Sábado, 16 de Diciembre de 2017
01:31 CET.
Sociedad

La tarta de cumpleaños de Fidel

La noche del 12 de agosto, justo hace un año, en la plaza principal del pueblo de Viñales, me encontré por casualidad en medio de una fiesta pública para celebrar el 85 cumpleaños de Fidel Castro. Un hombre y una mujer, sobre el escenario, cantaban uno a uno los grandes éxitos del verano y tras ellos un gran retrato enmarcado de Fidel Castro presidía el acto. La plaza estaba abarrotada y la gente bailaba. A las 12 en punto la música se cortó súbitamente, y el ambiente en la plaza se tensó al instante. Ya era 13 de agosto. El hombre y la mujer, la mirada al frente, se cuadraron, y empezó a sonar el himno de Cuba. Entonces un chico leyó un poema de felicitación solemne dirigido al comandante y entonó una canción de cumpleaños. Algunos de los cubanos presentes en la plaza cantaban con él, otros sólo movían los labios.

Al terminar la canción, apareció bajo el escenario una enorme tarta, de unos dos metros de largo, cubierta de merengue de muchos colores. El chico dijo que era un regalo de las mujeres del Partido Comunista. La música comenzó de nuevo, y las ancianas del partido empezaron a cortar la tarta. Al cabo de unos minutos pude darme cuenta de que solo los niños cogían trozos de pastel, los comían, y jugaban con ellos extendiéndose el merengue por la cara formando improvisadas máscaras. Algún turista, embriagado de ron y fiesta latina, tenía también un trozo de tarta en sus manos; pero ningún cubano o cubana adulto, los brazos cruzados, se acercó a por su trozo. Las ancianas insistían, acercándose a la gente con un trozo en cada mano, pero nadie los cogía. Al cabo de media hora, el inmenso pastel solo había bajado un cuarto. Estaba claro: la gente no quería comer la tarta de cumpleaños de Fidel.

Es común, en Cuba, que de vez en cuando alguien te comente en voz baja, de forma más o menos explícita, su desacuerdo con el Gobierno, pero aquella era la primera manifestación colectiva de frialdad hacia Fidel Castro que yo veía con mis propios ojos. La gente, por alguna razón, participaba del acto, pero no de la celebración.

Al día siguiente, un conocido me dijo por qué la gente no quería la tarta. "Cuba es un país pobre donde la mayoría de la gente no puede permitirse comer tarta a menudo, y por supuesto que les apetecería comerla", explicó, "pero saben que quien coma esa tarta puede meterse en líos". Según me contó, es común en Cuba que te pidan hacer algún servicio, desde vigilar al vecino hasta pintar la pared de un edificio público, y si te niegas pueden acusarte de no querer colaborar cuando sí te beneficias de lo que el comandante te da; por ejemplo, un trozo de su pastel de cumpleaños.

El suceso de la tarta, lejos de ser anecdótico, explica la relación que el pueblo cubano tiene con su Gobierno, encarnado desde siempre en la figura de Fidel Castro: son los hijos de un padre que les da cosas no porque las merezcan, sino porque es bueno y generoso. Así, en Cuba, hace mucho que las prestaciones sociales no se identifican como derechos de los ciudadanos, sino que son instrumentalizadas para recordarles continuamente que si pueden ir a la escuela y formarse es porque Fidel así lo ha querido, que si les curan en el hospital es porque Fidel lo permite. Así que están en deuda con él. No son ciudadanos que contribuyen con su trabajo a crear un sistema que les debe educación, sanidad y vivienda, sino hijos que deben eterna gratitud al padre que vela por su bienestar; que hizo la revolución y les protegió con todas sus fuerzas del resto del mundo, capitalista e inhumano.

Que el mundo es capitalista e inhumano, pocos pueden negarlo, pero no creo que muchos se atrevan a asegurar hoy que Cuba es diferente. Cualquier viajero mínimamente observador puede darse cuenta de que hay una Cuba para los ricos y otra para los pobres, como en cualquier otro lugar, y que es así hace ya muchos años. La sombra de Fidel Castro planeaba aquella noche sobre la plaza de Viñales so solo como amenaza sino también como decepción; la de que negase a su pueblo la libertad y la democracia que prometió devolverles y se vaya dejando un país que hoy en día reúne lo peor de los dos mundos (socialista y capitalista), lo que muchos definen como "capitalismo de Estado".

La gente que confió en él y su revolución, con el paso de tantos años de desilusiones, ha perdido la energía y la ilusión de entonces, y sus hijos han crecido en la escasez y el miedo, aislados del mundo y siguiendo las reglas que marca la supervivencia. Muchos hace tiempo que abandonaron la Isla, y los que siguen ahí están tan ansiosos de cualquier cambio que aceptaran lo que les llegue sin objeciones ni reservas. Muchos ya idolatran a Obama, como un nuevo padre al que amar y temer.

El anhelado cambio ya está aquí, y el autoritarismo en Cuba convive con el riesgo de que el país continúe siendo el imperio de unos pocos —sean de la nacionalidad que sean—, y con el peligro de que se disuelva lo poco que en Cuba parece tener hoy sentido: sanidad pública, educación pública, vivienda garantizada, son hoy en Cuba muy precarias, pero mañana podrían simplemente dejar de existir.

Hoy me pregunto si anoche se celebró el cumpleaños de Fidel en la plaza de Viñales, y si sus ciudadanos comieron o no la tarta; si el avance del deshielo ha hecho que pierdan algo de miedo a Fidel, y a qué o a quién temen ahora. Solo espero que cuando Fidel muera no cambien un padre por otro, que no se conformen con lo peor de cada mundo, y que puedan comer toda la tarta que quieran.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

El que se coma el cake asqueroso ese se envenena , ni el mismo cagandante ni sus familiares y amigos ( " Asamblea Nacional " ) se comerian semejante porqueria . Lol

Imagen de Mamadoc

El largo reinado de ese perfecto nazi de mierda ha tenido su propósito y su fin, que aún no llega... Aquí una parte de la historia de trasfondo: El mosaico de María... en dos partes... empezando con http://www.institutosimoneweil.net/index.php?option=com_content&view=article&id=474:el-mosaico-de-maria-mary-pinchot-meyer-marys-mosasic&catid=52:sylvia-ma-valls&Itemid=72

Imagen de Anónimo

¡Tremendo tronco de farsante, manipulador, mentiroso, asesino, pandillero, mafioso, destructor, ladron, pendejo, fracasado, envidioso, malandrin, alcahuete, totalitario, dictador, etc., etc., etc. Pasara a la letrina de la historia junto con sus mafiosos y los imbeciles esclavos que lo adoraron y siguieron. ¡Que el Diablo lo acoja en su seno!

Imagen de Anónimo

Felicidades, Fidel...que cumplas muchos más y sigas siendo ejemplo digno de nuestra América. Bendiciones, comandante!

Imagen de Anónimo

Tremendo regalo el que tendrá el tiranosario en este cumpleaños sólo que esta vez le llegará con 24 horas de retraso cuando el día 14 se re inaugure la embajada americana en la habana se retorcera de amargura luego de por tantos años sucumbir al pueblo cubano en miserias y necesidades de toda índole por no seder en su orgulloso  ego de reconocer que el camino elegido no era el correcto o al menos para el interés del cubano de a pie,que el camino era el de estar al lado de quien tenía más para dar, si de todos modos te has pasado casi 60 años mindingando por el mundo.ojalá  esto ayude en algo al pueblo y no sea para que ellos segan enriqueciéndose 

Imagen de Anónimo

Una anecdota sobre un amigo de la 3ta edad que se cuida como gallo fino: se ejercita cuanto puede; come sano, va al medico regularmente, etc. Y cuando le preguntan por que se cuida tanto a su edad, responde: Porque no me quiero morir antes que la gerontocracia de hijos de p... que nos gobierna. OA

Imagen de Anónimo

Hay algo que no entiendo: si el tipo es "una figura histórica que sobrepasa con creces en lo positivo a todos sus predecesores politicos y su valía esta a la altura de los grandes de la nación cubana", ¿por qué coño Cuba está en ruinas y todos los cubanos quieren estar en cualquier otra parte menos allí?

Imagen de Anónimo

Ponía a trabajar a los hijos a edad temprana de sol a sol, no le permitía que compartirán con otros jóvenes y adultos de los entretenimientos propios de la comarca, peleas de gallos, juego de pelota, corrida de caballos en días de fiesta etc. Para no cansarte el padre enfermo y estaba postrado en su casa, en el fondo de la finca pasaba un camino de carro donde los hijos construyeron una valla de gallos, pusieron un bar y hasta le hicieron una sección de prostíbulo entre otras cosas y el anciano en la postrimería de su vida no se enteró de nada porque era tan huraño que hasta sus contemporáneos evitaban hablar con él, COMENTARIO de Esopo 2.

Imagen de Anónimo

Clara leyendo tu articulo me has recordado una cuestión de pasó en una comarca de la Sierra Maestra donde nací y pase gran parte de la niñez en esa comarca sus fuerzas vivas estaban constituidas por familias campesinas medias cosecheros de café, recuerdo que eran familias criollas muy sugerís la de un libanés, la un chino, la de un haitiano, la de un jamaiquino, algunas más criollas genuinas descendientes de españoles y la de un gallego, la mayoría eran bastante progresistas, tenían buenos caballos de monta y mulos de cargas, algunos jeep y camionetas para el transporte hacia la cuidad, tenían casa en la cuidad para que sus hijos estudiaran en colegios dignos de acuerdo al nivel social alcanzado en la época, a excepto la familia del gallego, que era muy buena persona no tenía ningún tipo de problema con la vecindad solo que era un patriarca que llevaba a su familia “a la una mi mula” COMENTARIO de Esopo 1.

Imagen de Anónimo

Vivienda garantizada? En qué país es eso? La ruina de lo otro si es cierto.