Jueves, 14 de Diciembre de 2017
01:56 CET.
Propiedad

Lo que queda del imperio Bacardí

En el transcurso de su historia, la economía cubana ha tenido su basamento en la industria azucarera. Este ingreso se mantuvo durante la mayor parte del proceso revolucionario, a pesar de la cacareada diversificación económica, augurada por la planificación comunista. El papel cubano en el CAME fue el de abastecer de azúcar a la comunidad. Luego, esta industria primordial fue desmantelada por el propio Castro en uno de sus dislates económicos.

El espejismo de la industrialización llevó a la creación de la fábrica INPUD en Santa Clara, que llegó a producir electrodomésticos. También se fundó una artesanal industria automotriz que construyó guaguas Girón y hasta combinadas cañeras. Sin embargo, las inversiones industriales hechas durante las cooperaciones con el campo socialista terminaron en un rotundo fracaso.

El mayor ejemplo fue la textilera Celia Sánchez Manduley, en Santiago de Cuba, la mayor de América Latina, según los rimbombantes anuncios de Castro. Su producción sería de 80 millones de metros cuadrados. Hoy en sus instalaciones coexiste un conglomerado de pequeñas empresas estatales, pues ningún inversionista quiso hacerse cargo de tan obsoleta y costosa fábrica.

Casi la misma suerte sufrieron otras inversiones producto de estas colaboraciones, como fábricas de calzado plástico, el combinado de hormigón y la de pastas y caramelos, que han tenido que ser redimensionadas o adaptadas a la producción de otros giros.

En esta debacle, una de las empresas que se mantiene es la termoeléctrica Antonio Maceo de Santiago de Cuba, conocida como Rente, fundada en 1962, y que sustituyó a la antigua planta de tecnología norteamericana, ya insuficiente para cubrir las crecientes demandas de la ciudad.

Hoy, transcurrido más de medio siglo de políticas económicas erradas, la "diversificación" industrial de Santiago está basada en las mismas empresas confiscadas y nacionalizadas en los inicios de la revolución. La fábrica de ron (en las dependencias de Bacardí); la refinería Hermanos Díaz (antigua Texaco); la fábrica de cemento José Mercerón, (anteriormente Titán), la fábrica de cerveza Hatuey y los astilleros del Oriente.

Otras pequeñas industrias también nacionalizadas siguen en uso, como la embotelladora de Coca Cola, la imprenta y el aserrío, entre otros. En su mayoría fueron levantados por el capital nacional, y aunque algunos han sido trasladados del lugar de origen, se siguen usando las mismas maquinarias, constantemente reparadas para mantenerlas en uso. 

El devenir de una industria familiar.

La producción más famosa de Santiago de Cuba es el ron, y se la debe a la Compañía Ron Bacardí S.A. Fundada en 1862 por Facundo Bacardí Masó y continuada por sus descendientes, su proyección internacional, crecimiento y legado, le ha conferido a la ciudad el eslogan de la fabricación del mejor ron de Cuba. Esta fue, y continua siendo, la mayor empresa dentro de los limites citadinos, y era de capital nacional.

La familia Bacardí no se limitó a los negocios, se destacó también por sus aportes culturales a la ciudad al fundar el primer museo de Cuba, en 1899. Don Emilio Bacardí compró y donó obras originales adquiridas en sus viajes por el mundo para surtir la institución que hoy lleva su nombre. Fue Don Emilio un gran patriota, destacado en la lucha contra el colonialismo español y, por su prestigio, elegido primer alcalde de la ciudad.

Las dependencias de Ron Bacardí S.A. se encuentran en la calle Peralejo 3 y fueron confiscadas al ser nacionalizada la empresa en 1960. La marca se mantuvo en poder de la familia, pues desde finales de los años 20 se habían establecido fuera del país. Las viejas dependencias santiagueras cuentan con cuatro edificaciones: la principal, para oficinas y embotellado, la de destilación, las naves de añejamiento y una para almacenamiento. 

Esas instalaciones han sufrido solo los cambios de gerencia en medio siglo de estatización, pues su perdurabilidad constructiva es muestra del cuidado que mostraron los propietarios en la cimentación de la compañía.

El nombre de Bacardí todavía perdura en algunos inmuebles: puede verse de forma borrosa en el pórtico deteriorado de la destilería inaugurada en 1922 en la carretera de Bacardí, en San Pedrito, y en el frontón del edificio de la destilería.  

Los almacenes de añejamiento, comprados por Don Emilio en 1921, ahora denominados Don Pancho, mantienen su presencia imponente constituyéndose en uno de los símbolos de la ciudad. La compañía también era propietaria de oficinas y almacenes en Aguilera, cerca del puerto, único lugar donde se conserva su emblemático logo del murciélago. En estas dependencias se encuentra instalada una fábrica de medias, hoy cerrada.

Como propiedad estatal, la ronera perteneció a una serie de empresas tales como ECONLIVI y EMBELI, que trataron de imponerle metas de producción socialistas, sin tener en cuenta las características especiales de esta fabricación. Pertenece desde 1993 a la corporación Cuba Ron S.A. y produce los rones Havana Club 15 años, Santiago de Cuba, Varadero y Caney.

La ausencia de una marca estable ha sido unos de los problemas de la fábrica revolucionaria, a pesar de que la confiscación le deparó el mayor bien de la Bacardí: la reserva de 50.000 barriles añejados. La asunción de todas las marcas del territorio con el triunfo revolucionario, Matusalem, Paticruzao, Castillo y la creación de otras por sustitución —Caney por Bacardí y Santiago por Matusalem—, hace que la producción sea limitada y que el mantenimiento de sus particulares bouquets constituyera un  reto.

Cada administración ha planteado una estrategia: EMBELI (Empresa de Bebidas y Licores) convirtió las instalaciones en la fábrica ron Caney, al que consideraban superior al Bacardí, pues usaron los "secretos" de su fabricación manejados por los maestros roneros que permanecieron en el país. De hecho crearon en el edificio principal una cantina con su nombre.

Cuba Ron S.A. priorizó el Havana Club y el Santiago de Cuba, cambiando el nombre de la cantina y trasladando aguardiente madre hacia sus instalaciones habaneras, donde se mezcla y embotella para la confección del Añejo 15 años. El ron Caney casi desapareció del mercado nacional, en la cantina que llevó su nombre no se comercializa, y su producción está dirigida básicamente a la exportación.

Con tan complicada producción, la fábrica trabaja por pedidos. Cuba Ron se limita a reabastecer el mercado, además de beneficiarse de los almacenamientos y antiguas instalaciones del que es hoy su principal adversario y competidor. Ninguna de sus marcas ha podido superar al que todavía se vende como el mejor ron del mundo.

Irónicamente, el ron Bacardí no es conocido por las nuevas generaciones de santiagueros, aunque en la memoria popular la fábrica se siga conociendo con este nombre.

La debacle de la cerveza Hatuey   

La pujante compañía Bacardí de finales de los años 20 era también propietaria de una fábrica de hielo, una de envases y una de cerveza, esta última comprada a la Santiago Brewing Company en 1919 para montar una destilería. En 1927, los directivos decidieron usar las instalaciones para la producción de una cerveza nacional, lanzando la marca Hatuey. La nacionalización asumió la fábrica y la marca.

La Hatuey fue una bebida potenciada para el mercado nacional, de hecho era la única que se enfriaba con bloques de hielo lista para su consumo. Su popularidad creció rápidamente llegando a ocupar el 50% del mercado antes del triunfo revolucionario.

La fábrica se encuentra en el barrio de San Pedrito, en la carretera de Bacardí. Mucha de la infraestructura heredada se sigue utilizando, aunque es evidente su mal estado. La ausencia de inversiones la ha llevado a la desvalorización de esta cerveza en comparación con las marcas líderes nacionales: Bucanero y Cristal.

La fábrica está a menos del 50% de su capacidad productiva, la necesaria inversión no llega y "el Gobierno exige producción pero no da nada", según los trabajadores.

Su mediocridad debido al uso de materia prima de mala calidad, el deteriorado estado de las instalaciones y la falta de una fábrica de botellas inciden en que su distribución sea fundamentalmente para el consumo a granel y dispensado. La disponibilidad comercial de la cerveza es casi nula, aunque puede comprarse fácilmente en el barrio aledaño de San Pedrito, robada de la fábrica, a un precio de 25 CUP "la balita".

"La calidad ante todo", lema con el cual la compañía Bacardí elaboraba sus productos, no existe en la fábrica revolucionaria. Beberse una Hatuey puede resultar peligroso para la salud. La gran caja de agua en forma de botella de ron Bacardí que preside la instalación, es un emblema vacío, y de "la gran cerveza de Cuba" no queda nada.

Vestigios de la compañía Bacardí en Santiago de Cuba

Archivado en

Estas instalaciones han sufrido solo los cambios de gerencia en medio siglo de estatización, pues su perdurabilidad constructiva es muestra del cuidado que mostraron los propietarios en la cimentación de la compañía. El nombre de Bacardí todavía perdura en algunos inmuebles: puede verse de forma borrosa en el pórtico deteriorado de la destilería inaugurada en 1922 en la carretera de Bacardí, en San Pedrito, y en el frontón del edificio de la destilería. 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Algo que alguien no entendio: Cuando el autor dice: "Ninguna de sus marcas ha podido superar al que todavia se vende como el mejor ron del mundo", supongo que no se esta refiriendo a la calidad del ron, algo que el mismo dice en el articulo, sino al posicionamiento internacional que poseyo y aun posee la marca "BACARDI" y obviamente en la penetracion de los mercados mundiales y aun mas, al volumen de ventas de "BACARDI".

Imagen de Anónimo

La cerveza Hatuey si se volvio a fabricar con calidad en Cuba a mediados de la decada del 90 en la cerveceria Mayabe en Holguin –donde se produce tambien la Bucanero y la Cristal en lata– pero al ser una parte de la empresa mixta de Canada pues tuvieron que dejarla de producir –y esto lo se de primera mano– como marca Y como cerveza. O sea, ni siquiera pudieron seguir reproduciendo la receta y venderla bajo otra marca. Todo esto se hizo bajo las leyes de propiedad intelectual ya que Hatuey es una marca que pertenece a Bacardi. Aqui un link de como lucia la lata en aquel entonces:http://www.todocoleccion.net/coleccionismo-cerveza/lata-bote-cerveza-hat...

Imagen de Anónimo

Sólo precisar un pequeño pero trascendental detalle. Bacardi desde su salida de Cuba jamás volvió a alcanzar los niveles de calidad que tenía cuando se elaboraba en Santiago de Cuba, eso de "...ninguna de sus marcas ha podido superar al que todavía se vende como el mejor ron del mundo" sólo puede ser una afirmación que nace del profundo desconocimiento de las calidades del mercado ronero actual, dónde los destilados de Bacardi no pasan precisamente por ser los de mayor calidad, y evidentemente no tienen nada que ver con lo que la marca elaboraba en Cuba. Cualquiera de las grandes producciones cubanas, sobrepasa con creces la calidad del hoy ron puertorriqueñ, al que eso sí, le queda la fama y el dinero acumulado.

Imagen de Anónimo

El artículo muy malo, lleno de imprecisiones. El ron Matusalem nunca se fabricó en la fábrica de Bacardí, tenía su fábrica en ave Yarayó hasta que cerró y se dejó de producir en Cuba alrededor de los años 90 (hoy se produce en República Dominicana aunque se anuncia en su etiqueta: con la receta de Santiago de Cuba). El ron Santiago se producía conjuntamente con el Matusalem, en la misma fábrica, no lo sustituyó, el Matusalem en un momento, simplemente dejó de producirse, muchos años después de haber surgido el Santiago, que mas bien en su momento sustituyó al Caney porque se producía en la fábrica Bacardí. El ron Caney, estuvo un tiempo sin producirse por una situación con una palabra de un idioma de un país socialista (en realidad desconozco que situación pues se especulaba pero no se dijo nunca), en estos momentos no es como dice el artículo, el ron Caney está en todas las tiendas de Santiago.  El deseo de expresar el descalabro de esta industria a manos del régimen es loable, pero el artícilo deja mucho que desear para quien conoce algo de la historia de Santiago de Cuba y muy desinformador para quien no la conoce.

Imagen de Anónimo

 La foto que muestra el artículo no es la fábrica de ron Bacardí, es la fábrica de cerveza Hatuey que era propiedad de Ppeín Bosch, yerno de Joaquin Bacardí.

Imagen de Anónimo

Ladrones y envidiosos.son incapaces de tener la inteligencia para crear asi que confiscan y tratan de copia r pero malo porque son bestias.los comunistas en su maxima expresion la castrista son envisiosos muy envidiosos.

Imagen de Anónimo

Eso muestra la impotencia economica del sistema existente en Cuba que incluso no es capaz de producir una cosa muy rentable que le daria millones de ganancia, pues la cerveza es un producto muy apreciado en Cuba con su clima tropical. Ademas se ve el miedo de las companias extranjeras de invertir en Cuba por la falta de seguridad y garantia, pues nadie sabe lo que se le ocurre a los duenos del pais el dia de manana.