Miércoles, 18 de Enero de 2017
11:01 CET.
Transporte

La crisis del transporte es permanente

Llueve sobre mojado. El voluntarismo y la represión… hasta que se seque el Malecón. Las políticas con las cuales el fidelismo ha pretendido resolver el grave problema del transporte ya están dando resultados: disminución del transporte público y privado, abarrotamiento en las paradas, aumento de precios, huelgas de transportistas en algunos lugares…

Solo quienes ciega pero interesadamente aprueban esas medidas antieconómicas  podrían esperar que eliminar el 50% del combustible a las empresas del Estado, mantener el petróleo a 1 CUC el litro en la red monopólica del mercado estatal y poner topes a los precios de los viajes de los transportistas privados, aliviaría la situación. Fue previsto: solo la empeorarían.

Quienes hace más de medio siglo han pretendido resolver los problemas de la economía cubana desde el estadocentrismo, la planificación centralizada, el control de los dineros de la nación por una elite, el estatalismo asalariado, el control del mercado, el estímulo moral, la imposición de precios y regulaciones absurdas, no acaban de reconocer, no les conviene reconocer, que todo su sistema paternalista, populista y autoritario  "estatal-socialista" no ha sido más que un fraude, una coartada para mantener en el poder a una siempre misma elite burocrática, a costa de la innecesaria eliminación del capitalismo privado y la promesa infundada de un paraíso venido de las nubes.

Pero no es casual, son los mismos que tratando de imponer un "socialismo" de miseria y sacrificio para los trabajadores y el pueblo, viven en la abundancia y el despilfarro de riquezas creadas por otros.

¡Cuánta razón tenía Lord Acton: el poder corrompe y el poder absoluto, corrompe absolutamente!

El transporte, desde la época en que los grupos humanos empezaron a intercambiar sus producciones, se convirtió en la sangre que movía el progreso de los pueblos. Con el desarrollo de las modernas técnicas y las tecnologías de la informatización y las comunicaciones, su importancia  para el intercambio, el comercio, el mercado, ha crecido en cantidad y calidad en  la misma proporción en que se avanzan las naciones y sus economías.

Pero al estadocentrismo cubano solo le ha importado el transporte que le garantice su subsistencia y poco empeño ha puesto en resolver el transporte del pueblo. Eso lo vemos con toda claridad en el transporte asegurado a las Fuerzas Armadas, a la Seguridad del Estado, a la burocracia empresarial y al llamado "obrero" que garantizan la seguridad del régimen y le reportan pingües ganancias.

Muchas veces dijeron que se establecerían plantas para montajes industriales de ómnibus y autos y apenas existe una ensambladora de pequeñas guaguas de baja calidad, heredera de la fábrica Girón de ómnibus escolares montados en chasis y con motores de camiones militares rusos. Nunca se desarrolló una fuerte industria naval en un país rodeado de agua por todas partes que, tres siglos atrás, tuvo astilleros para la fabricación y reparación de barcos de transporte transoceánico. Por no hablar del necesario transporte de carga o de ferrocarril, siempre traído de lejos, o del estado de las vías ferreas o del transporte normal de carga y pasajes interprovincial. Una vieja ensambladora de bicicletas chinas hace rato no produce un solo ciclo.

Pero más allá de la ausencia de fábricas y ensambladoras, las absurdas políticas  monopólicas estatales que han interferido u obstaculizado el transporte privado y cooperativo, con sus regulaciones, controles del mercado de autos, piezas y combustibles, han estado en el centro del desastre que hoy se aprecia. Si no existieran estas amarras hace mucho tiempo ya, privados y cooperativistas, como en casi todo el mundo desarrollado o en desarrollo, hubieran dado respuesta a toda esa gama de necesidades.

Sin olvidar, claro está, la ausencia de previsión gubernamental sobre la necesidad de preparar el país para mantener una producción estable y significativa de energías alternativas al petróleo que, de una u otra forma, siempre nos ha llegado a precio subsidiado de aliados complacientes. No olvidar el rechazo a la producción de etanol por la alta dirección gubernamental cuando bajó el precio internacional del azúcar y la opción fue destruir la mitad de la industria azucarera de Cuba, cuando comenzó a ser una realidad aquella máxima de la burguesía azucarera cubana: sin azúcar, no hay país.

Pero no es de ahora la crisis en el transporte. Existe desde los mismos años 60. Ha existido siempre. desde que en Cuba se instauró un desviado capitalismo monopolista de Estado, en nombre del socialismo que estatizó el transporte privado y el de  las cooperativas de transporte que había y todo el transporte de carga y pasaje para "administrarlo en función de los intereses del pueblo y los trabajadores".

Nada… lo mismo que pasó con la agricultura, la pesca, los servicios y la industria.

Es hora de acabar con ese cuento y ese fraude de "socialismo" y de establecer nuevas normas para el funcionamiento de la economía cubana sobre bases democráticas y libres, con la eliminación de los monopolios estatales o particulares, que liberen la inversión, el trabajo privado y el asociado y permitan el fluir de la sangre de la sociedad, el transporte y el funcionamiento al del resto de las ramas de la economía nacional, estancadas por las trabas que imponen las relaciones de producción estatal-asalariadas.

Allá arriba todos lo saben, pero el miedo a Fidel y a perder el poder absoluto, los aterra. Pero el pueblo ya se va enterando también.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Lector de DDC

La crisis del transporte es parte de la catástrofe nacional. Es necesario un cambio de modelo donde las empresas tengan sus programas de inversión, desarrollo y ganancias. El dramático esfuerzo que el populismo caudillista ha hecho para dar transporte barato a la población ha terminado en la destrucción de este vital servicio. Los cubanos parecen moverse hoy como si de un estado de guerra se tratara. Por cierto, en la fotografía que acompaña este excelente artículo vemos no sólo personas con buen aspecto, sino algunas obesas, con cerca del 25 al 75 por ciento de exceso de peso, ello establece dudas sobre la opinión generalizada de que en Cuba “la gente pasa hambre” o aquella otra de que “no hay comida”.

Imagen de Anónimo

Pueblo de corderos.  Tienen los que merecen.

Imagen de Anónimo

El anónimo 22 agosto 22:00.. Tú está leído el Granma .. O estás opinando de lo puesto por el periodista Pedro Campos , hay te explica q el modelo robolucionario ofrece hasta meter despues  de a ver metido , olvidar lo prometido .. Donde están las guaguas q se fabricarían para apoyar el transporte lee mejor el Granma 

Imagen de Anónimo

Otro intento mezquino de tergiversar la realidad . El transporte en Cuba no es que sea terrible , es que esta terriblemente tasado . En Mayami un dia te cuesta 6 $ y la 42 o la 27 vienen cuando les da la gana . un abuso . 40 cts por un trayecto cotorro vedado solo en Cuba . en cualquier pais del mundo te vale 2 dolares . Los boteros. La mafia de boteros han corrompido a los transportistas de guaguas para evitar la competencia. La revolucion hace un trabajo impecable pero son los enemigos y la escoria los que ponen el dao malo para crear situacion . El dia que quiten a todos los boteros y suban a 5 pesos el precio del transporte en guagua se acabo el problema

Imagen de Anónimo

En cualquier pais de este mundo el ganado se transporta más cómodo que las personas en Cuba.Los castro han llevado al pueblo cubano a vivir peor que los animales en el resto de los paises civilizados y no solo en el transporte es tambien en casi todo lo demás,vaya logro despues de más de 57 años de revolución.

Imagen de Anónimo

No puede haber desarrollo económico en un pais que no tenga infraestructura en transporte y comunicaciones. Y el desgobierno de los castros obviaron eso desde el principio, ahi estan la carretera y autopista nacionales que no mienten por su estado deplorable. Y de las comunicaciones ni hablar. Es que es extremadamente difícil hacer abstraccion, catarsis o como se llame, pensando en todos los problemas que tiene este pais y no creer que todo ha sido ha propósito. Han sido el polo opuesto al Rey Midas, todo lo que han tocado lo han convertido en m...oringa.

Imagen de Pedro Benitez

Los mecanismos de control en una sociedad donde se practica el poder absoluto son muchos.  El lucido autor bien describe la mafia en el poder en Cuba y sus manos desastrosas en el transporte, la vivienda y los salarios.   El miedo a Fidel y a perder el poder absoluto en una sociedad que secuestra los derechos de los ciudadanos es lo que viene pasando por décadas en Cuba.  Ausente en este y en todos los artículos de Pedro Campos -la posibilidad y la probabilidad de un traspaso de poder por detrás de la fachada a Alejandro Castro Espín extendiendo el sufrimiento de varias generaciones de cubanos por tiempo indefinido.  

Imagen de Anónimo

Me gusto mucho, de verdad, felicidades a Pedro Campo, se nota una evolucion y crecimiento en su conocimiento y forma de ver la realidad que lo rodea.

Imagen de Anónimo

Cuba es un desastre. Un pequeno grupo favorecido que controla todo.

Imagen de Juan

Y lo que siempre salen a escribir zoqueteras de los disidentes, que defiendan lo escrito por este autor! Dónde están?