Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 23:01 CET
BIODIVERSIDAD

Jicoteas siamesas se convierten en la atracción de un pueblo de Pinar del Río

Jicoteas siamesas. (GRANMA)
Las crías halladas en Pinar del Río. (GRANMA)

Con poco más de un mes de nacidas dos jicoteas siamesas que comparten un mismo carapacho se han convertido en la atracción de la comunidad Antonio Briones Montoto, de Pinar del Río.

Osvaldo López Romero recuerda que estaba sacando lombrices junto a su hijo Osmany para ir de pesca, cuando las encontraron en la orilla de la micropresa Zanjanal, publica el diario estatal Granma.

"Al principio pensé que era una jicoteíta normal, pero cuando la miramos bien, nos asombramos al ver las dos cabecitas. Le dije a mi hijo que allí seguro había más huevos, pero si seguíamos escarbando, íbamos a echar a perder el nido. Así que nos fuimos para otra parte a terminar de sacar las lombrices", cuenta Osvaldo, que decidió llevarse a las recién nacidas a casa.

"Cuando llegamos a la casa, las lavé bien, las eché en un pozuelo con agua. Al principio pensé que no se salvarían, porque al parecer, todavía no estaban en tiempo de eclosionar. En la parte de abajo del carapacho tenían una mancha amarilla que parecía la conexión con el huevo", relata.

Este estomatólogo aficionado a la pesca asegura que "al día siguiente empezaron a comer pedacitos de lombrices, de pan, de pescado, de pollo, y ahora son una fiera".

"Todos los días venían personas. El pueblo entero ha pasado por aquí para verlas, y tirarles fotos", explica Osmany.

El reptil posee dos cabezas, cuatro patas delanteras, dos traseras y dos colas, dentro de lo que parecen dos carapachos fundidos por la parte de atrás. Osvaldo considera que aunque comparten porciones de un mismo cuerpo, son organismos distintos, que se alimentan y defecan por separado.

"Yo le he preguntado a los pescadores más viejos, y me han dicho que nunca habían visto esto", dice.

En efecto, se trata de un fenómeno poco común, sobre todo porque los ejemplares con esas características no suelen sobrevivir en su hábitat natural.

No obstante, no es la primera vez que dos jicoteas siamesas se logran con la ayuda del hombre.

En junio de 2009, por ejemplo, la emisora Radio Rebelde, en su versión digital, reportaba un caso similar en Sancti Spíritus, cuyos especímenes ya tenían tres años de edad. Al igual que las pinareñas, estaban al cuidado de una familia.

Aun cuando este tipo de fenómeno se ha dado con anterioridad, Ihosvany García Veloz, médico veterinario de la estatal Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, afirma que constituye una rareza.

"Muchas veces los huevos con dos embriones ni siquiera llegan a eclosionar, y cuando lo hacen, la probabilidad de supervivencia es casi nula, porque existe la competencia entre ambos individuos y se les hace difícil alcanzar el alimento, nadar, o trasladarse por tierra", explica.

En las pocas semanas que lleva con ellas, Osvaldo y Osmany confiesan que además de sorprenderse, varias personas se les han acercado con la intención de adquirir la extraña mascota.

Al padre han llegado a proponerle 20 CUC, y a Osmany, sus compañeros de clase en el preuniversitario Antonio Guiteras, también le han hecho múltiples ofertas.

"Un muchacho me dijo que me las cambiaba por un cocodrilo, otro, por un reloj y hasta me han dicho que les ponga precio; pero qué va, yo no las vendo", dice.

"Uno las ve tan chiquiticas, tan indefensas, y les ha ido tomando cariño. Quizá, cuando crezcan un poco más, que veamos que ya no corren peligro, decidamos donarlas a un acuario o alguna institución que se dedique al cuidado de estos animales. Pero para nosotros, no tienen precio", zanja por su parte Osvaldo.