Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
02:18 CET.
Sociedad

¿Y la educación y la salud?

Tras el reportaje El suplicio de cada inicio de curso: comprar un uniforme, publicado en DIARIO DE CUBA, parece oportuno echarle un vistazo al derrumbe de la espina dorsal de la propaganda castrista durante décadas: la educación y la salud pública como "obra genuina de la revolución".

Ambos servicios sociales, sin costo alguno para pacientes y educandos, conformaron la imagen más fuerte que Fidel Castro  vendió al mundo entero en su afán de mostrar que Cuba gozaba de un sistema social superior al vigente en Latinoamérica y en todo Occidente.

Pero "para decir mentiras y comer pescado, hay que tener mucho cuidado", como reza el refrán español. Resulta que hoy los Castro ya no hablan de educación ni de salud pública, como no sea para decir que la exportación —léase explotación— de miles de médicos, enfermeros y técnicos de la salud es la mayor fuente de divisas del país.

El Gobierno ya no logra que las escuelas y las universidades funcionen adecuadamente. Faltan libros de texto, libretas, lápices, uniformes, materiales y equipos imprescindibles. Tampoco hay suficientes maestros y profesores calificados, ni programas de estudio de acorde con los nuevos tiempos de avances tecnológicos —revolucionarios de verdad— que en el orden educacional van marcando a su paso esta primera centuria del tercer milenio.

La calidad de la enseñanza cubana es mala por lo general. Y los edificios y muebles de las escuelas casi sueltan los pedazos por falta de mantenimiento. El presupuesto nacional para la educación ha sido reducido drásticamente. En fin, que el sistema de educación en Cuba prácticamente colapsó.

Se cierran hospitales

En el sector de la salud, la "revolución", en vez de aumentar el número de camas y de centros hospitalarios, y modernizarlos, como hacen todos los países, lo que hace es clausurarlos. Casi 60 hospitales han sido cerrados desde 2010. La nación ya perdió la cuarta parte de su capacidad de hospitalización.

Decenas de miles de empleados de la salud han sido despedidos. Los consultorios del médico de la familia se redujeron de 14.007 en 2006 a 11.486 en 2012, y luego han ido desapareciendo en la medida que aumenta la exportación de médicos.

Esclavos de bata blanca

Todavía algunos organismos internacionales se hacen eco de la propaganda castrista y afirman que Cuba es el país del mundo que cuenta con el mayor número de médicos por habitante. Falso. Casi la mitad de los 82.000 médicos cubanos graduados en la Isla (también se gradúan extranjeros) prestan servicio en 67 países, fundamentalmente en Venezuela (unos 28.000) y Brasil (11.487 en junio de este año). Algo increíble.

Son enviados por el régimen no por altruismo, sino para apropiarse del grueso del salario de dichos doctores en moneda convertible. Esos galenos son verdaderos esclavos de bata blanca en pleno siglo XXI.

Con tanta escasez  de médicos en Cuba ha caído peligrosamente la atención primaria de la salud y en mayor grado la atención médica especializada. Muchas intervenciones quirúrgicas  no se realizan por falta de cirujanos, o de lo necesario para operar.

Las entidades sanitarias globales aún deslumbradas por el castrismo tampoco dicen que de los  3.8 millones de viviendas que hay en la Isla el 29% de ellas carecen de abastecimiento de agua por acueducto y que el 61% no tiene desagüe hacia sistemas de alcantarillado; ni que las aguas albañales corren como riachuelos medievales por muchas calles de las ciudades.

La propia prensa oficial critica el estado calamitoso de los hospitales, en los que la falta de higiene es alarmante. Pululan las cucarachas y los mosquitos. Los pacientes tienen que llevar sus sábanas, almohadas,  bombillos, y a veces hasta las jeringuillas, el yodo y el mercurocromo. Y la poca comida para los hospitalizados es intragable.

El tío Boris pagaba la cuenta

¿A qué se debe ese cataclismo sanitario y educacional de la "revolución"? La respuesta es simple: los sistemas de salud y de educación en Cuba eran financiados por la Unión Soviética y, cuando ese país se desintegró, arrastró consigo a los servicios sociales cubanos, pese al apuntalamiento que durante varios años han tenido con las subvenciones de Venezuela.

Ciertamente entre los años 60 y fines de los 80, según los estándares del Tercer Mundo, Cuba tuvo un alto nivel sanitario y educacional. Castro, en sus discursos grandilocuentes, hacía creer que el sistema económico "superior" existente en la Isla sustentaba aquellas prestaciones sociales.

Se ampliaron los servicios médicos gratuitos a la población, incluyendo zonas rurales, con una calidad aceptable internacionalmente y destacada en ciertos aspectos científicos. Se erigió una vasta red de escuelas a lo largo y ancho de la Isla, la cual elevó el "piso" educacional general y contribuyó a formar decenas de miles de profesionales universitarios.

Pero por los discursos del dictador nadie en el mundo, ni siquiera dentro de Isla, podía percatarse de que todo era  postizo. El Comandante en Jefe se acreditaba los honores, pero era el tío Boris quien pagaba la cuenta, con subsidios que oscilaban entre $2.000 y $4.000 millones anuales. Fue cuando faltaron las subvenciones soviéticas que se evidenció la imposibilidad del castrismo de sufragar los gastos sociales de que tanto presumía.

De alguna manera los subsidios de Venezuela pudieron solventar parte de esos gastos sociales durante algunos años. Pero el deterioro incesante de la economía cubana ha venido ensanchando tanto el barril sin fondo en demanda de cash que los regalos chavistas se hicieron insuficientes. Para colmo el precio del petróleo se desplomó.

Éxodo imparable de maestros

La falta de recursos financieros externos para la educación generó otro factor que ha agravado seriamente el panorama. Debido al ínfimo salario que reciben los maestros (unos 20 dólares),  estos abandonan la profesión para trabajar por cuenta propia, bien como "repasadores" (maestros privados), o para abrir una "paladar", etc. El Gobierno les aumentó algo el sueldo, pero dada la inflación desmesurada estos no alcanzan el poder adquisitivo equivalente al de 1989, antes de desintegrarse la URSS.

Lo cierto es que ya casi nadie quiere ser maestro en Cuba. El Gobierno informó que de 19.859 plazas disponibles nacionalmente en 2015 para cursar estudios pedagógicos, solo se matricularon 4.398 alumnos. O sea, 15.461 plazas (el 78%) se quedaron sin cubrir porque nadie se interesó por ellas.

La conclusión de todo esto es que los hermanos Castro y la Junta Militar que los sostiene en el poder engañaron al pueblo de Cuba y al mundo. La educación y la salud pública no constituyeron en verdad un "logro de la revolución". La  improductiva economía centralmente planificada instaurada por el dueto Che Guevara-Fidel Castro nunca habría podido sustentar aquellos servicios porque sobrepasaban la precaria capacidad financiera del país.

Sin el dinero del Kremlin y los petrodólares bombeados desde Caracas no habrían funcionado ni medianamente los hospitales y las escuelas. El way of life de los cubanos habría retrocedido a la Edad Media, al borde de la hambruna y las epidemias cíclicas, dependiendo sobre todo de la ayuda humanitaria internacional.

Moraleja: la vitrina sanitaria y educacional del castrismo existió, pero no fue autóctona, sino un  castillo de naipes construido con dinero ajeno.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 25 ]

Imagen de Anónimo

AL ANONIMO DE LAS 10:23 amDa pena que haya gente que se arrastre tanto ante el poder de una tiranía que practicamente acabó con Cuba. Las escuelas se caen a pedazos y nadie quiere ser maestro, pero este agente de la seguridad del Estado insiste en defender lo indefendible.Pedrito P

Imagen de Anónimo

En europa y canada la salud y la educacion son gratuitas.buenos hospitales .escuelas con todos los recursos y publicas.y si le quieres pagar una privada aaa tus hijos ese es tu problema.y hay democracia.y la gente puede elejir a sus dirigentes entre todos los diferentes partidos politicos.y si te salen ladrones lo ponen en todos Los medios y simplemente no vuelves a votar por ellos y ya.el comunismo es un cancer solo superado por el Islam.

Imagen de Anónimo

Mira que el mundo es grande, realmente ustedes son unos analfabetos políticos, por tal de hablar y escribir escriben y hablan cadfa sandeces que da asco, dejen de hablar estuoideces y dediquence a fomentar el amor y no el odio, el pueblo cubano seguirá con el sistema que desde 1959 está vigente, aunque les duela seguirá en su lugar, con palabras vacias y mentiras no se derroca a un gobierno y mucho menos al cubano.Por si no lo sabian, el curso escolar 2015-2016 comenzó con todos los aseguramientos garantizados, diganle a los ciegos que les informan que salgan a la calle a decir la verdad y no a cobrar dolares por las mentiras.

Imagen de Anónimo

Bien brebe, dejen el bloqueo, solo habranse a una economia de mercado, y en 10 años todos estos comentaristas de izquierda o derecha estaran comprando productos Made in Cuba.Porque no me digan que ustedes no compran Made in China.No es el gobierno ,es la economia,cuando aprenderan eso?Saludos.

Imagen de Anónimo

Excelente articulo. Yo quiero agregar porque estudie en La URSS del 1979-1984 que cuando llegue a Novosibirsk, habia en los mercados pollo, embutidos, queso, pero no habia carne de res, solo se podia encontrar en los mercados agropecuarios. Ya en 1981 comenzaron a dar talones para 1 kg de pollo o embutido al mes, asi como 1 kg de queso, y en el 84, antes de irme, ya la azucar estaba tambien por talones. Hablaba con los rusos y me decian, es insostenible mantener a tantos paises a cambio de politica, lease Campo Socialista, Mongolia, Angola, Viet Nam, Cuba por supuesto. de donde se saca y no se mete se acaba. Sin embargo, cuando viajabas a Moscu, Leningrado, Kiev, habia de todo, pero esa era la llamada cara del comunismo sovietico, incluso, Novosibirsk estaba cerrado para el estudio de estudiates de paises que no fueran socialista. Esto lo digo para confirmar los comentarios de este articulo.

Imagen de Anónimo

EXCELENTE ANALISIS y felicito al autor y a DDCuba.El Ingeniero

Imagen de Anónimo

Abajo el BLOQUEO… el de la Castrocracia comunista sobre el pueblo cubano.

Imagen de Anónimo

Mi trabajo me obliga a viajar constantemente y no pocas veces me he sorprendido del magnífico estado de las carreteras en las dizque repúblicas bananeras del Caribe y Centroamerica; algunas verdaderas autopistas sin nada que envidiar a las del primer mundo. Lo mismo ocurre con escuelas y hospitales, por lo general en mucho mejor estado que en mi desventurada isla, y en todos ellos la salud y la educación son gratuitas. Esto en el sector público, porque ni hablar de los estupendos hospitales, escuelas y universidades privadas.

Imagen de R Carlos

Hace falta que lean esto los catedraticos izquierdistas escapados de las catedras de filosofia marxista de las universidades de Cuba. Todavia gente como Lopez Levy, Chaguaceda, Humberto Dilla, Ichikagua, etc piensan que en Cuba hay algo que salvar. Como si quedara algo en realidad. Todo el castillo de naipes se ha venido abajo porque no hay economia, cosa que los catedraticos desprecian.  Si todavia se ofrecen algunos servicios pauperimos es debido a que el costo de la mano de obra es ridiculo. Los medicos y los maestros trabajan ya por inercia y por los regalos recibidos de la economia subterranea que es la unica economia que a duras penas subsiste en Cuba. Los sueldos son simbolicos. El estado les esta cogiendo el trabajo regalado y todavia no tiene ni para comprarle instrumentos. Que curioso que los catedraticos exiliados se esfuercen tanto por mantener esos servicios en el lomo de los trabajadores cubanos de la salud y la educacion, mientras ellos buscan empleo en las universidades de capitalismo, ganando sueldos de varios cientos de miles de dolares. La mente izquierdista cree de verdad que lo gratis existe. Se la pasan buscando esquemas para ocultar el verdadero costo que tiene todo. Siempre que caiga la carga en el lomo de otra gente, los izquierdistas estan contentos.

Imagen de Anónimo

Contestando al mismo seguroso "anónimo" de las 6:22 y 10:29. Estás tan mal preparado, como todos los comunistas, incapaces en un diálogo democrático como este. Tienes que tener argumentos creibles, no retórica marxista-castrista. Si el comunismo es tan bueno por qué dices que necesitamos salir del "bloqueo" para tener acceso a la tecnología. Estás reconociendo que el capitalismo es lo único que sirve, pero eres tan "tarado" que ni cuenta te das de lo que dices. Recuerdan el dialogo del difunto Mas Canosa con el cabezón Alarcón, Jorge Mas Canosa lo hizo trizas, porque ustedes solamente viven del "monólogo" de los Castro, los cuales "pitchean" y "quechean" al mismo tiempo.Alvaro