Domingo, 17 de Diciembre de 2017
19:27 CET.
La Habana: por los municipios

Arroyo Naranjo, más allá del Café Colón

La génesis del municipio Arroyo Naranjo la constituye el poblado del mismo nombre, fundado en 1845. Paradero de las berlinas y ómnibus que iban de La Habana a Santiago de las Vegas, en 1858 se incrementó su población por las aguas medicinales de El Cacagual y las canteras de San Miguel.

El municipio, que como tal no existía antes del año 1976, está conformado por una serie de repartos alejados del centro de la ciudad, algunos de los cuales en los años 40 del siglo pasado, aún carecían de calles asfaltadas, electricidad y acueducto, teniendo sus viviendas que ser alumbradas con faroles de kerosene y que disponer de pozos artesianos. Posteriormente, en la misma década de los años 40, sus calles principales fueron asfaltadas, se instaló el suministro de agua potable y se tendieron las redes eléctricas, desarrollándose y poblándose rápidamente.

El municipio Arroyo Naranjo incluye los repartos Apolo, Alturas de La Lira, Barrio Azul, Bellavista, Callejas, Delicias, El Gavilán, La Fraternidad, La Esperanza, Los Mameyes, Montejo, Santa Amalia, San José, Párraga, Poey, Porvenir, Tamarindo, Víbora Park, Alturas del Sevillano, Alturas de Víbora Park, Ampliación del Sevillano, La India, Los Ángeles, Los Pinos, Patricio Lumumba, Perla, Vieja Linda, Alkázar, Alturas del Rosario, Capri, Ciudad Popular, Comodoro, Cuervo, Güinera, José Antonio Saco, Mendoza, Parque Lenin, Ponce, Rosario, Volpe, Managua, Frank País, Las Guásimas, Ampliación de La Lira, Averoff, Buenos Aires, El Lucero, El Moro, Mantilla, María Santísima, La Fortuna, La Lira, Las Lajas, La Solita, Los Mameyes, Pepe Hermoso, Portocarrero, Adelaida, El Calvario, Ciudad Jardín, Eléctrico, El Retiro, María Antonia y Parcelación Moderna; así como los caseríos de Calderón, El Recreo, Lechuga, Marrero, Molinet, Oliva, Cantarrana, El Gavilán, Loma Blanca, Sección D, Sección H, Abad, Alcona, Fernando Conde, Guillermo Argelí, Guamá y La Lola.

El municipio se encuentra enclavado entre río Luyanó y Vía Blanca, Vía Central, Avenida del Oeste, Loma Blanca, Autopista Melena del Sur y Autopista Habana-Melena.

En su territorio abundaban las casas con jardines y patios laterales o traseros con árboles frutales, donde se criaban cerdos y aves de corral, siendo algunas de mampostería con techos de placa, tejas o zinc, y muchas de madera con techos de tejas, zinc o  papel impermeabilizante.

En algunos repartos, como en Los Pinos, abundaban los bungalows tipo americano, ocupados por familias de la clase media baja, principalmente de profesionales.

En otros, como en Víbora Park, El Sevillano y Capri, la mayoría de las casas eran de mampostería con techo de placa, de una planta, construidas en los años 50. El ambiente general era el de una zona campestre aledaña a la ciudad, por lo cual se disfrutaba de aire fresco y puro y de mucho verdor, sin perder las comodidades urbanas. Se vivía, por lo general, a puertas abiertas a los vecinos y mesas puestas, a la hora del almuerzo o la comida, listas a recibir algún visitante. La vida social se desarrollaba en torno a las fiestas familiares (bautizos, bodas, cumpleaños) y las actividades sabatinas y dominicales en los templos de diferentes denominaciones religiosas.

Se conocían la vida y milagros de cada quien, así como quienes formaban parte tanto de los buenos como de los malos. Todos eran hijos, sobrinos, hermanos o primos de alguien, que había llegado al lugar hacía años y se había asentado, creando una familia e instaurando un apellido. Por eso se hablaba de los López, los Domínguez, los Rodríguez y de muchos otros.

Los extraños eran rápidamente detectados. Los cobradores de seguros, compras a plazos y centros mutualistas, así como los vendedores de papeletas para rifas, números de gallos tapados, billetes de la Lotería Nacional y apuntadores de "la bolita" eran personajes de presencia habitual. Por lo regular debían repetir las visitas, ante la imposibilidad de algunos deudores de liquidar su cuota mensual o quincenal.   

Diferentes rutas de ómnibus conectaban los repartos entre sí y a estos con el resto de La Habana. En los repartos existían tanto escuelas públicas como privadas, dedicadas preferentemente a la enseñanza primaria, así como todo tipo de comercios, siendo mayoritarios las bodegas, puestos de frutas y de viandas, panaderías,  dulcerías,  ferreterías y  tintorerías, así como los puestos de chinos, que ofertaban frutas, frituras de todo tipo y helados naturales a precios asequibles a la mayoría de los pobladores.

Existían también algunos cines, aunque no de películas de estreno, como La Palma, Ensueño, Chic, Gallizo, Darnet (después Irene), Novedades y otros; así como importantes centros de salud como el Hospital Julio Trigo, la Quinta Canaria y los Hospitales Pediátricos Ángel Arturo Aballí y William Soler. Sin embargo,  no abundaban las industrias, siendo las principales las Plantas Lácteas Santa Beatriz y El Lucero y Cerámicas Kli-Per S.A., ubicada esta última en Los Pinos.

Aunque algunos repartos estaban habitados por una clase media baja, la mayoría de sus habitantes trabajaban en oficios en empresas y establecimientos ubicados en el centro de la ciudad o en sus zonas industriales, y muchos se dedicaban a las construcciones, proliferando los albañiles, carpinteros, plomeros, electricistas y otros.

Actualmente en el municipio existen empresas estatales comercializadoras de frutas y vegetales, de hormigón y terrazo y algunas otras, pero su situación económica es deplorable, afectando el nivel de vida de quienes lo habitan. Mejor cara no muestran sus deterioradas viviendas y comercios, las calles y aceras rotas y los pésimos servicios de agua potable y alcantarillado. El desarrollo del municipio se encuentra estancado, y solo dan signos de vida los  comercios y actividades por cuenta propia, que luchan por mantenerse, aunque enfrentando numerosas dificultades.       

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Estimado autor... me ha dado mucho gusto que alguien diera datos generales sobre el municipio Arroyo Naranjo, solo que no hace mucha referencia a su verdadero origen... que no data del 1845 como afirma en su escrito... los archivos parroquiales de la iglesia del calvario hacen referencia  al poblado de arroyo naranjo desde fechas tan remotas como 1735.... el verdadero arroyo naranjo  es lo que hoy  llaman reparto pone y donde muchas  familias  de intelectuales  y médicos  ilustres tuvieron sus residencias, incluso el presidente de la República  Dr. Carlos prioridad tuvo su finca de descanso.... Arroyo Naranjo... era un paraíso  que la revolución  acabó.... si el poeta Eliseo Diego  viera lo que ha quedado del paraíso de su infancia.... las lágrimas no bastarían  ante tanta desolación existencial.

Imagen de Anónimo

Lo que dice Penindelsur 22 Junio 2016 - 4:10am, es mucho verdad se puede calificar este municipio como de gran degradación social y de peligrosidad. Y si caminas las noches por sus calles, el paisaje es desolador que llega a provocar espasmos. Triste pero cierto. Zacarias Monterrey

Imagen de Penindelsur

Muy lindo, muy nostálgico, pero sin que en el artículo se mencione lo peor: la degradación social en el municipio en Arroyo Naranjo, y su peligrosidad. En pleno día, y en una calle no precisamente desierta, fue asaltada mi esposa, a la que le robaron varias cosas. Ella gritó, pero nadie acudió a socorrerla, lo que demuestra el temor de los vecinos a la mala gente del municipio.   

Imagen de Anónimo

Siento mucha alegria leyendo el articulo, todo lo que narra. Y tambien, siento inmensa emocion leyendo los comentarios de todas las personas que hicieron sus vidas en este lugar. Ah yo no soy habanero, me me conozco la Habana y la amo como loco. Felicito al articulista. Zacarias Monterrey

Imagen de Anónimo

Cesar Rodriguez, yo no soy ni fanatico ni admirador de Eusebio Leal. De hecho me parece que ha hecho muchas cosas buenas por la Habana Vieja, pero que tambien ha sido un ladron empedernido. Ahora bien, me parece injusto pedirle a Leal que arregle Arroyo Naranjo, que es una zona que tiene pocos edificios patrimoniales en comparacion con la Habana Vieja, Centro Habana, 10 de Octubre y otros varios municipios. Vaya, que al tipo se le puede criticar mucho mas de lo que se ha hecho, pero no debemos sonar como gente irrazonable, porque asi le damos municiones a los comunistas que lo defienden.

Imagen de César Rodríguez

 ¿Conocera el Cafe Colon y su historia, la real, Eusebio Leal? ¿Que diria de todo Arroyo Naranjo? ¿Seria parte de la Ciudad Maravilla.? 

Imagen de Cubanón Regusanón

El artículo describe la misma situación en que están los restantes municipios de la ciudad, sino de toda Cuba: abandono, carencias, desidia, falta de agua, de reparaciones de calles y aceras, depresión de la vida económica y social. Donde quiera que te vires en la Habana verás el mismo cuadro. Triste destino de una ciudad que fue admirada por tantos y ahora solo despierta la curiosidad de un Parque Jurásico en pleno siglo XXI.

Imagen de César Rodríguez

La fuerza de la nostalgia lograron que una imagen tan pobre e insigificante como la del Cafe Colon me emocionara. En los años 70 estando yo en los 20 de mi vida yo fui peon de reparacion de vias ferreas en la brigada para estas reparaciones de vias del Cafe Colon. Unos cien metros mas alla, por un camino de tierra que corre paralelo a la linea del tren, hacia la izquierda en la foto, por detras de la cafeteria habian dos vagones de tren separados de la linea. Trabaje alli como 3 o 4 años, haciamos un trabajo muy duro y peor pagado, en un ambiente sumamente pobre, casi miserable. La zona siempre estaba llena de alcoholicos, locos y perros que se juntaban en el Cafe Colon a tomar cafe con leche aguado que servian de mala gana desde la 7 am. y tomar acohol de farmacia en los andenes. Conozco muy bien todo aquello.

Imagen de Anónimo

Hoy en dia todo a su alrededor esta destruido. Creci en ese barrio, en la Calle Dolores, en Sta Amalia.

Imagen de Anónimo

En ese sitio siempre cogia el tren que me llevaba a Cienfuegos, creo que hay un cine por ahi que se llama Arroyo, muchas veces me sente en la pizzeria de  La Palma y luego me iba en la ruta 2 o la 4 para La Habana