundo va a ganar Trump. Si ustedes piensan que los vaticinios confiables se los dan los medios comprados....estan muy jodidos!!!!

Imagen de Anónimo

EN LO QUE A MI CONCIENE , ESTOY MUY CONTENTO QUE UNA COMPANIA MEXICANA QUIERA VENDER CEMENTO PARA LA CONSTRUCION DEL MURO,  Y PIENZO QUE TODA ESTA GENTUZA DEVE MODIFICAR SUS PLANES DE RETIRO PORQUE CREALO O NO TRUMP LOS PONDRA EN SU SITIO. LOS HIJOS , NIETOS , SOBRINOS , DE TODA ESA CUPULA DE LA TIRANIA TROPICAL CUBANA . HAY QUE REVISAR CUIDADOSAMENTE LOS NEGOCIOS QUE HOY OPERAN AQUI EN EEUU CON EL DINERO ROBADO POR SUS PADRES , TIOS , ABUELOS Y CHULOS ,QUE FORMAN PARTE DE SU HIJA DE PUTA FAMILIA

Imagen de Anónimo

Buf. Tremendo artículo, lo felicito

Imagen de Anónimo

Magnifico

Imagen de Anónimo

Le faltó el mito de los "hispanos". La política identitatia murió.

Imagen de Anónimo

Con muy escasas discrepancias en algunos aspectos menores, es un excelente articulo de Almagro que honra esta publicacion. Gracias.

Imagen de Anónimo

Si no eres hispano por qué hablas español? Habla inglés o "cubano" entonces

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.