Martes, 20 de Noviembre de 2018
Última actualización: 15:54 CET
Sociedad

¿Desertores?

Imagen de 'The Wall' de Pink Floyd. (REDDIT.COM)

"Deserté hace un mes en Venezuela", me dijo el médico. Sin pensar lo que ha dicho, con la fluencia de quien está acostumbrado.

Cruzó a Colombia. Obtuvo el visado. Voló a Miami. Se acogió a la ley y como no tiene familiares en los Estados Unidos, aparte de documentación y alojamiento, lo mandaron para Phoenix, tras darle a escoger entre cuatro sitios. Aquí comparte apartamento junto a un ingeniero que cruzó por Laredo. Acaba de recibir estampillas de comida, muebles y equipos donados, ropa y zapatos, algo de dinero tras una colecta. Ya tiene permiso de trabajo. Iniciará una nueva vida. Diferente, muy diferente para quien todavía se llama "desertor".

El tema parte del verbo ("desertar") hacia un signo —uno de los más perversos y eficaces— del caudillismo-leninismo: la manipulación de las palabras. Porque cuando le dije al médico que el primer desertor había sido Fidel Castro, cuando le interesó más el poder que los cubanos; sencillamente, con franqueza en la mirada, me respondió que nunca lo había pensado.

¿Desertar de qué? ¿Acaso se trata de un ejército? Y de ser así, ¿quién lo reclutó y para cuál batalla? ¿O se refiere a huir de un zombi, de aquella revolución esperanzadora que murió con el Che, el fracaso de la Zafra de los 10 Millones, el Congreso de Educación y Cultura, el entreguismo a la Unión Soviética y la copia de su sistema de gobierno?

 ¿Cómo alguien —un pueblo— puede pasarse medio siglo desertando? ¿Acaso se trata del empecinado recluso de aquella popular novela —Papillon, 1969— de Henri Charriére, que en la versión cinematográfica encarna Steve McQueen, con Dustin Hoffman de coprotagonista? ¿Somos desertores los casi dos millones de cubanos que vivimos fuera  y la mayoría que allá dentro odia, teme, se desentiende del Gobierno?

Parece que la Academia Cubana de la Lengua debe rehacer su Diccionario de cubanismos —por lo demás opaco, víctima de la censura oficial que controla los significados, como el de "jinetera" y el de "mula".  Debe otorgarle a "desertar" un peculiar sentido partidista, sin acepciones propias del diversionismo ideológico y del enemigo imperialista. De modo tal que solo signifique traición a los Castro y al PCC; que eluda estafas, decepciones.

Realizar una labor de vaciado similar a la astucia del más viejo de los Castro cuando empleo "periodo especial", donde "especial" de pronto ocultaba el desastre que sobrevino tras la desaparición del "campo socialista" euroasiático; donde parecía como sorpresa, exclusiva pasta de bocadito, regalo de cumpleaños...

Nos haría falta un lexicógrafo sin temblequeo y compromiso con la dictadura, dentro o fuera, que estudie cada palabra o expresión sometida, tergiversada. A lo que habría que añadir las consignas, junto al choteo popular que, por ejemplo, añadió a "Socialismo o Muerte" la excusa exacta: "Y perdone la redundancia".

Vuelvo al médico, a la otra zona pavorosa: su naturalidad de reflejo condicionado, que implícitamente es un homenaje a Goebbels y sus conocidos principios de propaganda. En particular al cinismo que afirma, más o menos, que si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad. Frase que algunos estudiosos señalan que el nazi copió de Lenin, algo por lo menos verosímil.

Sin excluir como refuerzo del sombrío proceso de manipulación al que insiste en exagerar y desfigurar la realidad; junto al llamado "principio de la transfusión", donde la propaganda trabaja los sustratos preexistentes, como el nacionalismo: bandera, himno, escudo, hasta yuca con mojo… Y desde luego que la "unanimidad", donde se convence a mucha gente —no por gusto el Estado acapara los medios de comunicación— de que así piensa "todo el mundo".

La tan terca, obstinada realidad, poco a poco va destruyendo los más fuertes clisés de la propaganda oficial… Escasos fanáticos cubanos aún creen que el futuro se construye y que será mejor y bajo el Partido Comunista y su sistema piramidal.  Pero no es menos cierto que sobreviven —como la inercia— palabras, frases y actitudes —hablar bajito cuando es mal del Gobierno, por ejemplo— que son el fétido producto de una maquinaria entre leninista y nazi, entrelazada a una historia que lejos de absolver, absorbió.

El médico ya se está espabilando. Kundera decía que el comunismo se olvida en una noche. Exageraba, aunque sacudirse el castrismo es como matar pulgas, garrapatas. Anoche sonrió cuando le pregunté cómo andaba el desertor. Hoy anda viendo cuántos bichitos le quedan. Mañana hará el cuento en pretérito perfecto, como si fuera Cuba.   

31 comentarios

Imagen de Anónimo

que bueno por el que ya se ande quitando las pivaduras de la dictadura. Pero no hubiese sido mejor que se las quitara dentro de la Isla, luchando contra el regimen como hacemos algunos por aca?? Tragandonos el miedo y pisando fuerte en direccion contraria!! Es un desertor, pero no por haberse librado de los castros, si no por haber renunciado a la dignidad de la lucha!!!! Pero no importa!! Estaba en su derecho, no??

Imagen de Anónimo

?Y que me dicen ustedes de la palabra "REVOLUCION"?. Es la palabra mas maniatada, tergiversada, mal usada, abusada, manipulada, etc, etc, etc. En aras de consolidar y preservar esa "revolucion", se han cometido todo tipo de desmanes en todos los campos, que han conllevado al actual caos. Es mas, si nos apegamos al significado de la palabra, pienso que lo que hace falta en Cuba desde hace mucho tiempo es una verdadera revolucion. ?No creen ustedes lo mismo?

Imagen de Anónimo

cabronada: llamarle desertores a los que logran fugarse de una carcel-gobierno  que no eligieron, que no matricularon nunca.

Imagen de Anónimo

     Las palabras desertores, gusanos, escoria, mogollones, desafectos, elvipreslianos, lumpens, etc., etc. han servido a una dictadura para definir a seres humanos cuyo único delito es pensar diferente, ser distintos y buscar un espacio de libertad para vivir en consonancia con sus ideas, o bien alejarse de ese poder en su propio territorio para pensar libremente. Creo que son términos a los que no debíamos prestar ninguna atención, como la que nos merecen aquellos que nos la aplican y aplicaron. Convirtámoslos como ellos a nosostros: en ceros a la izquierda. Son todas albricias de la dictadura y sus secuaces para tratar de confundir, inventar y tergiversar con una realidad ficticia y demoniaca que dura medio siglo. Ocupémonos de cosas más importantes para los cubanos, como nuestras realizacones en tierras de libertad, el modo de ayudar con palabras de aliento a aquellos que persiguen por pensar de modo diferente en nuestra tierra, etc.. Llegado el momento y en un Estado de derecho, ya llámaremos a cada uno por su nombre, incluídos los delatores, colaboradores del régimen (dentro y fuera, de manera solapada o no), etc. No ocupemos más nuestra vida en darle espacio a personas y palabras que no merecen ni nuestro aprecio y mucho menos nuestra atención. A disfrutar de la libertad, que bien difícil es consevar con tanto espía comunista por dondequiera (y solapado a veces).

Imagen de Anónimo

 Lo unico que le pido a Dios, es que me deje vivir para ver la llegada del dia cero, y la hora cero, donde veremos a los esbirros sentados en un banquillo de acusados, por lo que son. El Nuremberg cubano sera una realidad, mas temprano que tarde.....ABAJO FIDEL Y SUS LAMEBOTAS

Imagen de Anónimo

Para la propaganda de los Castro desertor significa traidor a la patria, individuo que se ha vendido. Nada que ver con los que logran huir de la explotación y opresión de la dictadura.

Imagen de Anónimo

El autor saca excesivas conclusiones de una traducción más o menos inadecuada, perpetuada -como muchas otras tonterías- a través de los medios de comunicación. "Defector" fue una palabra que se popularizó en los tiempos de la Guerra Fría, através de los servicios cablegráficos internacionales, y que en inglés se usaba para aludir a quienes escapaban de los países comunistas, fueran estos diplomáticos, artistas, deportistas, militares o marineros. El término se tradujo malamente al español como "desertor", palabra cuya primera acepción es la de un soldado que abandona su ejército, aunque su segunda acepción ("abandonar las obligaciones o los ideales") parece ajustarse más al concepto de "defector" en inglés o "defecteur" en francés. En todo caso, las propias autoridades comunistas contribuyeron a extender también la idea de que estos huidos eran como soldados que abandonaban sus trincheras. Después de todo, se trataba de una guerra, así fuera sin cañones o fusiles. Además, desertar de un ejército aborrecible es un acto digno. ¿Por qué no? Desertor, y a mucha honra.

Imagen de Anónimo

Anonimo de las 5.28 : La palabra "Desvergonzados", creo que sería la mas adecuada, claro, matizada con hipócritas, inmorales, indecentes, y sinónimos varios no solo porque en los EU "esos" a quienes Ud. se refiere se acojan a una Ley que otorga unos beneficios que no les correspoden, o sea, roban, pero viniendo de Cuba, un pais donde robar es una actitud cotidiana que ha perdido por completo el sentido negativo y éticamente replobable que lleva en si esa acción, todo es se puede esperar. Cuando un cubano se aventura a aseverar cosas del tipo "yo escogí donde vivir, etc, etc", miente, y espera que todos compartamos su mentira convencido de que la verdad es un elemento externo opcional, o sea, lo regular es mentir. Porque cualquier hijo de vecino cubano sabe que la gente, incluso la gente de la esfera alta de la dictadura que escapa de la isla prisión, no escoje donde vivir, escapa, y lo peor no es que escape, sino las circunstancias socioeconomicas y políticas que le impulsan a escapar. Peor aún, son como las mujeres víctimas de la violencia machista que dicen cosas del tipo "me pega pero me quiere".  Estos individuos que constituyen la supuesta "emigracion economica" cubana, saben, como sabemos todos, que el dia que cambie, porque cambiará, no se van a acordar ni de quien era el che, ni fidel, ni raul, un dia despues, cuando hayan quemado las fotos y los carnets del partido. Tiempo al tiempo. El esbirro AlejandroUK será de los primeros.

Imagen de Anónimo

     Creo que obvia algo importante el articulista y es que de esos cerca de dos millones de exiliados cubanos, hay una parte importante que no se considera desertora y que habría que denominar de otra forma. Esos otros cubanos se sienten identificados con el régimen cubano, aunque aparentemente abandonasen de inicio el país inconforme con la dictadura, ahora lingüísticamente es imposible denominarlos (misioneros, dialogantes, etc.). ¿Qué palabra exacta otorgarle a ese otro grupo de cubanos que son ahora revolucionarios (antes no lo eran) y no regresan definitivamente al sistema que abandonaron, pero visitan Cuba y hablan maravillas del régimen o controlan lo que dicen sus compatriotas fuera, entre otras funciones desconocidas para nosotros por ahora?

Imagen de Anónimo

A mi me jode q usen ESA palabra,yo decidi Vivir en otro pais lo q no es un delito y me castigaron a no ver mi familia por 6 años,Tremenda cabrona d esos hps pero nada no pusieron conmigo,sufrimos y vencimos sin odios pero firme,no acepto q se use ESA palabra,gracias por el articulo

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.