Viernes, 30 de Septiembre de 2016
15:16 CEST.
Opinión

Un régimen reaccionario

El dictador Raúl Castro, en la Cumbre de las Américas en Panamá, refiriéndose al presidente Barack Obama, expresó:  "le dije que a mí la pasión se me sale por los poros cuando de la revolución se trata". ¿De qué revolución habló  el general? ¿Son los Castro revolucionarios, o sumamente reaccionarios? ¿Es edificante una  revolución?

En cualquier diccionario enciclopédico la palabra revolución significa cambios estructurales profundos, socioeconómicos y políticos, casi siempre violentos; significa innovación, transformación de lo viejo en algo totalmente nuevo, diferente, tanto en lo social, como en lo científico, tecnológico, económico, o en cualquier otro aspecto de la vida humana. 

El vocablo reaccionario, en tanto, se define como  todo lo contrario: "se aplica a la persona o a la ideología que defiende y se aferra a lo viejo, a lo ya establecido, y se opone a los cambios, las reformas y al progreso". Más claro ni el agua.

Si algo mostraron claramente  los actos de repudio fascistas  que por orden directa del general  Castro (nadie más podía darla) protagonizaron  los integrantes de la delegación oficial cubana que asistió al Foro de la Sociedad Civil  en Panamá, fue el carácter reaccionario del castrismo.

Con los  golpes  e insultos contra  compatriotas suyos por no pensar igual que el dictador, los brigadistas de respuesta rápida emularon en suelo panameño con las camisas pardas de Hitler y las turbas del fascio italiano que en 1922 marcharon sobre Roma y llevaron al poder a Benito Mussolini. Y evidenciaron que no hay voluntad de cambiar nada en Cuba, que el régimen se aferra a lo viejo y rechaza lo nuevo.  

Por eso es necesario  desinflar  algo  que la propaganda castrista ha  querido convertir  en "verdad" a fuerza de repetirlo (según la fórmula de Joseph Goebbels): los hermanos Castro, lejos de ser revolucionarios, son reaccionarios y conservadores. 

Ellos encabezaron una etapa de cambios, catastróficos pero cambios al fin, mediante los cuales desmantelaron el sistema de economía de libre mercado e implantaron una férrea dictadura militar comunista. Pero aquel  ciclo "revolucionario" se cerró  hace 47 años, el 13 de marzo de 1968, cuando Fidel decretó la estatización de los 57.280 pequeños negocios y oficios por cuenta propia que todavía funcionaban en el país. 

Desde entonces es tan absoluto el inmovilismo en la Isla que ahora, cuando de alguna manera se regresa a los tiempos previos a aquella "Ofensiva Revolucionaria" de 1968 y se restauran algunos derechos económicos y se hacen tímidas rectificaciones, tal "actualización" (que no renovación) del castrismo se presenta como reformas, cuando se trata de restablecer lo que ya existía antes. Nada hay nada nuevo, no importa lo que diga Obama y la izquierda latinoamericana.

Pero  suponiendo que en Cuba se hubiese materializado el sueño de León Trotski de la  "revolución permanente", es clave desmontar el mito de que las revoluciones son edificantes per se. Falso.

Revoluciones liberales, o retrógradas

Un  análisis  desideologizado, nada romántico o nostálgico de las revoluciones de los últimos  cinco siglos en el mundo revela que, salvo  algunos movimientos  burgueses  o liberales de los siglos XVI, XVII, y  XIX  (y no todos),  las revoluciones en su abrumadora mayoría han sido inútiles. Han dejado las cosas casi siempre  igual, o peor que como estaban antes de producirse el estallido iconoclasta, pese a los ríos de sangre provocados.

Revoluciones las hay  avasalladoras, que los marxistas llaman revoluciones sociales, que modifican la producción y distribución de las riquezas y la propiedad de los medios que sustentan la economía, así como la cultura, las costumbres, la moral, la ideología y hasta la psicología social.  Y las hay esencialmente políticas, que cambian el estatus político del Estado, pero no la propiedad y la forma en que se producen y se distribuyen las riquezas, ni las costumbres o la ideología, como por ejemplo la Revolución de los Claveles que en 1974 puso fin en  Portugal a una dictadura de 42 años;  o la "Revolución del 30" que derrocó al dictador cubano Gerardo Machado.

Algo muy gráfico para diferenciar una rebelión política  de una revolución total  es el diálogo que tuvieron en el Palacio de Versalles el rey Luis XVI  y el duque Frederic de Rochefoucauld-Liancourt, quien a las 8 am del 15 de julio de 1789  le informó al monarca que la fortaleza de La Bastilla, en el centro de París,  había sido tomada la noche anterior y que debía huir urgentemente del palacio. "Pero, ¿es una rebelión?", pregunto el rey. "No, Majestad, no es una rebelión, es una revolución", respondió el duque.

Revoluciones liberales  establecieron las libertades económicas y políticas que hicieron posible la eclosión del sector privado y la libre empresa,  la cual sepultó al estatismo parasitario de las monarquías absolutas y  que, cual gallina de los huevos de oro, erigió el mundo moderno que hoy conocemos. La Guerra de Flandes en 1568 le dio la independencia a Holanda y la transformó en el primer país burgués del mundo;  la Revolución Gloriosa de 1688 en Inglaterra limitó para siempre el poder absoluto de los monarcas;  la Revolución Francesa puso fin al ancien régime en Francia y luego en toda Europa; y la revolución de las Trece Colonias  americanas dio a luz la primera república democrática moderna y al primer presidente de la historia. 

Pero  las revoluciones  en general, y sobre todo en el siglo XX, se han caracterizado precisamente por restringir, controlar o suprimir las libertades ciudadanas. Irónicamente, la mayoría de ellas  han tenido un carácter retrógrado, pues de hecho han constituido un intento de restauración del viejo orden del Estado omnipresente bajo un disfraz revolucionario.

Detienen el progreso

Nada hay más iconoclasta que una revolución nacionalista, populista, comunista, fascista,  fundamentalista, o de cualquiera otro "ista".  Taradas genéticamente con el ADN de la violencia y  la arbitrariedad, detienen el progreso,  consiguen que la sociedad se empobrezca y atrase, y que el individuo pierda muchas de sus libertades básicas y se diluya en la "masa" amorfa de que hablaba José Ortega y Gasset. Ese es el  triste panorama de  hoy en Cuba.

Por eso,  ya en el siglo XXI,  las  que realmente cuentan son las revoluciones científicas y tecnológicas, y no las que constriñen  las libertades individuales.  La "magia" de la internet y de las redes sociales que están transformando la vida en el planeta serían impensables como fruto de una revolución social,  cualquiera que sea su apellido ideológico.

A decir verdad, si tenemos en cuenta quiénes han construido y contribuido de veras al progreso  de la humanidad, y quienes lo han obstaculizado o frenado,  Johannes Guttenberg  fue más revolucionario que Karl Marx,  Albert Einstein más que Lenin, Alexander  Fleming y Bill Gates más que Fidel Castro, y la NASA más que el Che Guevara, con mito y todo. 

En resumen,  lo que le "sale por los poros" al  general Castro no es ninguna revolución, sino la Involución Cubana (fonéticamente suena casi igual)  ocasionada por la dictadura devastadora,  momificada además, que en desdichada hora instalaron él, su hermano y la claque militar que los sostiene.

A no dudarlo, ambos Castro son los dos líderes políticos más contrarrevolucionarios,  reaccionarios y conservadores de toda la historia continental. Nadie nunca se opuso tan visceralmente al progreso de su pueblo.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

AL ANONIMO 28 ABRIL 204 PM

Sí definiyivamente es un castrista oficial del MININT, o funcionario del PCC o del gobierno, pues emplea la tactica comunista de desacreditar al mensajero. No olvide que quien acabó con el comunismo en la URSS y cambió la historia mundial a fines del siglo XX fue Boris Yeltsin, miembro del Buro Politico del PCUS.

Ciceron decia Cicerón:     “De hombres es equivocarse; de locos persistir en el error

 

Imagen de Anónimo

De revolucionarios no tienen nada son involucionarios.han hecho el pais involucionar en vez de evolutionar.cuba antes dl59 no era perfecta pero era la suiza de las americas.era el pais mas avanzado de a.lat y eso sin el petroleo de venezuela.han destruido las infraestructuras dl pais.dejado al pais en ruinas.hay que ser mazoquista pa decir que se es feliz viviendo como vive el cubano que nace y crece hablando bajito y con miedo.en resumen es vivir en la represion.

Imagen de Anónimo

Anónimo 7.12 pm, ofendes al llamar a alguien "tipejo del Minint" y vincularlo con el éxito de Diario de Cuba. Este diario ciertamente es exitoso y por eso siempre lo leo. Pero no confundas, tu gran ídolo y supuesto analista antes decía lo contrario en su otro diario exitoso llamado Granma

Imagen de Anónimo

El tipejo del MININT o del Partido Comunista que le dice a RAQ que se calle lo que hace es expresar el exito enorme de Diario de Cuba y en particular de este excelente analista cubano. Se nota que les estan dando donde les duele a los sostenedores del régimen castrista. 

Imagen de Anónimo

No me callo precisamente porque a alabarderos de la peor dictadura en la historia del continente les molesta que les digan las verdades que ellos no permiten se publiquen en el territorio nacional cubano. Y no me voy a callar mientras tenga lucidez y haya tiranía en mi isla querida.

Roberto Alvarez Quiñones

Imagen de Anónimo

RAQ, por qué no te callas?

Imagen de Amadeus

Buen artículo. De una dictadura después demás de medio siglo, no se puede esperar nada que sea "progresista" o "revolucionario". La Revolución cubana ha envejecido y mal. Las mismas consignas, el mismo sistema. Lo que intenta Raúl es maquillar a una vieja decrépita, fea y llena de arrugas, pero que en el fondo es la misma persona llena de defectos.

Imagen de Anónimo

Hacia falta que DDCuba publicara algo asi para que se vea que Raul Castro de revolucionario no tiene un pelo, sino que el y Fidel y todos los generales corruptos cubanos son reaccionarios y que las revoluciones son dañinas en vez de positivas. Felicito al autor. 

Imagen de Anónimo

Es verdad que los despotas Castro se las dan de revolucionarios y no lo son, son cavernicolas reaccionarios . Y es verdad que la NASA es mas revolucionaria que el asesino Che Guevara, y que Guittenberg aportó mas a la humanidad que Marx y Lenin juntos

Imagen de Anónimo

Lo unico que arregla aquello son par de portaviones y despues un referendo para la ANEXION.eso es lo unico que puede arreglar el desastre que los castrosaurius ignorantepitecus van a dejar.pobre el que venga atras esto no es facil lo que viene.